extra, ARGENTINA - 2000

Coordinado por la Dra. Paulina B. Emanuelli - Editor: Dr. José Manuel de Pablos Coello

Revista Latina de Comunicación Social

La Laguna (Tenerife) - noviembre de 2000 - número 35

D.L.: TF - 135 - 98 / ISSN: 1138 – 5820 (año 3º)


Emisor, perspectiva cualitativa y producción de noticias

(4.274 palabras - 10 páginas)

Lic. Sergio Ricardo Quiroga ©

Periodista universitario - Investigador en Deporte y Comunicación - Centro de Estudios Olímpicos José B Zubiaur - Asociación de la Comunicación Pública de la Ciencia y la Tecnología - Universidad Nacional de San Luis (San Luis, Argentina)

squiroga@unsl.edu.ar

Introducción

En nuestro ámbito, Argentina y Latinoamérica, son aún escasas las investigaciones cualitativas en comunicación. Este tipo de análisis no ha merecido la atención de los investigadores todavía y menos aún los que estudian al emisor, el elemento del proceso comunicativo más tardíamente estudiado. La investigación cualitativa en comunicación espera con seguridad el aporte de los nuevos y jóvenes investigadores latinoamericanos.

¿Qué imagen del mundo dan los informativos de la televisión? y ¿Cómo se relacionan esta imagen con las exigencias cotidianas de la producción de noticias en las organizaciones radiotelevisivas?

Estas preguntas definen el ámbito y describen las dificultades de los que se ocupa la perspectiva del 'newsmaking'. Éste se articula entre dos polos fundamentales: la cultura profesional de los periodistas, la organización del trabajo y de los procesos productivos. Las relaciones y las conexiones entre los dos aspectos constituyen el punto central de este tipo de investigación.

Los medios de comunicación ocupan un lugar preponderante en nuestras vidas, no solo por sus funciones básicas o tradicionales (informar, formar, distraer), sino también por su influencia en nuestras actitudes. Las corrientes de pensamiento ligadas al enfoque cualitativo han tratado de interpretar la conducta humana a partir del modo en que la gente define su mundo.

Durante más de medio siglo, Lippmann (1922) (1) también destacó el papel que desempeñan los medios masivos al definir nuestro mundo, no solamente el mundo de la política, sino prácticamente todo nuestro mundo más allá de los temas que conciernen a nuestro entorno inmediato y social y familiar. Dependemos de los medios para estar informados acerca de situaciones, personalidades y asuntos hacia los que experimentamos sentimientos de apoyo o rechazo. Lippmann argumentaba con precisión que son los medios informativos los que establecen muchos de esos dibujos en nuestra mente.

En este concepto se conjugan múltiples factores, pero los medios de comunicación y en especial la televisión, juegan un rol fundamental. Todos nosotros vemos la televisión y creemos ser consientes de cómo ella, las noticias determinan el modo en que definimos el mundo. Mauro Wolf (2) ha señalado: "La información televisiva constituye el medio más sencillo, cómodo, económico y accesible para conocer y comprender todo cuando acontece en la realidad y cómo se transforman nuestras sociedades". Nos interesa en este trabajo comprender cómo se producen las noticias y cómo se define el mundo dentro del periodismo televisivo.

El objetivo de la investigación es estudiar las relaciones entre las imágenes del mundo ofrecida por los informativos de televisión y las exigencias cotidianas de la organización periodística, los procesos productivos y la cultura profesional de los periodistas. El trabajo de campo se ha desarrollado en la redacción de informativos de Cable Televisora Color (CTC) (3), siguiendo una línea de investigación anglosajona: el 'newsmaking'.

En este estudio se pretende hacer una especie de etnografía de la producción de noticias en el que se utilizan las técnicas de investigación habituales en la antropología social y cultural: la observación directa (elección del lugar, obtención del acceso, selección muestral, recopilación de datos, análisis de los datos, divulgación), en la redacción y en el lugar de los acontecimientos y las entrevistas en profundidad (riqueza de detalles que aporta). Estas son las dos herramientas principales para examinar en qué condiciones materiales se producen las noticias, bajo qué criterios, de qué lugares salen las informaciones y a través de qué mecanismos llegan a estar en el aire, quiénes son sus autores y cómo se relacionan entre ellos, en qué tipo de organización trabajan.

Esta investigación fue realizada durante los meses de mayo, junio, julio y agosto de 1999.

La investigación cualitativa difiere de la cuantitativa en tres aspectos fundamentales:

- Las dos perspectivas implican una percepción diferente de la realidad: para el investigador cuantitativo la realidad es objetiva, existe al margen de quién la examina y puede ser contemplada en su totalidad. Para el investigador cualitativo no existe una realidad única y cada observador crea la realidad formando parte del proceso de investigación.

- Ambos planteamientos discrepan respecto a sus respectivas visiones de los individuos particulares. El investigador cuantitativo cree que todos los seres humanos son esencialmente similares y busca las características generales para sintetizar sus sentimientos y reacciones. El investigador cualitativo cree que los seres humanos son básicamente distintos y por consiguiente no pueden ser encasillados.

- Los investigadores cuantitativos pretenden establecer leyes generales de comportamiento y explicar muchos aspectos constantes a lo largo de muchas situaciones o lugares. Los cualitativos, por el contrario intentan realizar una explicación específica sobre una situación dada. Mientras los cuantitivistas luchan por la amplitud, los cualitivistas lo hacen por la profundidad.

Problemas

Un estudio cualitativo de la producción de noticias nos permite enfrentarnos con diversas dificultades, algunas ligadas al ámbito de estudio y otra relativas a la metodología.

Exponemos algunas:

  1. La principal técnica de la investigación cualitativa, la observación directa suele resultar engorrosa, larga y genera una ingente cantidad de información e interrelaciones no siempre sencillas de interpretar. La observación directa depende en gran medida a la percepción, juicios y nociones preconcebidas del investigador respecto al fenómeno estudiado y el sesgo del investigador puede inevitablemente favorecer una obtención de resultados acorde con dichas concepciones prefijadas, ignorando o distorsionando otros elementos de la observación, de sentido contrario.
  2. Esta técnica es consumidora de tiempo y hacerlo en el ámbito de la producción de noticias en televisión exige una dedicación plena y extraordinaria.
  3. Un escollo corriente en la observación directa como en la experimentación de campo es el problema de la reactividad. La propia situación de estar siendo observado puede condicionar el comportamiento objeto de estudio. En el caso especial de los periodistas, éstos se muestran más sensibles y suspicaces, puesto que su trabajo, su actividad es frecuentemente puesto en tela de juicio incluso por sus colegas o compañeros.
  4. Otro obstáculo habitual para llevar a cabo la observación directa es el acceso a los escenarios. No siempre resulta fácil acceder al lugar de trabajo del grupo que se pretende observar y además hacerlo sin modificar la actividad cotidiana. Este problema fue sorteado por el autor por la experiencia previa que tenía en el medio y permitió el inmediato conocimiento del entorno de trabajo, de los actores y de las reglas de juego implícitas.

Tras el establecimiento del contacto con la finalidad de lograr una cierta compenetración o armonía con el sujeto o los sujetos observables, se establecieron las siguientes directrices:

El conocimiento previo del medio y de los actores nos ha obligado a realizar un esfuerzo adicional dejando la perspectiva crítica indispensable para el aporte de esta investigación, y mantener una distancia libre de ideas preconcebidas.

  1. En el caso de las entrevistas en profundidad, nuestro informante es alguien cuya actividad es precisamente esa, realizar entrevistas y al menos no encontramos aquí con dos barreras

La manera de superar éstas y otras dificultades del trabajo de campo en la investigación cualitativa consiste en entender la metodología no como un mero conjunto de técnicas de recogida de datos sino como un proceso, como un todo o "un modo de encarar el mundo empírico" (4).

En este trabajo hemos pretendido intentar comprender cómo se producen las noticias en televisión acudiendo al lugar donde son producidas, preguntando a los periodistas cómo ven al mundo y observando la actitud cotidiana de quienes fabrican diariamente los informativos de televisión. Los datos obtenido nos han permitido efectuar una serie de conclusiones sobre la producción de la información en CTC Canal 2 que no pretendemos generalizar ni extender más allá del ámbito de estudio, pero que constituyen un aporte para la reflexión sobre la comunicación de masas en general.

