RLCS, Revista Latina de Comunicación Social 64 - 2009

Edita: LAboratorio de Tecnologías de la Información y Nuevos Análisis de Comunicación Social
Depósito Legal: TF-135-98 / ISSN: 1138-5820
Año 12º – 3ª época - Director: Dr. José Manuel de Pablos Coello, catedrático de Periodismo
Facultad y Departamento de Ciencias de la Información: Pirámide del Campus de Guajara - Universidad de La Laguna
38071 La Laguna (Tenerife, Canarias; España)
Teléfonos: (34) 922 31 72 31 / 41 - Fax: (34) 922 31 72 54

Investigaciónforma de citarinforme revisoresagendametadatosPDFCreative Commons
DOI: 10.4185/RLCS-64-2009-830-385-395

Localización de la información internacional
en un mundo global


Localization of international news in a global world

Dr. Rafael Díaz Arias [C.V.] - Profesor Titular del Departamento de Periodismo II - Facultad de Ciencias de la Información - Universidad Complutense de Madrid (UCM) - España - diaz.r@ccinf.ucm.es

Resumen: El presente trabajo analiza los modos en que se localizan los acontecimientos que establecen nuestra imagen del mundo. Se analiza la literatura científica en relación con la influencia de la estructura internacional sobre la información del extranjero y la tensión entre lo local y lo nacional, así como la articulación de estos elementos en el proceso de globalización. Se proponen cuatro categorías de información sobre el extranjero: información internacional (relaciones entre estados, guerra, diplomacia, organizaciones internacionales); información transnacional (relaciones económicas internacionales, empresas transnacionales); global (los problemas de un mundo interdependiente) y "glocal" (informaciones descontextualizadas que sirven de vehículo a la homogeneización cultural). Estas categorías se aplican al análisis empírico de la información de actualidad de TVE. Los resultados muestran que, en este caso, la información internacional clásica ya ha sido superada por las otras categorías de noticias referentes al extranjero, con una presencia importante de informaciones "glocales", muy en la línea de la "neotelevisión".

Palabras clave: Información internacional; globalización; glocalización; información local; información nacional.

Abstract: This paper discusses the ways in which the events that establish our image of the world are localized. It analyzes scientific literature with regards to the influence of international structure on information from abroad and tension between local and national information, as well as the coordination of these elements in the process of globalization. It proposes four categories of information from abroad: international information (relations between states, war, diplomacy, international organizations); transnational information (international economic relations, transnational corporations); global (the problems of an interdependent world) and “glocal” (news and stories taken out of context that serve as a vehicle for cultural homogenization). These categories are applied in the empirical analysis of the broadcasting of TVE, the public Spanish TV channel. The results show that, in this case, the classical international information has already been overtaken by other categories of foreign news, with a significant presence of "glocal" news, very much in line with "neotelevision."

Keywords: Foreign news; Globalization; Glocalization; Local news; National news.

Sumario: 1. Introducción. 2. La localización de la información: información nacional, internacional, transnacional, global y glocal. 3. Metodología. 3.1. Muestra. 3.2. Procedimiento. 4. Resultados. 5. Conclusiones. 6. Bibliografía. 7. Notas.

Summary: 1. Introduction. 2. Localization of news: national, international, transnational, global and glocal news. 3. Methodology. 3.1. Sample. 3.2. Procedure. 4. Results. 5. Conclusions. 6. Bibliography. 7. Notes.

Traducción supervisada por David Eatwell, profesor del Instituto Británico (Sevilla)

1. Introducción

¿Le interesan a alguien las noticias del extranjero? se preguntaba en la vieja serie de televisión Lou Grant el jefe de internacional de aquel tópico e idealizado periódico local… La tensión entre lo local, lo próximo, lo nuestro… frente a lo ajeno, lo lejano… es uno de los vectores del desarrollo del periodismo.

El lector, el oyente, el espectador, preocupado por lo que más directamente le concierne, también ha sentido, desde siempre, curiosidad por lo distinto, por lo remoto. Además, durante los siglos XIX y XX las relaciones entre los estados a través de la diplomacia y la guerra pesaban fuertemente sobre la vida de los ciudadanos. Clásicamente, la información internacional se configuraba como la información sobre esas relaciones estatales, a las que se sumaba esporádicamente la visión de otras tierras y países como algo distinto, objeto de comparación (si se trataba de países con parecido nivel de desarrollo) o de paternalista sorpresa (si se trataba de lugares menos civilizados). En este sentido, la información internacional era, esencialmente, información política. Hoy, en cambio, basta echar un vistazo a cualquier informativo de televisión para comprobar la presencia de noticias del extranjero que ya no tienen naturaleza política.

El objeto del presente trabajo es estudiar el modo en que se localiza la información en los informativos de televisión, partiendo de un estudio de la literatura científica para establecer categorías de análisis que se aplicarán a un caso concreto de estudio.

2. La localización de la información

Desde el pionero estudio de Galtung y Ruge (1965) se puso de manifiesto la influencia sobre la información internacional de la estructura del sistema mundial, mucho más complejo que las relaciones entre estados soberanos. Un sistema mundial basado para Galtung (1971) en el dominio estructural de unas naciones sobre otras, con un centro dominante y una periferia asociada, un centro que impera sobre los países periféricos y con una élites dominantes en el centro y la periferia, que establecen relaciones directas entre ellas. Schiller (1976) puso de manifiesto la función de dominación de la producción cultural y de las estructuras internacionales de comunicación, inaugurando una corriente seguida entre otros muchos por Armand Mattelart o Ignacio Ramonet. El debate en los ochenta sobre el Nuevo Orden Informativo Mundial puso de manifiesto los desequilibrios en los flujos informativos entre el centro y la periferia, resaltando el papel de las agencias internacionales en esos desequilibrios. Las corrientes críticas consideran la transnacionalización económica como el factor fundamental del proceso de integración planetaria, en el que las empresas imponen mercados mundiales de materias primas y productos en nombre de la eficiencia económica, la satisfacción del consumidor y el beneficio del capital. Para Murciano (1992: 71) “…las empresas multinacionales contribuyen de forma directa a la modificación y a la reestructuración de los valores culturales del sistemas mundial, a través de la dinámica que introducen en los diferentes niveles -locales, nacionales y supranacionales que vertebra el espacio transnacional al que dan forma”. Para reequilibrar las relaciones comunicativas, Hamelink (1994: 284-318) propone el desarrollo de un derecho universal a comunicar.

El sistema mundial actual se caracteriza por un grado de integración sin precedentes, que viene identificándose con el concepto globalización, una idea que hace referencia a la expansión en la escala y velocidad de los flujos de capital, bienes, personas e ideas a través de las fronteras con el efecto de disminuir el efecto de la distancia (Norris, 1999: 1).

Partiendo de la caracterización sintética de Murciano (1994) podemos distinguir los siguientes procesos de integración en este sistema mundial:

-Alianzas militares dominadas por la superpotencia, Estados Unidos.
-Transnacionalización. Integración de mercados (capitales, materias primas y productos) impuesta por las empresas transnacionales.
-Integración económica y política (con menor intensidad) en grandes bloques, cuyo ejemplo de mayor éxito es la Unión Europa.
-Globalización física e informativa. La acción local repercute en el medio ambiente global. Acortamiento de las distancias y desbordamiento de los marcos geográficos tradicionales merced a los transportes y a las nuevas tecnologías de la información. Interacciones individuales y colectivas entre ciudadanos de distintos países (turismo, terrorismo internacional, ayuda internacional, matrimonios, inmigración, pandemias). El éxito de los productos de la cultura de masas producidos por las empresas transnacionales impone una homogeneización cultural creciente. La concentración ha producido grupos transnacionales de comunicación que se han convertido en verdaderos medios globales
-Toma de conciencia de la interdependencia. La creciente integración económica, la reducción del tamaño del mundo y la información global propician una toma de conciencia de la universalidad de los problemas con los que nos enfrentamos. Esta toma de conciencia da lugar a movimientos de opinión y acción transnacional (Ongs, movimiento altermundista, Foros Económico y Social) y a la construcción de nuevos instrumentos de derecho internacional (por ejemplo, universalización de la justicia penal para determinados delitos). Desde el punto de vista informativo, esta toma de conciencia supone adoptar una visión cosmopolita, en la que las cuestiones que nos afectan globalmente se convierten en parte de la experiencia cotidiana y condicionan las exigencias morales de la gente ordinaria (Beck, 2002: 17).

Estos procesos de integración se producen en un mundo con una potencia militar hegemónica, Estados Unidos, pero donde el poder económico es multipolar. Los estados mantienen sus tradicionales relaciones bilaterales, pero cada vez más estas relaciones se desarrollan en marcos multilaterales más amplios.

Si la universalización o globalización política es muy incipiente, la globalización cultural es creciente y se ha convertido en la dimensión más visible del fenómeno. Coca-Cola, Madonna o la CNN pueden considerarse como algunos de sus símbolos públicos (Held et al. 1999: 327). Una globalización que trae consigo homogeneización, pero también tribalización:

“…cultural developments will be characterized by the play of antagonistic tendencies: one toward a forceful cultural .globalization. (homogenizing all ways of life in the mould of global McDonaldization), and another toward an aggressive cultural .tribalization (fragmenting cultural communities into fundamentalist cells with little or no understanding of different .tribes.) (Hamelink, 1999: 27). [1]

La comunicación es el nexo de articulación flexible entre las dinámicas de lo local, lo nacional, lo regional y lo mundial (Murciano, 1994). Ha sido la televisión, con su abolición de espacios y fronteras, la que ha propiciado un entorno informativo común. Para Beck (2003: 22) es como si todos los individuos ocuparan al mismo tiempo el mismo espacio indivisible, consumiendo todos juntos y al mismo tiempo las mismas noticias del mundo. Esta afirmación viene avalada desde un punto práctico por el hecho de que la información audiovisual del mundo procede casi exclusivamente de dos únicas fuentes, las divisiones de televisión de las dos gigantes anglosajones, Reuters y AP. Pero no debe olvidarse el enorme peso que la información puramente nacional sigue teniendo y el tratamiento diferenciado local que se da a esa información homogénea suministrada por esas fuentes.

En este mundo, en el que los ámbitos local, regional, nacional, multinacional se interrelacionan constantemente, es imposible plantear la información de actualidad desde la dicotomía clásica de local-internacional (Colombo, 1997: 12-18). Las informaciones locales (incluyendo entre ellas las de ámbito nacional) no tienen sentido si no se relacionan con los procesos globales; uno de los casos más evidentes es el de los procesos migratorios. Colombo, desde una perspectiva profesional, propone situar los acontecimientos locales en su contexto global. En la doctrina científica el análisis de la tensión informativa entre lo local y lo global ha dado lugar a dos corrientes (Ruigrok y Atteveldt, 2007: 69): los que consideran que la esfera pública nacional de Habermas ha sido sustituida por la aldea global de McLuhan y que, por tanto, la cuestiones y las informaciones son las mismas en todas partes, frente a los que defienden que la visión del mundo que los medios construyen sigue pasando por el filtro de los intereses y estereotipos nacionales.

Los estudios empíricos sobre la importancia de los factores locales-nacionales frente a los globales son abundantísimos [2], con resultados diversos, pero demostrando, en general, la importancia del enfoque local. Los intereses nacionales siguen siendo decisivos en el tratamiento de la información internacional: cuánto más nacional es un acontecimiento, esto es, cuanto más afecta a los intereses nacionales, menos independiente y profesional es su tratamiento (Nossek, 2004). Ruigrok y Atteveldt (2007) han estudiado el tratamiento del 11-S y la cadena de atentados terroristas consecutivos en la prensa de Estados Unidos, Reino Unido y Holanda y han concluido que, aunque la proximidad es todavía un importante factor de atención, el enfoque estaba determinado más por consideraciones globales que locales.

Los intereses nacionales y la política exterior hacia un determinado país, en combinación con estereotipos sociales más permanentes, son factores importantes en el tratamiento dado a los países extranjeros. Kalyango (2006) ha analizado el tratamiento de Uganda en el New York Times en dos épocas, la de Idi Amin y la de Museveni. Durante la primera época, el 97,7% de las informaciones mostraban un régimen tiránico. En los noventa, ya durante la presidencia de Museveni, el 90% de las noticias presentaban aspectos negativos del país, con frecuentes referencias a la época de Amin, sin tener en cuenta, dice el autor, los avances en la democratización, el desarrollo económico o la lucha contra el Sida. Además, el número de informaciones se reduce, pese a que la cobertura directa era mucho más difícil durante el régimen de Amín. Por mi parte añadiría que este caso puede demostrar el mantenimiento de los prejuicios o, si se quiere, de una cierta independencia periodística prejuiciosa, por encima de los intereses estratégicos del propio país, pues en la época analizada Museveni se convirtió en el principal aliado de Estados Unidos en África, el modelo propuesto por Washington a otros gobernantes africanos y su punta de lanza en conflictos como el de los Grandes Lagos, que Estados Unidos y Francia libraron por partes interpuestas para determinar sus esferas de influencia en el continente olvidado.

Podemos, pues, admitir, a la vista de todos estos estudios, que tanto la información internacional clásica, como la información sobre los nuevos problemas globales, se ven tamizadas por visiones y condicionamientos locales. Pero el condicionamiento local va más allá. El mundo global es, al tiempo, cada vez más tribal y, como consecuencia se produce un proceso informativo de hiperlocalismo, a través de los medios clásicos de proximidad (periódicos gratuitos, radios y televisiones locales) y sobre todo, a través de Internet. Desde esta perspectiva, toda la información es local y en un mundo interdependiente, donde las fronteras son porosas, el informador integrará los acontecimientos lejanos en la información próxima, incluso viajando a otros países para ilustrar las consecuencias locales en el nuestro (Hamilton y Jenner, 2004: 306). La información hiperlocal absorbe cualquier otro ámbito informativo. Sin negar que exista esta tendencia hacia la hiperlocalización, creo que es todavía más influyente el proceso denominado de glocalización, porque afecta a todos los medios, sea cual sea su ámbito de difusión.

Robertson (1995) es el primero que aplica a las ciencias sociales el concepto de glocalización, tomado prestado del marketing japonés en el que designa el proceso por el cual los productos para la exportación deben ser adaptadas a los mercados locales a los que van dirigidos. En términos generales, se entiende por glocalización el proceso por el cual, en un mundo interdependiente, lo local se hace global y lo global, local (Thompson y Arsel, 2004). En este sentido, los defensores del concepto lo presentan como una alternativa al de globalización, una explicación a la misma o una alternativa a la dicotomía global-local.

Desde el punto de visita informativo, la glocalización hace referencia a la adaptación de informaciones de alcance global a las condiciones locales, esto es “localizar”, aproximar, hacer próximas, cercanas las noticias para que tengan interés y sean comprendidas por el espectador. Lo glocal es lo global “enfocado” desde una perspectiva local. Desde siempre, el periodismo ha intentado explicar acontecimientos lejanos por medio de conceptos, códigos y realidades próximas. Así “glocalizamos” cuando al hablar de la guerra del Líbano decimos “ese pequeño país con una superficie un poco mayor a la de la Comunidad de Madrid”, o profundizamos en la incidencia de un acontecimiento lejano en nuestro entorno mediante “apoyos”, “despieces” o “análisis”. Un supuesto especial de localización de lo lejano es el de la “nacionalización” de determinadas cuestiones internacionales. Por ejemplo, en España todo lo que se refiera a Cuba, con una opinión pública polarizada a favor o en contra del régimen castrista, funciona más con las pautas de la información nacional que de la información internacional.

La glocalización, además, crea nuevos productos informativos. La mundialización o globalización cultural ha dado lugar a una homogeneización, donde la cultura dominante, la cultura de masas promovida por los grandes conglomerados americanos y europeos, penetra en las culturas locales [3]. De esta interacción asimétrica surgen productos híbridos, capaces de ser consumidos universalmente porque responden a unos códigos comunes (emocionar, impactar, entretener). Lo local se convierte, así, en universal. La información glocalizada viene a resolver la tensión entre lo local y lo universal; es un producto homogéneo que puede atraer a públicos diversos con muy distinta vinculación emotiva a un a un estado, territorio o comunidad, públicos cosmopolitas, nacionalistas o pueblerinos, por seguir la clasificación de Norris.

Veamos algunos ejemplos.

Hemingway convirtió en universal una fiesta local, los sanfermines, transmutada en la “Fiesta” por antonomasia. En ese proceso, los códigos locales (la orgía, la abolición de las normas, el rito religioso, el desafío del hombre al toro, la música popular etc.) se mitifican y universalizan, pero permanecen bien presentes e identificables. La tomatina de Buñol es, en contraposición, un ejemplo de la nueva “Fiesta” glocal. La tomatina no se remonta a la noche de los tiempos. En las fiestas de 1944 de este pueblo valenciano, un grupo de jóvenes protagonizaron un altercado lanzándose tomates con las fuerzas del orden. Al año siguiente se repitió la gracia, que pronto caló y en sucesivas ediciones se hizo masiva, con aportación por parte de los agricultores locales de la materia prima para la batalla. Hoy es la fiesta española posiblemente más conocida en el exterior, aparte de los sanfermines. Cada último miércoles de agosto la batalla se repite. Las televisiones autonómicas y nacionales difunden las imágenes y las agencias internacionales las distribuyen a sus abonados y miles de canales por todo el mundo las hacen llegar a millones de espectadores. ¿Cuál es el secreto? La plasticidad orgiástica de esa multitud, empapada de la roja pulpa del tomate, se basa en un código visual no muy distinto a las peleas en el barro que tanto gustan a los norteamericanos. Si la tomatina propone el gozo orgiástico, la Semana Santa de México, Perú o Filipinas propone el goce morboso de crueles crucifixiones. Tanto unos como otros son acontecimientos glocales, donde la referencia nacional no existe o es irrelevante.

Es evidente que la publicidad es una de las vías fundamentales de la homogeneización cultural. Vallas y spots proponen códigos estéticos y valores comunes. Pero vale la pena analizar un caso concreto de glocalización. La cerveza San Miguel basó durante varias temporadas su estrategia publicitaria en el eslogan “donde va triunfa”. Se trataba de mostrar el éxito de la cerveza en los mercados internacionales, de posicionar el producto ante el consumidor nacional como un producto internacional, al tiempo que español. En una de las primeras entregas del spot, la cerveza llevaba unos sanfermines glocalizados a Nueva York, donde los toros eran sustituidos por búfalos. Luego, los publicitarios hicieron preparar una paella a una tribu africana. Y, por fin, en una fusión de códigos, la marcha de “Paquito, el chocolatero” puso a bailar, con una estética de Bollywood, a personajes de las más diversas culturas… Toda una lección de glocalización.

Otro ejemplo de glocalización es la exportación de formatos de televisión, de Gran Hermano a Cuéntame como pasó… En el terreno de los medios globales, Al Jazeera es otro caso de adaptación de unos códigos internacionales de independencia y fiabilidad informativa al contexto de la umma árabe (Miles, 2005), con un proceso de vuelta: Al Jazeera propone ahora a la audiencia global con sus nuevas emisiones en inglés una visión árabe desde la independencia (Vázquez, 2007).

En consecuencia de lo expuesto, en el análisis a realizar habrá de tenerse en cuenta esas informaciones glocales, vehículo para la homogeneización de la cultura y los estereotipos populares. La información glocal universaliza los iconos locales, los iconos del tribalismo y los convierte en banal patrimonio común. Un ejemplo, en definitiva de lo que Beck (2003: 22) ha denominado “cosmopolitismo banal”, y que como tal no pone en peligro la preeminencia de las culturas nacionales, sobre todo, en el terreno político (Held; McGrew, 2007: 32).

3. Metodología

La mayor parte de los estudios concuerdan en que es necesario profundizar en el impacto de la globalización sobre la cultura. Caben distintos tipos de encuentro entre lo local, nacional y lo global: homogeneización, contestación, hibridación e indiferencia (Held et al., 1999: 330). Profundizar en los modos en los que se localiza la información televisiva puede aportar pistas sobre estos fenómenos.

En el marco de un estudio más amplio sobre la imagen que del mundo construye la información del extranjero se ha analizado la localización de esta categoría informativa en los telediarios de TVE. Estudio de caso, pero que podemos presuponer generalizable a la luz de la investigación de Soengas (2007), que ha demostrado el alto grado de homogeneidad en la selección de informaciones por parte de los informativos de las televisiones generalistas españolas, TVE, Antena 3 y Telecinco en los años 2003 (87% de coincidencia temática) y 2006 (83% de coincidencia temática), coincidencia que en gran medida se explica por las rutinas imperantes en las redacciones audiovisuales. Quede claro, no obstante, que no se pretende establecer con el presente análisis unas conclusiones que puedan ser validas para todas las televisiones españolas, ni mucho menos para cualquier televisión. Si acaso, las conclusiones establecerán hipótesis para ser contrastadas en investigaciones más exhaustivas.

El objeto de estudio es la información referida al mundo en los telediarios de TVE y el método empleado es el análisis de contenido.

3.1. Muestra

¿Por qué escoger los informativos diarios? El informativo diario, el telediario, el noticiero (como suele denominarse en Latinoamérica) es el paradigma de la información de actualidad en televisión (Díaz Arias, 2006: 257). Se trata de un suprarrelato que da sentido a la fragmentación informativa e intenta fijar la agenda noticiosa de la jornada a partir de las imágenes y los testimonios más significativos y/o más audiovisuales.

¿Por qué la televisión pública? ¿Por qué TVE? La cadena pública, afectada por la competencia de las cadenas privadas, puede haber perdido el liderazgo de audiencia, pero sigue siendo medio audiovisual de referencia. En lo que se refiere a la información internacional, los estudios españoles (León, 2006; Soengas 2005) ponen de manifiesto una mayor presencia en los informativos con respecto a los de la competencia de las privadas (Pestano, 2008, obtiene una ratio 1:2 para la información internacional). Pero con todo, los dos factores que me parecen más relevantes para circunscribir este estudio a TVE son su amplia red de corresponsales y su carácter de televisión nacional-global, con los informativos del Canal Internacional como referencia en América Latina.

La muestra escogida corresponde a 7 días continuados seleccionados al azar. La única condición previa establecida es que ningún acontecimiento acaparase, en sus distintas presentaciones, más del 30% de emisión. Escogido el periodo entre el 1 y el 7 de noviembre de 2006 se verificó previamente tal condición, sin que ningún acontecimiento (y eso que se registraron algunos muy destacados como las elecciones catalanas) acaparase más de la tercera parte del informativo.

3.2. Procedimiento

Se considera que el periodo de 7 días es suficiente para controlar el impacto y la presencia de distintos acontecimientos y ofrecer una representación fiable y suficientemente significativa de las variables analizadas. Los acontecimientos tendrán una continuidad, pero, por supuesto, no serían significativos en un periodo más dilatado. Pero el resto de las variables sí lo será porque reflejan tendencias a largo plazo. Puede que durante una semana se hable de unas determinadas inundaciones o de un episodio bélico en Irak, que, posteriormente desaparecerán. Pero a largo plazo, catástrofes naturales o determinadas guerras, determinados países o personajes (no tanto por su personalidad, sino por su función) estarán presentes y su tratamiento informativo será semejante. Siete días, 14 informativos (1ª y 2ª edición del Telediario), 10 horas de televisión, son una muestra suficiente para revelar estas tendencias, con la salvedad de que sólo serán significativos los resultados con mayor representación, que indicarán tendencias, pero no los de representación episódica.

