Infoperiodismo

El periodista como creador de infografía

Autor: José Manuel de Pablos Coello

Editorial Síntesis,

http://www.sintesis.com

Madrid, 1999

ISBN: 84-7738-656-0

238 páginas con 286 imágenes

Crítica en la revista Ámbitos (Sevilla)

Crítica en la revista Zer (Bilbao)

Se trata del primer libro sobre infografía periodística publicado en lengua española, fruto de una larga tarea de investigación en el terreno de la infografía

Periodística acometida por su autor, el Dr. José Manuel de Pablos Coello. Éste ha dado diversos cursos sobre infoperiodismo en universidades americanas y españolas (Nacional de Córdoba, Argentina; Católica de Valparaíso, Chile; de Cartagena (Colombia), UES (El Salvador), La Habana... y Sevilla, Carlos III y Pompeu Fabra).

En el libro se trata de demostrar que la infografía no es hija de la informática sino información gráfica y muestra cómo se hacía infografía antes del advenimiento y popularización de la informática. Igualmente demuestra cómo siempre ha habido infografía, si aceptamos que infografía es una forma de informar mediante el binomio de imagen más texto. Según esto, antiguas formas comunicativas como los jeroglíficos hoy podrían ser denominados infografías, porque portan un mensaje mixto de imagen y texto, ambos interrelacionados.

El autor se extiende en expresar cómo durante los grandes acontecimientos la infografía se manifiesta como una muy buena herramienta para apoyar la comunicación del mensaje periodístico, en especial para subrayar el cómo de la información. Dice el autor que esto es así hasta el punto de que a la infografía se le podría haber denominado comografía, porque con ella se explica muy bien gráficamente el cómo de los acontecimientos. También la infografía muestra su validez en acontecimientos guardados por la censura, cuando el diario se ve en la necesidad de dar todo tipo de detalles gráficos y no hay fotografías por motivaciones políticas; así sucedió durante la guerra del Golfo y se vio cómo la infografía acudió de alguna manera a favor de la prensa, por ello la gran cantidad de infos que se vieron durante aquel conflicto bélico, de modo que hay un antes y un después de la guerra del Golfo en lo que se refiere a la presencia de infos en los diarios.

En el libro hay un capítulo dedicado a la importancia de los mapas en prensa, con una pequeña encuesta donde se demuestra que a los lectores les interesa conocer el dónde de los hechos. Otros capítulos hablan de la relación entre infos y fotos, de la mecánica infográfica y de la relación entre ética e infografía.

El libro concluye mostrando la tesis central de la obra: la posibilidad de que los redactores o redactores -los 'plumillas'- se erijan en los primeros protagonistas del hacer infográfico de un diario. Al ser quienes acuden a todos los lugares donde sucede algo, si tienen la adecuada cultura visual y sentido informativo de las infografías podrán llegar de regreso al diario con la idea de una posible infografía, que pueda dar pie a los infógrafos del diario a hacer una info publicable. Demuestra el autor en el libro cómo los periodistas tienen la capacidad visual suficiente para dibujar bocetos llenos de la información necesaria para originar las mejores infografías y cómo a partir de estos monos' los dibujantes profesionales pueden hacer una infografía 'comercial' y publicable. Va más allá el autor cuando propone la figura nueva del corresponsal infografista o infográfico: quien es capaz de enviar junto a su crónica clásica de solo texto una propuesta de infografía, que será aceptada en la redacción. La experiencia fue realizada en tres ocasiones con las agencias Grafía y Efe y siempre funcionó, en el sentido de que el boceto fue aceptado y entendido, dio lugar a infografías con valor comercial que fueron puestas en la red comercial de la agencia, adquirida por diarios clientes y publicadas.

Concluye el diario con la presentación del IGR, índice general de recuerdo cercano de la información. Se trata de otra investigación a partir de una plana de periódico con foto e info, que se dio a leer a diferentes personas, para tratar de conocer después cuál de los grupos se había quedado con mayor recuerdo de la información encontrada en aquella página y siempre el índice general de recuerdo, el IGR, fue superior en el grupo que de la página con info, frente al grupo de la página con foto o de solo texto.

Al final hay un capítulo de conclusiones y una propuesta de léxico aplicado a lo que el autor califica como nuevo género periodístico o recuperado género informativo.

Para solicitar información a la editorial: sintesis@sintesis.com o http://www.sintesis.com