Palabra de periodista

Análisis de voces empleadas en medios de forma un tanto discutible

José Manuel de Pablos © Catedrático de Periodismo - Universidad de La Laguna -  jpablos@ull.es

anegar.- Con motivo de las graves inundaciones habidas en Asia, el periódico El País (miércoles, 4 de agosto de 1999, página 3 / Internacional) publicó una breve noticia de la agencia Reuters, ilustrada con una foto de la misma agencia. La crónica, de forma correcta, informaba: "Las peores lluvias en décadas han anegado en los últimos dos días...". Decía la agencia (no española) que las lluvias habían anegado, sin decir que se había anegado de agua, porque sólo se puede anegar con esa sustancia y no con otra. Dice el DRAE lo que significa anegar: Ahogar a uno sumergiéndolo en agua. 2 inundar de agua. 3 abrumar, agobiar, molestar y 4 naufragar la nave.

La voz /inundar/, como se ve, está íntimamente ligada a la idea de agua. De ahí el error que encontramos en el pie de foto, en el que se ve a un hombre con el agua hasta el pecho y con un paraguas. Dice el pie: "Un hombre filipino camina por una calle anegada por las aguas...".

Una redundancia hija del desconocimiento, de quien añade en el pie el error que no aparece en el corpus del texto. Un error útil para anegarnos (acepción tercera), para anegar la nave (entiéndase el periódico plagado de este tipo de maltratos al idioma cervantino). Un nuevo episodio que subraya y le vuelve a dar la razón a don Fernando Lázaro, cuando dejó dicho: "Millares de manazas y chapuceros están maltratando el lenguaje. Basta leer con atención gran parte de lo que se escribe para consumo público: aunque en una ojeada superficial parezca sano, fijando la mirada se advierte que, en grandes zonas, el tejido está fofo, exangüe y agusanado". Y en este caso, además, anegado por las aguas...