Se entiende a efectos de este trabajo por información referida al mundo, aquella cuyo ámbito geográfico no es exclusivamente España, esto es, la información no estrictamente nacional. Se excluye del análisis la información deportiva (que requeriría un estudio propio para establecer qué imagen del mundo construye esta información especializada) aunque su tiempo y el número de ítems dedicado a ella se contabilizan en los datos generales de la muestra. En concreto, las informaciones a analizar tendrán que cumplir algunas de estas condiciones:

- Que se refiera al menos a un país distinto de España.
- Que se refiera a un bloque geográfico o agrupación de países
- Que se refiera a cuestiones diplomáticas, con intervención de varios países
- Que se refiera a empresas que operan en distintos países
- Que se refiera a la acción de organismos internacionales
- Que se refiera a problemas globales que muestran la interdependencia mundial.
- Las informaciones que se refieran a España también se tomarán en consideración, siempre que cumplan alguna de las anteriores condiciones.

La unidad de análisis será el ítem informativo, entendiendo por tal la pieza informativa diferenciada, sea cual sea su formato (presentación en estudio, vídeo editado, colas, directo) o su función dentro del informativo (informativa o valorativa a través de titulares y sumarios). La diferenciación vendrá dada por una ruptura formal mediante cualquier tipo de transición.

El análisis se refiere a un conjunto de variables que pueden revelar la imagen del mundo que construyen las noticias. En concreto, referido a la localización y bajo el epígrafe Categoría se analizan las siguientes variables:

* Categoría

Con el análisis de esta variable se pretende establecer la estructura de la información del mundo, esto es, si la información del mundo sigue siendo la información internacional clásica, o si se está representando al mundo desde otras categorías. Las variables son:

- Internacional

La información internacional clásica: informaciones referidas a la política internacional de los países extranjeros, situación (económica, cultural, conflictos) de esos países o agrupaciones de países, relaciones entre países, diplomacia, derecho internacional público, guerras y conflictos internacionales

- Transnacional

Las relaciones económicas internacionales. Las operaciones de las empresas transnacionales.

- Global

Los problemas de un mundo interdependiente. Medio ambiente, calentamiento global, demografía, inmigración, pandemias.

- Glocal

Informaciones que hacen referencia a países extranjeros, presentadas de forma episódica, descontextualizada, a las que se aplican los códigos de la neotelevisión (entretenimiento, sensacionalismo, hiperemotividad, dramatización), de tal manera que se convierten en un producto descodificable desde cualquier cultura. Nótese que no se tiene en cuenta la acepción más común de glocal, como adaptación de un acontecimiento internacional a la audiencia nacional, sino el desarrollado en el apartado 1 de este trabajo, como producto audiovisual consecuencia y agente de la homogeneización cultural. Entran en esta categoría, por ejemplo, las catástrofes, accidentes, curiosidades, espectáculos (excluyendo las críticas o análisis de productos culturales específicos), las costumbres de otros pueblos o las informaciones científicas si se presentan descontextualizadas.

4. Resultados

La tabla 1 y los gráficos 1 y 2 muestran los resultados generales del estudio, apreciándose un relativo predominio de la información internacional sobre las otras tres categorías.

TABLA 1- Localización
 
Ítems
% por ítems
Duración
% tiempos
Global
71
31,0
3.492
31,8
Glocal
41
17,9
1.849
16,8
Internacional
101
44,1
5.030
45,8
Transnacional
16
7,0
609
5,5
 
229
100
10.980
100


GRÁFICO 1 - Localización por ítems


GRÁFICO 2 - Localización por tiempos


En las categorías referentes a localización vemos que la diferencia entre tiempos y números de ítems es prácticamente irrelevante. Esto se debe a que al tratarse sólo de cuatro variables hay una menor dispersión. Pero, no obstante, la ligera menor duración de las informaciones glocales y transnacionales indica un tratamiento más episódico de estos acontecimientos.

El 45% de toda la información del mundo sigue siendo información internacional en el sentido que tradicionalmente viene entendiéndose. Pero esto quiere decir que ya más de la mitad de la información del mundo tiene otras referencias. Los problemas del mundo interdependiente, la información global, son representados en la tercera parte de las informaciones y, por debajo, casi con la mitad de representación, aparece la información glocal. En el último tramo aparece la información transnacional (en este estudio casi exclusivamente la referida a fusiones de compañías transnacionales).

Estos datos pueden transponerse al conjunto de los telediarios, teniendo en cuenta que la información del mundo suponía el 28,4% de la duración de los 14 informativos.

TABLA 2 - Localización en el conjunto de los telediarios
 
% ítems analizados
% de la muestra sobre total Tds
% conjunto Tds
Global
31,8
28,4
9,0
Glocal
16,8
4,5
Internacional
45,8
13,0
Transnacional
5,5
1,5


Conforme a los datos de esta tabla, el porcentaje dedicado a la información internacional clásica en el conjunto de los telediarios de la televisión pública es un 13%, resultado coherente con el de otros estudios, como el de Soengas (2005). En este nivel de conjunto, la presencia de los temas globales parece importante, y, en cambio, los transnacionales resultan poco significativos. En cuanto a la información glocal, hay que tener en cuenta que en noticias con ámbito estrictamente nacional aparecerá también ampliamente representada esta categoría, por ejemplo a través de los sucesos o de acontecimientos festivos o anecdóticos. En gran medida, esas informaciones glocales, coinciden con temas de sociedad de ámbito internacional. Los datos son coherentes con el estudio de Pestano (2008) que constata para TVE un 6% de información internacional política y un 15% de información internacional social.

La caracterización que nos ofrecen estas categorías puede completarse con los temas tratados en las informaciones analizadas, según se muestra en la tabla 3 y en el gráfico 3.

TABLA 3 - Temas
 
% Entradas
Nº Entradas
Tiempo (s)
% Tiempo
Calentamiento
3,49
8
431
3,9
Catástrofes naturales
2,62
6
201
1,8
Ciencia
0,87
2
100
0,9
Conflicto cultural
1,31
3
127
1,2
Conflicto interior
2,18
5
215
2,0
Cooperación internacional
0,44
1
61
0,6
Costumbres otros pueblos
0,87
2
97
0,9
Cultura
1,75
4
177
1,6
Curiosidades
1,31
3
168
1,5
Delincuencia
3,93
9
494
4,5
Derechos Humanos
0,44
1
38
0,3
Diplomacia
6,99
16
891
8,1
Economía
6,55
15
539
4,9
Energía
3,49
8
418
3,8
Espectáculos
2,62
6
246
2,2
Guerra
20,52
47
2.060
18,8
Males sociales
3,49
8
8.391
3,6
Medio Ambiente
1,75
4
178
1,6
Migraciones
6,11
14
790
7,2
Naturaleza
0,87
2
65
0,6
Política exterior
1,31
3
93
0,8
Política interior
11,79
27
1.603
14,6
Religión
1,75
4
156
1,4
Salud
1,31
3
121
1,1
Terrorismo internacional
12,23
28
1.320
12,0
 
100,00
229
10.980
100


GRÁFICO 3 - Tiempos por temas

La temática revela una imagen del mundo asolado por la guerra, los conflictos internos y culturales (ambos con una pequeña representación, pero que se suma a la de la guerra) y el terrorismo internacional. Por número de ítems el terrorismo internacional supera a la política interior de los países extranjeros, pero no por tiempos, lo que indica que el tratamiento del terrorismo es más episódico (actos aislados, detenciones, juicios), mientras que el de la política interior, menos frecuente, es en cambio más en profundidad. La política interior y la diplomacia están bien representadas en número de ítems y tiempo, seguidas por la economía. En el caso de la diplomacia, el resultado se explica por la celebración de la Cumbre Iberoamericana, pero en el conjunto de un año puede ser un resultado coherente, sin tenemos en cuenta las cumbres europeas. Llama la atención la absoluta ausencia de temas relacionados con la Unión Europea. De todas las grandes temáticas de la interdependencia, la única que destaca es la de migraciones, seguida por el calentamiento global, pero ésta se encuentra incluso por debajo de la delincuencia.

El análisis puede completarse con una clasificación de los temas por su localización, como se muestra en la tabla 4.

TABLA 4 - Localización por temas
 
% Entradas
Nº Entradas
Tiempo (s)
% Tiempo
INTERNACIONAL        
Conflicto interior
2,18
5
215
2,0
Diplomacia
6,99
16
891
8,1
Derechos Humanos
0,44
1
38
0,3
Delincuencia
3,93
9
494
4,5
Guerra
20,52
47
2.060
18,8
Política exterior
1,31
3
93
0,8
Política interior
11,79
27
1.603
14,6
Terrorismo internacional
12,23
28
1.320
12,0
TRANSNACIONAL
Economía
6,55
15
539
4,9
Energía
3,49
8
418
3,8
GLOBAL
Calentamiento
3,49
8
431
3,9
Conflicto cultural
1,31
3
127
1,2
Cooperación internacional
0,44
1
61
0,6
Medio Ambiente
1,75
4
178
1,6
Migraciones
6,11
14
790
7,2
GLOCAL
Catástrofes naturales
2,62
6
201
1,8
Ciencia
0,87
2
100
0,9
Costumbres otros pueblos
0,87
2
97
0,9
Cultura
1,75
4
177
1,6
Curiosidades
1,31
3
168
1,5
Espectáculos
2,62
6
246
2,2
Males sociales
3,49
8
391
3,6
Naturaleza
0,87
2
65
0,6
Religión
1,75
4
156
1,4
Salud
1,31
3
121
1,1
 