Conclusiones

Exponemos sintéticamente las conclusiones más significativas.

En tres ejes básicos se asienta la comunicación periodística: el acontecimiento, la actualidad y el período. La organización informativa de la televisión es una burocracia que busca la eficacia a través de la rutinización de sus procesos de producción, para lo cual necesita del trabajo, la jerarquización en la toma de decisiones y la tipificación de los acontecimientos, conducidas por las grandes líneas maestras que orientan toda producción de noticias o los valores-noticias, que contribuyen en gran parte a la formación de nuestra propia cultura.

Tres niveles diferentes son articulados en la organización del trabajo para la producción de noticias:

Profesión: periodista

Además de organizar el trabajo, la redacción necesita que los periodistas conozcan la profesión, es decir que sepan qué se espera de ellos en cada situación y que posean "capacidad intuitiva" para comprender el alcance conceptual de los acontecimientos para interpretarlos adecuadamente con relación a los intereses singulares de los públicos relativos (5). Lo curioso es que al ser el periodismo en Argentina una profesión no colegiada, la actividad periodística no sólo puede ser ejercida por personas que no han egresado de las Facultades de Comunicación o Periodismo.

Cultura periodística

Aún así se produce la socialización del periodista en la redacción. Se trata de un aprendizaje por ósmosis en el que las normas fundamentales casi nunca son explícitas. Los nuevos periodistas aprenden progresivamente cuál es la línea editorial del medio, pero también una ideología común a todos los medios de comunicación. Esta mitología profesional es la visión idealizada que los periodistas y el periodismo tienen de sí mismo. Esta ideología transmitida tiene como meta la audiencia y la sociedad en general funciona como elemento legitimador de las prácticas profesionales, como mecanismo preventivo frecuente al control exterior explícito y frente a las críticas del público.

Pero, ¿cuál es la meta de los periodistas profesionales? ¿No es la de persuadir a nadie ni nada?

Los cánones de la objetividad periodística que durante años han dominado el pensamiento y las prácticas periodísticas no aconsejan taxativamente cualquier esfuerzo persuasivo. Pero, ¿qué son las informaciones diarias? Historias informativas, historias persuasivas. Como todas las historias, nos filtran las complejidades del entorno y nos ofrecen una versión trabajada, incluso literaria, en la que sobresalen unos pocos objetos con sus correspondientes atributos.

Toda esta estructura de organización tiene como propósito la fabricación de un producto: la noticia, en la que la materia prima es el acontecimiento (la realidad).

Para hacer efectiva la planificación y organización del trabajo la redacción debe rutinizar el proceso de producción, es decir, convertir lo imprevisto en planificable a través de las tres frases en que se divide el proceso de producción: la recolección de la información, la selección y elaboración de las noticias.

A pesar de que la selección previa de fuentes se convierte en una etapa clave en el proceso de producción periodística para materializar una oferta informativa veraz, honesta y seria la recolección de la información es un proceso rutinario y burocrático, a menudo determinado por las fuerzas externas a la redacción. Es prácticamente inexistente la iniciativa personal del periodista y son las diversas fuentes desde gobiernos e instituciones y partidos políticos hasta el más pequeño grupo de carácter social y cultural quienes toman la iniciativa en su relación con el medio periodístico.

Entre periodistas y fuentes existe una íntima relación. Las fuentes informativas son cuidadas y cultivadas. Periodistas importantes dentro de la redacción contactan con las fuentes más valiosas, mientras que los que poseen menos experiencia son encargados de las fuentes de menos importancia o poder. El valor de éstas últimas es que contrapesan la estrategia de los poderosos y, específicamente, sus opiniones responden a los intereses y preocupaciones de la mayoría de los ciudadanos. Esta relación que existe entre periodistas y fuentes se transforma en una relación de mutua dependencia: los periodistas necesitan de las fuentes para la recopilación del material informativo y éstas necesitan de aquéllos para que sus actividades sean conocidas por el público.

