Skip to main content

Los responsables de la investigación en Humanidades se quejan de estar relegados “a un lujo cultural prescindible”

lunes 13 de noviembre de 2017 - 15:59 UTC

Los directores y directoras de los Institutos Universitarios de Investigación en Humanidades de las dos universidades públicas canarias, Universidad de Las Palmas de Gran Canaria y Universidad de La Laguna, han elaborado un manifiesto conjunto en el que denuncian que llevan una década sin convocatorias específicas de financiación en Canarias, lo que llevará a “que sean investigadores de fuera quienes, al final, nos enseñen nuestro propio legado cultural” y a que las Humanidades queden relegadas “a un lujo cultural prescindible”.

Los días 9 y 10 de noviembre, la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC) acogió las I Jornadas de Institutos Universitarios de Humanidades de Canarias, en las que se reunieron los tres institutos de este tipo: el Instituto Universitario de Análisis y Aplicaciones Textuales (IATEXT) de la ULPGC y los institutos de Lingüística Andrés Bello y de Estudios Medievales y Renacentistas (IEMYR), ambos de la Universidad de La Laguna (ULL).

Como consecuencia de esta cita, los tres directores de los Institutos Universitarios: Dulce González Doreste, Directora del Instituto Universitario de Estudios Medievales y Renacentistas de la ULL; Marcial Morera Pérez, Director del Instituto Universitario de Lingüística “Andrés Bello” de la ULL; y Manuel Ramírez Sánchez, Director del Instituto Universitario de Análisis y Aplicaciones Textuales de la ULPGC, firman el manifiesto “ante el grave deterioro de la I+D+i en Canarias y el paulatino descrédito de la investigación en el ámbito de las Humanidades”, con el que se dirigen “a la sociedad canaria, a sus representantes en las instituciones, a los Gobiernos de los Cabildos Insulares y al Gobierno de Canarias”.

Estos directores de los centros de investigación en Humanidades critican “la visión instrumental de la investigación, manifestada claramente en la legislación y la financiación pública de la I+D+i”, por lo que “la investigación en Humanidades en Canarias lleva ya una década desarrollándose exclusivamente gracias a la profesionalidad y al interés científico de los investigadores. Una década sin convocatorias autonómicas de proyectos de investigación, de creación de redes de investigación o de renovación de estructuras científicas, no solo ha retrotraído la I+D+i en Canarias a niveles del siglo pasado, sino, lo que es peor, nos ha hecho mucho menos competitivos para captar fondos del Estado y de la Unión Europea”.

Por esta situación, añaden que “exigimos a nuestros representantes políticos y a nuestros gobernantes que pasen a los hechos; que desarrollen una política de financiación de la I+D+i adecuada y constante que permita a la investigación en Humanidades recuperar la década perdida y mostrar su capacidad para generar conocimiento, difundir los resultados de la investigación y, finalmente, transferirlos a la sociedad”.

Consideran, además, “imprescindible que el Gobierno de Canarias demuestre su interés por la I+D+i con la creación de nuevas figuras de contratación en las universidades públicas que estén vinculadas a la investigación de excelencia desarrollada en los institutos de investigación competitivos, en tanto que aglutinadores de masa crítica y científica y que considere estatégica para Canarias la formación investigadora de posgrado”.

El texto completo del manifiesto es el siguiente:

Los directores y directoras de los Institutos Universitarios de Investigación en Humanidades de las universidades públicas canarias, reunidos el pasado 10 de noviembre de 2017 en las I Jornadas de Institutos Universitarios de Humanidades en Canarias, ante el grave deterioro de la I+D+i en Canarias y el paulatino descrédito de la investigación en el ámbito de las Humanidades, nos dirigimos a la sociedad canaria, a sus representantes en las instituciones, a los Gobiernos de los Cabildos Insulares y al Gobierno de Canarias con el siguiente

MANIFIESTO

La investigación en Humanidades, en su sentido más lato, es la que preserva nuestro legado histórico y patrimonial; la que define y mejor manifiesta la interculturalidad y la atlanticidad de Canarias; la que contribuye a conformar el espíritu crítico y analítico de la realidad imprescindible para las sociedades libres y democráticas; la que crea conciencia de pueblo y de comunidad, desde la más pequeña aldea de Canarias a la Unión Europea. Por todo ello, es imprescindible que denunciemos que la visión instrumental de la investigación, manifestada claramente en la legislación y la financiación pública de la I+D+i, está relegando a las Humanidades a un lujo cultural prescindible.

La investigación en Humanidades en Canarias ha hecho un notable esfuerzo por contribuir al retorno social de la investigación y así, en el ámbito del patrimonio, tanto en su conservación, como en su difusión y explotación económica, los grupos de investigación han mostrado su capacidad para adaptarse a estas exigencias utilitaristas impuestas por las administraciones públicas. No obstante, es necesario que la sociedad canaria, sus representantes y sus gobernantes tomen conciencia clara de que la investigación básica, también en el ámbito de las Humanidades, es la que permite un posterior desarrollo y retorno social. La investigación básica, que se centra en el estudio per se del legado tricontinental, es la que contribuye al reconocimiento internacional de nuestras universidades como nodo y puente atlántico, la que impulsa a otros investigadores a visitarnos y a conformar grupos y redes de investigación internacionales. Sin investigación básica sólo podemos esperar que sean investigadores de fuera quienes, al final, nos enseñen nuestro propio legado cultural, quienes ocupen el espacio atlántico que la falta de recursos nos obliga a abandonar. Por todo ello, reclamamos de nuestros representantes y de nuestros gobernantes que la política de I+D+i de Canarias responda no solo al retorno social inmediato, sino también a la capacidad de los grupos de investigación de ser competitivos en sus ámbitos de investigación, ya sea ésta aplicada o básica.

La investigación en Humanidades en Canarias lleva ya una década desarrollándose exclusivamente gracias a la profesionalidad y al interés científico de los investigadores. Una década sin convocatorias autonómicas de proyectos de investigación, de creación de redes de investigación o de renovación de estructuras científicas, no solo ha retrotaído la I+D+i en Canarias a niveles del siglo pasado, sino, lo que es peor, nos ha hecho mucho menos competitivos para captar fondos del Estado y de la Unión Europea. Todo ello ha venido sucediendo mientras nuestros responsables políticos, de palabra, que no de obra, han insistido e insisten en el valor económico y social de la I+D+i. Por ello, exigimos a nuestros representantes políticos y a nuestros gobernantes que pasen a los hechos; que desarrollen una política de financiación de la I+D+i adecuada y constante que permita a la investigación en Humanidades recuperar la década perdida y mostrar su capacidad para generar conocimiento, difundir los resultados de la investigación y, finalmente, transferirlos a la sociedad.

La investigación en Humanidades se desarrolla mayoritariamente en las universidades públicas canarias y éstas, con carácter general, se enfrentan al gravísimo problema de la falta de renovación de sus plantillas. La crisis económica y las restricciones presupuestarias han contribuido a que una generación de excelentes investigadores haya abandonado Canarias o, lo que es aun peor, hayan tenido que abandonar su formación universitaria ante la falta de perspectivas laborales. Resulta evidente, pues, que la actual política de contratación, fundamentada exclusivamente en las necesidades docentes, no responde a la intención de elevar la investigación en Canarias a niveles europeos y, como consecuencia de ello, nos encontramos en Humanidades con ámbitos científicos altamente competitivos que no son capaces de integrar en la plantilla de las universidades a nuevos investigadores, cuya formación se ha financiado precisamente con los recursos públicos de Canarias.

Además, el interés de las nuevas generaciones por la investigación está en serio peligro, ya que, por un lado, los nuevos grados de carácter generalista han eliminado en los planes de estudio la reflexión científica y, por otro, porque el Gobierno de Canarias no considera estratégicos los másteres de investigación y ha centrado todo su interés en los másteres con competencias profesionales. Así, es fácil comprender que las generaciones actuales, conscientes de la falta de oportunidades en el ámbito de la investigación, ni siquiera se planteen acercarse a los títulos de doctorado. Por todo ello, es imprescindible que el Gobierno de Canarias demuestre su interés por la I+D+i con la creación de nuevas figuras de contratación en las universidades públicas que estén vinculadas a la investigación de excelencia desarrollada en los institutos de investigación competitivos, en tanto que aglutinadores de masa crítica y científica y que considere estatégica para Canarias la formación investigadora de posgrado.

Las Palmas de Gran Canaria a 13 de noviembre de 2017

 

Dra. Dulce González Doreste, Directora del Instituto Universitario de Estudios Medievales y Renacentistas de la ULL

Dr. Marcial Morera Pérez, Director del Instituto Universitario de Lingüística “Andrés Bello” de la ULL

Dr. Manuel Ramírez Sánchez, Director del Instituto Universitario de Análisis y Aplicaciones Textuales de la ULPGC.

(Nota de prensa y fotos cedias por la ULPGC).


Archivado en: Destacado, Investigación, Portada ULL

Etiquetas: