Skip to main content

Martinón pide al Claustro de la ULL un pacto institucional en titulaciones, infraestructuras y financiación

Miércoles 19 de Abril de 2017 - 08:25 UTC

Martinón propuso un pacto institucional que permita a la ULL fijar políticas globales más allá de los mandatos de cada rector.

El rector de la Universidad de La Laguna, Antonio Martinón, presentó el martes 18 de abril su informe del estado de la universidad ante el Claustro de la institución académica. Tras un repaso por los avances conseguidos en los ámbitos de la enseñanza, la investigación, la transferencia a la sociedad y la modernización universitaria, solicitó a los miembros del órgano de gobierno la pertinencia de un pacto institucional, de tal forma que se adopten decisiones y se fijen políticas globales más allá de los mandatos de cada rector.

Ver galería de imágenes

En concreto, Martinón expuso que es necesario llegar a acuerdos en lo referente al mapa de las futuras titulaciones, la mejora del rendimiento académico, la estructura de las plantillas de profesorado y personal de administración y servicios (Pas), la reforma estatutaria, el modelo de financiación universitaria y la situación de las infraestructuras, y estableciendo una posible prelación -a considerar por la Comisión correspondiente- de obras finalizando primero el edificio de Informática, continuar después con Educación y, en tercer lugar, acometer el campus de Ciencias de la Salud.

Antonio Martinón habló en primer lugar del estado de la enseñanza, caracterizado por una intensa actividad durante todo el año para renovar la acreditación de los títulos oficiales, para anunciar con satisfacción que todos los títulos han sido renovados. Destacó en este punto la dedicación de los equipos decanales en este proceso y del personal del Vicerrectorado de Docencia para lograrlo.

También apuntó que hay problemas con el rendimiento académico de los estudiantes, es decir, el número de créditos que los estudiantes han de superar anualmente en relación a los créditos matriculados, y en eso se van a comprometer ahora, añadió. Quiere avanzar en propuestas de dobles títulos y en la actualización del portal e-guia, al tiempo que implantar los grados en Motricidad humana y Nutrición.

En profesorado comentó que se han realizado 188 contrataciones y nombramientos de personal docente e investigador y añadió que pretende perfeccionar el sistema de prácticas externas y modificar el reglamento de compensación de titulaciones de grado.

En el apartado de investigación, el rector relató que se han transformado las becas predoctorales de la Fundación Cajacanarias en contratos, al tiempo que se ha implantado el programa Viera y Clavijo con cuatro contratos en 2016. También añadió que se ha puesto en marcha con el Cabildo de Tenerife el programa Agustín de Betancourt, ligado a la transferencia del conocimiento de la universidad al mundo económico.

Martinón dijo que quiere conseguir el reconocimiento como María de Maeztu de un centro en el ámbito de la biomedicina de la universidad, a la vez que se trabajará para conseguir la creación de un instituto de investigación sanitaria. También es propósito del equipo rectoral contar con cien contratos predoctorales antes de 2019.

El tercer gran apartado destacado por el rector es la transferencia a la sociedad. En este ámbito el rector hizo énfasis en la firma de la tercera edición del programa Cataliza y del Plan de Empleo para que 520 titulados universitarios tengan una primera experiencia laboral.

Desde la universidad se han impulsado procesos de análisis y la reflexión a través de ULL Opina. “Hemos fortalecido el programa ULL Solidaria, con más de 500 voluntarios incorporados a esta iniciativa y vamos a poner en marcha el ciclo la Sociedad Opina”, adelantó.

Se ha pasado de 6 municipios con cursos de extensión a un total de 16 este año. Se ha inaugurado la Universidad de Invierno de Arona y se ha recuperado la Universidad de Verano de La Gomera.

Patriotismo ULL

En cuanto a la modernización de la vida universitaria, el rector hizo énfasis en la potenciación de la administración electrónica, al tiempo que se ha mejorado el clima de convivencia, señaló, puesto que hay menos conflictos internos. “Nadie ha rehusado colaborar con nosotros”.

Para el rector resulta imprescindible “un mayor patriotismo ULL”, en el sentido de que hay que significar más la partencia a esta institución, en su opinión. Hay que cuidar la imagen de la universidad, apuntó. “Pueden atacar al rector, pero no por ello maltraten a la universidad”.

Martinón adelantó que quiere iniciar los trabajos la próxima semana de un nuevo plan estratégico de la institución, ya está en marcha la discusión de los nuevos estatutos y añadió que las secciones de Farmacia y Psicología se escindirán de la Facultad de Ciencias de la Salud; y que Bellas Artes hará lo propio con la Facultad de Humanidades.

La exención de IBI para la Universidad de La Laguna ha supuesto quitarse de encima una losa presupuestaria, aunque ha habido que hacer frente a reclamaciones de empresas constructoras por valor de 700.000 euros, añadió.

Se ha mejorado en la prevención de riesgos laborales, ya que solo había desarrollado uno, se han finalizado cuatro más y ya están en camino nueve más. Martinón recalcó también el salto espectacular de la universidad en el ámbito de la internacionalización, con un refuerzo de la movilidad en el programa Erasmus + tanto en alumnado entrante como saliente. El impulso a las redes con Iberoamérica y el aumento de la docencia bilingüe de los títulos son dos objetivos en esta área.

Tras la intervención del rector, los grupos claustrales tuvieron la oportunidad de valorar su informe. Los estudiantes centraron su intervención en las necesidades no cubiertas y sobre todo en el estado de deterioro que a su juicio sufren muchas de las infraestructuras y de los servicios universitarios.