Esta vinculación permanente conduce a una relación más o menos cordial, inestable una veces, tensas otras, pero que a todos interesa. Fuentes y periodistas adquieren actitudes de negociación permanente cuyo contenido principal es la noticiabilidad de los acontecimientos que la fuente promueve. Sólo las fuentes que gozan de poder económico, social o político pueden ver superadas dificultades prácticas que en otros casos conllevarían la eliminación de la noticia, son capaces de rechazar una pregunta del entrevistador o incluso ocultar una parte de la realidad con la connivencia del periodista.

En nuestros días, además de su propia situación en la estructura social, las fuentes poderosas cuentan con grandes gabinetes de comunicación y oficinas de prensa, que no sólo facilitan el trabajo a los periodistas, sino que muchas veces de fuente se convierten en auténticos autores de la información. Los gabinetes de comunicación no sólo actúan a la defensiva, sino que analizan lo que se publica y emite sobre sus instituciones y generan campañas de información pensando acertadamente que cuando más material positivo consigan introducir en la programación informativa, menos espacio se tendrá para publicar hechos negativos sobre ellos. Esta situación expone, una vez más, la legitimación del papel de las fuentes poderosas dentro de la sociedad y coadyuva al mantenimiento del orden establecido.

Todas estas características de la recogida de información determinan de manera fundamental los pasos siguientes: la selección y la elaboración.

Selección y elaboración:

La selección de la información es el proceso más oculto y cruel en la producción de noticias. Se puede definir en cuatro palabras: seleccionar, incluir, excluir y por último jerarquizar.

Lo más significativo de esta etapa es que la selección que se efectúa diariamente sobre una lista de previsiones es el resultado de una selección previa. Las grandes decisiones ya han sido tomadas con anterioridad: la localización de los reporteros, los acontecimientos a cubrir, las fuentes que se utilizarán. Las previsiones constituyen un compendio de actos previstos para el día o la semana que pueden ser susceptibles de convertirse en noticia. Con las previsiones en la mano, el editor audiovisual sabe, en primera instancia, si el producto de ese día tiene valor periodístico o no.

Agenda:

La agenda ya ha sido conformada con anterioridad. Esta estructuración del trabajo configura desde el comienzo los criterios que regirán la posterior selección. Es el propio y reducido grupo de integrantes de los programas informativos los que actúan de 'gatekeeper', de realizador general de un modelo que será aplicado todos los días a los hechos noticiables.

En la reunión de redacción en la que participan los periodistas con cargo de responsabilidad es el momento que expresa la fase de selección y brinda carácter oficial y apariencia colegiada a las decisiones del editor. En esa reunión está a menudo ausente la discusión sobre las noticias que tendrá el informativo, el debate es insuficiente y la reflexión compartida no tiene un gran lugar. Sea cual fuere el resultado, siempre queda la duda de si no podía haberse hecho mejor.

El equipo elige las noticias estableciendo primero el mayor interés de los hechos y las posibilidades de desarrollo futuro de las noticias. La pregunta es aquí ¿Qué acontecimientos son suficientemente interesantes, significativos y relevantes para ser transformados en noticias?

Está presente el concepto de valores-noticias, es decir, los criterios para seleccionar entre el material disponible en la redacción los elementos dignos de ser incluidos en el "producto final" y funciona y este criterio funciona como líneas-guías para la presentación del material, sugiriendo que es lo que hay que enfatizar y que es lo hay que omitir. La noticiabilidad constituye un conjunto de elementos a través de los cuales el aparato informativo controla y gestiona la cantidad y el tipo de acontecimientos de los que se seleccionan las noticias.

Esta unidad de trabajo se siente capaz de determinar y decidir qué interesa a la mayoría y confía en su intuición, en su "olfato periodístico" para seleccionar aquellos acontecimientos que consideran que volverán a ser noticias.

En el final del proceso de producción tenemos la fase de elaboración cuyo principal signo distintivo es la presión que ejerce la pronta puesta en el aire del informativo.

La cada vez mayor autorreferencialidad de los informativos de televisión limita el proceso de producción de noticias al momento de la elaboración y nivela las dotaciones técnicas y humanas con calidad de información para ocultar los mecanismos de recogida y selección de la información.

