Skip to main content

Formar para transformar, clave para la cooperación universitaria al desarrollo

viernes 20 de octubre de 2017 - 14:56 UTC

Cooperación universitaria al desarrollo

Formar para transformar y atender a las necesidades concretas de los países, estas fueron las principales premisas de la penúltima mesa de debate de las conferencias centrales de Campus América que tuvo lugar este viernes [20 de octubre] en el aula Magna de la Facultad de Economía, Empresa y Turismo de la Universidad de La Laguna. En dicha sesión de debate se pusieron sobre la mesa los Retos de la Cooperación Universitaria al desarrollo, en la que ejerció como moderador el director del Secretariado de Cooperación Internacional de la Universidad, Antonio Cano.

Matías Manuel González Hernández, coordinador de la división de turismo y desarrollo del Instituto TIDES de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, Daniel Meziat Luna, catedrático emérito de la Universidad de Alcalá y director de la Cátedra UNESCO de Educación Científica para América Latina y el Caribe de la Universidad de Alcalá, Jorge Solana, secretario de cooperación internacional de la sectorial de Internacionalización y cooperación CRUE y Zenaida Jesús Toledo Padrón, profesora Titular de la Facultad de la  Educación de la Universidad de La Laguna fueron los encargados de analizar cuáles son estos retos y cómo se deben afrontar de cara a llegar a un panorama de cooperación internacional efectivo.

Todos los integrantes de la mesa, en algún momento de sus interlocuciones, coincidieron en esa premisa que dice que para llegar a desarrollar un escenario de cooperación internacional todo pasa por formar a todos los actores implicados en el proceso, y que las Universidades son instituciones claves en ese proceso. Los Objetivos del Desarrollo Sostenible, con especial atención al número 4, el relativo a la educación, pivotaron sobre los diferentes discursos, desde el más institucional emanado de las propuestas de la Conferencia de Rectores, argumentado  por Jorge Solana hasta las acciones concretas de formación no formal y sus implicaciones que desarrolló la profesora Toledo.

A lo largo del debate, sostenido por las cuatro intervenciones, se puso en entredicho el modelo de cooperación existente hasta hace algunos años “en el que eran las instituciones, de manera vertical, las que trazaban las hojas de ruta”, según Solana, y se abogó por una nueva manera de ver la cooperación basada en un análisis exhaustivo “de los requerimientos y necesidades que pueden llegar a tener los países y aplicar acciones sostenibles sobre estas necesidades”, indicó Meziat.

Esta nueva forma de entender la cooperación superará los errores de la anterior, en la que debido a la aplicación “generalista” de ayudas, en muchas ocasiones, aparecieron “administraciones paralelas, corrupción, rent-seeking, incluso dotaciones de infraestructuras que a la larga se convirtieron en auténticas montañas de residuos tecnológicos en los países”, afirmó Matías González.

Pero no sólo con buena voluntad se puede llevar a cabo una agenda de cooperación tan extensa como la del 2030; por ello hay que marcar unos retos o metas que se tornan indispensables para ejecutar de manera efectiva y sostenible esas ayudas: “el apoyo institucional de gobiernos, empresas y universidades, la presencia de equipos de trabajo estables en los países donde se actuará, creación de redes de investigación y desarrollo efectivo entre las diferentes universidades, difusión y comunicación de las etapas de esa cooperación, y por supuesto implicación real de entidades y gobiernos”, son algunas de esas metas, que expuso el catedrático de la Universidad de Alcalá, Daniel Meziat.

Con todo ello, los ponentes coincidieron en que toda la cooperación para el desarrollo pasa por la formación y por la reflexión “para renovar instrumentos y acciones, nuevas alianzas de trabajo ejecutadas no de arriba abajo sino de forma horizontal, donde no haya nortes y sures, y coherencia de las políticas a aplicar”. De otra manera, la solución sería infructuosa.


Archivado en: Campus América, Destacado, Institución, Portada ULL

Etiquetas: