Revista Latina de Comunicación Social 56 - julio – diciembre de 2003

Edita: LAboratorio de Tecnologías de la Información y Nuevos Análisis de Comunicación Social
Depósito Legal: TF-135-98 / ISSN: 1138-5820
Año 6º – Director: Dr. José Manuel de Pablos Coello, catedrático de Periodismo
Facultad de Ciencias de la Información: Pirámide del Campus de Guajara - Universidad de La Laguna 38200 La Laguna (Tenerife, Canarias; España) - Teléfonos: (34) 922 31 72 31 / 41 - Fax: (34) 922 31 72 54

 

El buen reportaje, su estructura y características

Carlos Miguel Patterson ©
Universidad de Panamá (Sede de Herrera)
c-patterson22@hotmail.com

Cuando miras la televisión o lees un periódico y observas una noticia o un reportaje, que te presentan entrevistas e informaciones, quizás te preguntes ¿para qué sirve el reportaje si es lo mismo que la noticia? Pues no es así, pensar de esta manera es un error.

En el periodismo, el reportaje apareció a principios del siglo XX, específicamente en las décadas de 1900 y 1920. Y no solamente de tipo periodístico, sino en una mezcla noticioso-literario con matices de tipo descriptivo y narrativo.

El primer medio que incursionó en el género reportaje, en Latinoamérica, fue la revista brasileña O'Cruceiro Internacional, mientras que en Estados Unidos, el reportaje se inició con los periodistas Britton Haddney y Henry Luce, quienes realizaron las primeras publicaciones en la revista Time. Ya a principios de la década de los años 50 el género reportaje era utilizado en varios países de América Latina, y algunos periódicos se esmeraron por publicar este género pero desde un ámbito mucho más periodístico. Lo cierto es que a principios de los años 60, el género reportaje era ya manejado de forma usual y muy profesional en los principales medios escritos de nuestro continente. Y comenzaba a incursionar en los medios de radio y televisión, claro está, como un género más centrado hacia la máxima información objetiva.

Periodísticamente hablando: ¿Qué es el reportaje?

Martín Vivaldi dice: "El término reportaje es una voz francesa con raíces inglesas, que realmente proviene del latín y que llevado al español es "Reportare": que significa traer o llevar una noticia. Y según la voz francesa Compte réude, se describe como la información recabada de algún hecho, situación o viaje escrito por un reportero. (1)

El reportaje es una información con carácter profundo; divulga un acontecimiento de actualidad pero amplia e investiga mucho más que la noticia. Narra lo que sucede, así lo señala el estudioso sobre este género, Eduardo Ulibarri. (2) El licenciado Rigoberto Amaya, gerente de Radio Mensabé, en la ciudad de Las Tablas, indica que en radio el género reportaje se basa en la mayor extensión de un tema, se profundiza mucho más, una investigación más abarcadora y de la capacidad de análisis que tenga el reportero, sin caer en la parcialidad de opinión. (3)

Según el manual de estilo del diario La Prensa de Panamá, el reportaje es el género periodístico que intercala la información con descripciones, introduciendo algunos aspectos literarios de interés para el consumidor informativo. (4) Después de proporcionar algunas definiciones acerca de reportaje, entonces podemos demarcar que el reportaje es un trabajo informativo que requiere una ardua investigación acerca del tema a publicar. Igualmente profundiza mucho más que la noticia con respecto al desarrollo y contenido del hecho que se está tratando. Todo esto con un seguimiento lógico y coherente.

¿Cómo se debe hacer un reportaje?

Es ineludible que un buen periodista deba seguir una guía progresiva para los efectos de buscar el tema, las investigaciones correspondientes, selección de información, construcción del reportaje, la revisión de éste y su publicación. Primeramente, debe disponer de un tema, ya sea asignado o buscarlo si es por agenda libre. Dicho tema debe ser interesante y preferiblemente actual, aunque no es obligatorio. Seguidamente, el periodista inicia la búsqueda de las fuentes (ya sea humanas, documentales o electrónicas), que puedan guiarnos directamente a la investigación profunda del tema.

De inmediato se empieza el trabajo de investigar sobre el hecho en cuestión. Se realizan las entrevistas correspondientes.

Al poseer ya el material correspondiente a la búsqueda, se procede entonces a la selección minuciosa de la información a utilizar en la construcción del reportaje. En este caso se escogerá lo más importante, pero sin obviar ningún punto sobre el tema.

Dada la selección de la información, se comienza escribir la entrada para el reportaje. Por la amplitud y profundidad de este género, la entrada o entradilla tiene que ser llamativa e interesante para que capte la atención de quien la lea. De inmediato se empieza a la redacción lógica y estructurada del reportaje. Concluida la redacción se revisa la información escrita y se publica finalmente. Éste es el procedimiento adecuado para la redacción de un reportaje.