Los grupos de PAS afearon al rector la no mención explícita sobre las políticas de gestión de personal en su informe, al tiempo que criticaron la distribución de cargas de trabajo, la escasa formación para las plantillas o las plazas vacantes sin cubrir.

Por su parte, el profesorado valoró en general el informe de Martinón, aunque criticaron el escaso margen para su estudio. Le interrogaron acerca de aspectos concretos sobre financiación, gestión de la investigación y marco financiero. Otros valoraron el impuso a la internacionalización y la importancia de contar con unos nuevos estatutos.

Fundación General

 El gerente de la Fundación General, Julio Brito, presentó ante el Claustro la memoria de actividades de 2016 por la entidad que representa, cuyo contenido fue muy contestado por algunos grupos claustrales, especialmente por los sectores del Pas, quienes en su mayoría ven esta entidad como un mecanismo de privatización de la gestión pública.

“La Fundación es un medio propio de la universidad, es una entidad pública y estamos obligados a la publicidad de todos nuestros procedimientos de gestión y de contratación. Tenemos publicadas en nuestra web las memorias de los últimos siete años, tras ser aprobadas por el patronato de la propia Fundación”, aclaró Brito al inicio de su intervención.

Explicó que la Agencia universitaria de innovación y la Agencia universitaria de empleo son las dos principales estructuras sobre las que se asienta la Fundación, cuya misión es mejorar la empleabilidad y el desarrollo profesional de nuestros universitarios. En orientación y acompañamiento laboral, han apoyado a más de 300 estudiantes para mejorar sus posibilidades de empleo, con apoyo del Servicio Canario de Empleo, mientras que también gestionaron cerca de 800 becas de inserción. En emprendimiento, esta universidad es pionera y ejemplificadora del impulso a este tipo de actitudes. Por ello, 2.600 estudiantes de primaria y secundaria se forman en emprendeduría a través de la creación de cooperativas escolares. Además han trabajado en semilleros de empresas con la participación de más de 700 jóvenes, de donde han surgido 60 proyectos empresariales.

En formación se ha llevado a cabo 291cursos formativos con la participación de más de 5.000 alumnos. La mitad de la formación es on line y el resto son presenciales o semipresenciales. En cuanto al Servicio de Idiomas, con más de 20 años de experiencia, Brito apuntó que se presta un servicio de alta calidad que ofrece esta formación en varios ayuntamientos y también en la isla de La Palma a través de un profesorado nativo.

Si bien algunos grupos de alumnos agradecieron la formación y las prácticas que ofrece la Fundación, el informe del gerente de la Fundación recibió duras críticas. Así, el portavoz de Pas en Acción la calificó de “atajo” para evitar el control de las instituciones públicas, aumentar las contrataciones privadas y son una fuente de ingresos para profesores. “Está fuera del control de la institución, y una parte cada vez mayor del presupuesto universitario lo gestiona la fundación. La Fundación aumenta su número de trabajadores mientras que la plantilla del PAS está estancada”, alegó.

La portavoz de EUPAS fue igualmente crítica con el papel de la Fundación y añadió que ésta “ha ido creciendo desordenadamente al compás de las necesidades que no tuvieron cabida en la propia universidad. Es el apaño para ir tirando”. Para este colectivo, falta definir una política clara de lo que se necesita de la Fundación, “sin hacer una dejación de nuestras funciones como servicio público”.

Grupo del PAS hizo un análisis diferente a los otros grupos claustrales del PAS sobre el papel de la Fundación General, ya que desde su punto de vista la existencia de este tipo de organismos, con mayor grado de flexibilidad, está justificado siempre que se clarifique con objetividad y bajo las condiciones determinadas para que no sea una privatización encubierta. La transparencia en la gestión y la cesión de servicios de forma legal y con posibilidad de reversión son las condiciones planteadas por este grupo.

Redull, del sector del profesorado, consideró que la Fundación es un anexo intrínseco y necesario para la universidad, en consonancia con el panorama nacional. Programa para una Universidad Canaria apuntó que hay que distinguir lo que realmente hace la Fundación y qué otros aspectos son propios de la universidad y debe acometer por ella misma.

Alternativa del Profesorado Universitario indicó que la Fundación es una entidad “necesaria e incómoda” para la universidad. “Estamos llamados a entendernos y seguimos percibiendo a la Fundación como un extraño compañero de viaje en las lides de lo público. No podemos prescindir de ella, así que hay que buscar mayor transparencia en su gestión”.

El gerente de la Fundación en respuesta a los grupos claustrales más críticos señaló que no hay ningún interés ni ánimo privatizador; “somos una herramienta de la propia universidad y no pensamos usurpar competencias que residen en el marco de la universidad, nosotros colaboramos y damos apoyo a los servicios, nada más”.

Liquidación de 2016

También en la sesión de hoy se presentó la memoria de liquidación de cuentas anuales de la Universidad de La Laguna en 2016, a cargo de la gerente de la institución académica, Lidia Pereira. La responsable indicó que el año pasado el presupuesto inicial ascendía a 137.083.631 euros que, tras las incorporaciones y generaciones de crédito a lo largo del año, se elevó finalmente a 174.443497 euros.

El ejercicio reseñado se saldó con un superávit de 1.844.000 euros, por ingresos de derechos no ingresados, derechos de cobro que no habían sido efectivos además de ingresos realizados a finales del año y que por ese motivo no pudieron ejecutarse, aclaró la responsable.


Archivado en: Destacado, Gobierno universitario, Noticias Estudiantes, Noticias PAS, Noticias PDI, Portada ULL

Etiquetas: , ,