La búsqueda del rendimiento máximo y el aprovechamiento de los recursos humanos ha llevado a que los reporteros elaboren las noticias para el informativo y además se hayan interiorizado sobre la viabilidad de esa actividad, asumiendo como un mal menor las desventajas de este sistema de trabajo.

Es interesante destacar que el autor material de una noticia carece de control sobre el sentido último del discurso por él elaborado. Pese a la aparente capacidad de elección, expresión y creación de sentido de que disfruta, éste no hace sino trabajar y orientar su elección en el mismo sentido en el que lo hará el medio a favor de sus intereses ideológicos, políticos, comerciales, confesionales, etc. para el cual está produciendo. Aún en el caso de que esto resultara improbable, la propia rutina productiva propicia la intervención en la elaboración del discurso de múltiples autores.

Dos etapas podemos describir en este momento: una de ellas es la elaboración de vídeos y selección de imágenes que compondrán el informativo y la otra es la emisión en directo de las noticias.

Un elemento que se tiene en cuenta es el tiempo, aunque no existe una preocupación importante en la preparación del material a emitir si éste sobrepasa en algunos segundos o minutos el tiempo establecido.

El momento culminante de las personas que trabajan en la organización periodística es la emisión de la información. Esta etapa se realiza en directo para certificar la actualidad de las noticias, la credibilidad del discurso y para fortalecer la idea de la televisión como una imagen abierta al mundo. El directo se reduce a la emisión de un material previamente grabado, ordenado y seleccionado. Estos instantes se caracterizan por la absoluta falta de tiempo para la reflexión, la urgencia en la toma de decisiones y cierta incertidumbre.

La utilización de la crónica en mayor medida responde a la actual tendencia de los noticieros de presentar un número más elevado de acontecimientos y sujetos sociales de todos los campos de la esfera pública como noticiables. Esta manera de producir los mensajes indica falta de profundidad, mensajes cortos y economía de recursos en la producción.

La falta de tiempo, la regularidad de la información sin suficiente tipo de preparación afecta la calidad de los mensajes y por lo tanto el servicio de información. Uno de los peligros de esta situación es la recurrencia a la pseudonoticia que son creaciones del periodista, antes que reflejos de la realidad. Se atribuye con ello notable interés humano a hechos intrascendente, reelaborando o reexaminando una noticia ya difundida. Sobre esta practica periodística, Xifra Heras señaló: "... es necesario, pues que los mass media transformen en actos significativos los hechos socialmente intrascendentes, destacando o inventando su carga emocional, su secreto, su dramatismo... En la ley del espectáculo, la más totalitaria del mundo libre, la realidad propone y la imaginación dispone." (6).

La actividad principal se localiza ahora en la sala de control, espacio al que solo tienen acceso los conductores, los columnistas y el director del noticiero. Es éste el último filtro que posee el proceso de producción de las noticias.

Consideraciones finales

Este modelo periodístico parcial y reduccionista responde más al esquema informativo-descriptivo-curioso que al formativo-interpretativo-de necesidad.

El actual modelo controla el interés suscitado por la curiosidad, con relación a lo novedoso e impactante y muy poco el interés que sustenta las necesidades reales con relación a individuos concretos. Esta circunstancia está propiciando la pervivencia de un periodismo acorde al modelo preconizado por la información general y su presunción universalista, en detrimento de un periodismo especializado acorde a la cualificación, intereses y necesidades de audiencias concretas.

La redacción comparte la mayoría de los valores tradicionales y universales del periodismo televisivo: brevedad, concisión, novedad, identificación del espectador con la noticia, notoriedad del sujeto pero no la calidad visual.

Todos estos son valores comunes que confirman los hallazgos encontrados en las investigaciones realizadas en medios de comunicación. La lógica comercial y competitiva reivindicada por los editores conduce a privilegiar lo emotivo, lo nunca visto, lo llamativo. Esta dialéctica se torna difícil en una época en que se cuestiona la línea divisoria de lo que es ético y de lo que no lo es, lo que es legítimo de lo que no lo es. Junto con estos valores se ha producido una tendencia general a la espectacularización televisiva. Es la esfera mediática en la que el valor supremo es decir y mostrar lo que pasa, la determinación de los justos límites de la libertad de expresión es inevitablemente indeterminada. Las fuerzas del mercado y la dinámica de la información conducen casi genéticamente a privilegiar lo nuevo y lo extraordinario.

El proceso de producción de la información impuesto por el carácter audiovisual del medio televisivo impone la necesidad de una intermediación instrumental, que implica la participación de un intermediario o sujeto de la enunciación múltiple que se sobrepone al nivel de decisión de la noticia o la determinación de la agenda del medio en el que la mediación de la ideología del canal asume el protagonismo en los criterios de elección y selección aplicados.

La subjetividad, la idiosincrasia y el posible y anhelado multiperspectivismo que pudiera agregarse a la conformación del mensaje es aún neutralizada por la aplicación de la ideología profesional y las rutinas productivas.

Valores-noticias, ideología profesional y rutinas productivas colaboran y se unen en el mantenimiento de la estructura social dominante aportando al sistema informativo la compatibilización de la rentabilidad económica y la armonización de las contradicciones, tensiones y conflictos de la sociedad.

 

Notas

1 Maxwell McCombs (1996), "Influencia de las noticias sobre nuestra imagen del mundo" en "Los efectos de los medios de comunicación - Investigaciones y teorías", Jennings Bryant y Dolf Zillman compiladores

2 En WOLF Mauro (1996), "El problema de la calidad en la información televisiva" en Telos 49, Fundesco, Madrid p. 15,19.

3 CTC (Cable Televisora Color) es la empresa de televisión por cable en la ciudad de Villa Mercedes (San Luis).

4 Taylor Bogdman, 1994, pág. 20

5 Nuñez Ladezève, Luis (1991), Manual para periodismo. Barcelona, Ariel

6 Xifra Heras (1973), "La información. Análisis de una libertad frustrada". Ed. Hispanoamérica, Barcelona.

Bibliografía

Anderson, X. J. A. (1987), Communication Research: Issues and methods. New York, McGraw-Hill

Babbie, E. R. (1989), The practice of social research (6°, edition) Belmont, CA Wadsworth

Berg, B (1989), Qualitative Research methods. Boston, MA: Allyn y Bacon

Dalton, M (1964), "Preconceptions and Methods in Men Who Manage en P.E Hammond (comp.) Sociologist at work, Basic Books, Nueva York, PP 50-95

Epstein, E.J. (1974), News from Nowhere. New York: Vintage.

Gans, Herbert (1979), Deciding Whats News. A Study of CBS evening News, NBC Nightly news, Newsweek and Time. Nueva York, Pantheon Books.

Xifra Heras (1973), La información. Análisis de una libertad frustrada. Barcelona.

Lindlof, T. R. (1987), Natural Audiences: Qualitative Research Methods The Search for Meanings, John Wiley and Sons Inc. Nueva York (traducción castellano) Introducción a los métodos cualitativos de investigación. La búsqueda de significado. Paidós. Barcelona (2° reimpresión 1994)

Tuchman, Gaye (1993), "Métodos cualitativos en el estudio de las noticias. En Jensen, Klaus Bruhn; Jankowski, Nicholas W (Ed) A Handbook of Qualitative Methodologies for Mass Communication Research. Routledge. Londres/Nueva York (trad. Castellano. Metodologías cualitativas de investigación en comunicación de masas. Bosch. Barcelona. 1993.)

Wimmer R. Dominick J (1994), Mass Media Research. An Introduction (4th) ITP Wadsworth (trad. castellano. La investigación científica de los medios de comunicación. Una introducción a sus métodos. Bosch. Barcelona 1996).

 

FORMA DE CITAR ESTE TRABAJO DE LATINA EN BIBLIOGRAFÍAS:

Sergio Ricardo Quiroga, 2000: "Emisor, perspectiva cualitativa y producción" de noticias, en Revista Latina de Comunicación Social, número 35, de noviembre de 2000 [extra "La comunicación social en Argentina"], La Laguna (Tenerife), en la siguiente dirección electrónica (URL):

http://www.ull.es/publicaciones/latina/argentina2000/04quiroga.htm