El reportaje es más amplio que la noticia

Muchas personas no comprenden o no diferencian al género reportaje del género noticia. Sencillamente lo observan como una simple información. Si conocemos que la noticia es definida como una publicación de un suceso actual y de interés social, y que el reportaje es un género que busca una información de manera amplia y profunda, entonces percibimos que sí existe una diferencia. Aunque el reportaje y la noticia tengan similitud en cuanto a que los dos informan sobre un hecho y deben redactarse de acuerdo a una estructura lógica y coherente; el reportaje es más abarcador y extenso que la noticia. La noticia sólo se encarga de presentar lo esencial del suceso ocurrido. Un aspecto más que distingue al reportaje de la noticia es la capacidad de análisis, claro, imparcial, en que el periodista puede inferir. En la noticia no se permite el análisis. Además, el tiempo para una noticia es sumamente corto, ya que la información se desvanece rápidamente. El reportaje, debido a su extensión investigativa, requiere de más tiempo para la publicación.

Diferentes formas del género reportaje

El reportaje se puede redactar de diferentes formas, atendiendo al tipo de tema investigado, lo extraordinario del mismo y por supuesto el estilo y creatividad que posea el periodista. Las formas más usuales que se utilizan en este género son el descriptivo y el demostrativo. El primero, como su nombre lo especifica, describe cada aspecto del tema investigado. Es llamado también gran reportaje o reportaje clásico o tradicional. Con respecto al demostrativo, es menos usado que el descriptivo; se utiliza con mayor frecuencia en el periodismo investigativo. Su función, comprobar algo dentro de la investigación. Para Elvia Tejada, periodista de profesión, son dos las formas en que se puede presentar el género reportaje; el ya conocido gran reportaje y el reportaje personalizado; este último se instituyó hace algunos años en medios audiovisuales e impresos de Estados Unidos. En este tipo de reportaje "el periodista es parte de la historia", presentando anécdotas, esbozando opiniones sobre el tema y presentando sus vivencias durante la investigación. (5)

Funciones y características del reportaje

El género reportaje como elemento periodístico debe responder a funciones y características para completar el ciclo del buen trabajo periodístico; en otras palabras, que el reportaje sea captado por quien lo recibe. , el reportaje responde a cuatro funciones principales, la primera de ellas es, sin duda alguna, la de informar. Es la función elemental de la profesión periodística, debemos informar sobre todo hecho de interés para nuestra sociedad. La segunda función a que responde el género reportaje es describir; de nada sirve la información si no se describe el suceso. Otra de las funciones del reportaje y que se liga mucho a la de describir es la narración, el acontecimiento se debe narrar de forma detallada. Y finalmente la última función es investigar, es simple si no hay investigación no hay reportaje. En cuanto a las características de un reportaje podemos destacar la descripción del suceso, en este género periodístico la descripción es elemental, también está el interés y la importancia de dicho reportaje. Una característica muy importante es la veracidad y credibilidad que tenga el reportaje, en el trabajo investigativo no debe caber la duda, la información presentada debe ser cierta y con fundamento. Por último, el periodista puede hacer observaciones u opinar, pero desde un ámbito muy profesional. Es importante que el reportero tenga la suficiente habilidad para buscar correctamente la información; además, su investigación debe abarcar todos los aspectos sobresalientes del tema. Sus fuentes tanto humanas como documentales y electrónicas deben acercarse lo más posible al eje del asunto. Con respecto a la estructura, no debemos olvidar la coherencia y seguimiento oportuno de los parámetros para redactar un reportaje: la entrada, los antecedentes al tema, desarrollo del tema, el análisis profesional del reportero y la conclusión; esto, más que todo en el medio impreso, pero no se puede olvidar para los otros medios de comunicación. Muchas veces, el periodista devanea su imparcialidad en el trabajo que realiza e introduce su opinión personal, lo que confunde y resta importancia y credibilidad al reportaje. En éste, las opiniones son las más objetivas posibles. El periodista de nuestro tiempo tiene la responsabilidad de informar correctamente un hecho. Ya sea mediante una noticia o un reportaje y este último requiere de una ardua labor de investigación aunada a la creatividad y responsabilidad del reportero par publicar un excelente trabajo periodístico.

Bibliografía consultada

[1] Vivaldi, Martín Gonzalo, "Géneros periodísticos", Prisma, 1ª edición mexicana, pp. 394.

[2] Ulibarri, Eduardo, "Idea y vida del reportaje", Editorial Trillas, 1ª edición, Enero 1994

[3] Amaya, Rigoberto, "¿Qué es el reportaje?" (entrevista) para el curso Técnica de la Información II, Las Tablas, República de Panamá, Mayo 2003.

[4]"Manual de estilo", La Prensa de Panamá, 5ª edición, Corporación La Prensa, S. A., Panamá, Febrero 1998, pág. 27.

[5] Tejada Elvia, profesora de Periodismo en la Facultad de Comunicación Social de la Universidad de Panamá, Sede Herrera.

* Carlos Miguel Patterson es estudiante distinguido del III año de la Licenciatura en Periodismo en la Universidad de Panamá (Sede Herrera). Este trabajo es el resultado de un taller pedagógico en el curso Técnica de la Información II, facilitado por la periodista panameña Elvia Tejada.


FORMA DE CITAR ESTE TRABAJO EN BIBLIOGRAFÍAS:

Patterson, Carlos Miguel, 2003: El buen reportaje, su estructura y características. Revista Latina de Comunicación Social, 56. Recuperado el x de xxxx de 200x de: http://www.ull.es/publicaciones/latina/20035633patterson.htm