100,00
229
10.980
100

La tabla muestra como el predominio relativo de la información internacional viene dado por la presencia constante de informaciones relativas a guerras o a terrorismo. Las dos noticias con mayor frecuencia son la operación israelí de castigo contra Gaza “Nubes de Otoño” (23) y Sadam Hussein condenado a la horca (20). La información de un mundo interdependiente, la información global se concentra sobre todo en los temas del calentamiento global y las migraciones. En el caso de la información transnacional el referente es la fusión de empresas energéticas transnacionales. Y en el caso de la información glocal, por su propia naturaleza existe una gran dispersión temática, con noticias como “morosos profesionales” (5), “cocineros españoles en California” (4), “grammys latinos” (4), “violación de una niña detectada en internet” (3), “Casa Blanca en Francia” (2), “el negocio de la religión en Estados Unidos” (2), “embriones de humanos y vacas” (2), “las iglesias americanas contra el sobrepeso” (2), “caballos aislados por la inundaciones en Holanda” (2), “iceberg” (2), “informe prácticas sexuales (2), “ritos funerarios en Hong Kong” (2), “condenado por violación y asesinato” (1), “falsificación de euros” (1), “golf en la luna” “inundaciones en Portugal” (1), “sida en Centroamérica” (1), “tornado en Japón (1), “inundaciones en Turquía” (1). Todas ellas son noticias sin antecedentes ni consecuentes, que se venden por su propia imagen o la curiosidad del tema y que en la mayor parte de los casos se presentan de forma amable.

5. Conclusiones

Los resultados del caso estudiado nos muestran una nueva configuración de la información internacional, cuyas pautas habría que confirmar en investigaciones más amplias.

La información del mundo ocupa casi la tercera parte del tiempo de los telediarios de la televisión pública española. Que algo más de las dos terceras partes de las informaciones tengan un enfoque estrictamente nacional no es ninguna sorpresa y confirma el predominio de una cultura nacional. Pero una cultura nacional en la que el espectador tiene también acceso a una amplia representación del devenir de lo que ocurre fuera de sus fronteras. El porcentaje de la información del mundo puede considerarse, en su conjunto, como apropiado a la misión de servicio público de TVE y coherente con su amplio despliegue de corresponsales.

La información internacional clásica es todavía la primera conformadora de la imagen del mundo y supone un 13% del tiempo de emisión de los telediarios de la cadena pública. Pero la mitad de la información del mundo ya no tiene como única referencia las relaciones entre estados o la situación política de esos estados dentro de sus fronteras. La información sobre interdependencia mundial ocupa el segundo lugar y el tercer lugar la nueva información glocal, producto característico de la neotelevisión y fruto de la homogeneización de los códigos culturales. En cuanto a la información transnacional ocupa el cuarto puesto y su presencia en el conjunto de los telediarios es mínima.

La información internacional clásica está dominada por la guerra y el terrorismo internacional. Son fenómenos que no pueden obviarse. En el caso español, desde el 11-M la opinión pública percibe el terrorismo internacional como una amenaza real, mientras que las guerras representadas, la de Irak y el conflicto palestino-israelí, se perciben como algo ajeno. Considero que la TVE cumple con su misión de servicio público al informar de estos conflictos bélicos que condicionan el mundo en que vivimos más allá de la percepción particular de la audiencia.

En la información global la temática más destacada es el fenómeno de la inmigración. El dominio de esta temática quiere decir que la globalización se representa de una manera amenazante. Además, los temas de fondo de la globalización, como el medio ambiente, el calentamiento global, la cooperación internacional, están mucho menos representados. En este sentido, puede decirse que la televisión pública da una imagen del mundo que no permite un cabal entendimiento de los procesos de globalización.

El tratamiento de la información glocal es siempre amable y referido a lugares descontextualizados. Guerra, terrorismo internacional, inmigración suponen procesos, flujos, interrelaciones. En cambio, las anécdotas glocales se presentan estáticamente. La conclusión podría ser que un mundo dinámico es peligroso para nosotros, mientras que si ese mundo es estático, sin intercambios entre estados, grupos o individuos, la amenaza desaparece y la televisión nos permite viajar a esos lugares, para entretenimiento, sorpresa o emoción compasiva, que rara vez se convierte en solidaridad real. La televisión pública española no se libra de los fenómenos propios de la neotelevisión.

Los estudiosos de la globalización y, especialmente, los que pertenecen a la escuela crítica, están de acuerdo en que las empresas transnacionales son la punta de lanza de la presente globalización. En el caso estudiado esa información es mínima. Quiere esto decir que la televisión pública atiende muy poco a los fenómenos económicos que conforman la globalización, sin los que no se pueden entender temáticas representadas ampliamente, como la inmigración. Apunta este dato a una perversión común en los medios que es la de no remontarse a las causas de los acontecimientos. Hay que decir, sin embargo, que desde un punto de vista audiovisual es difícil representar movimientos que no tienen apenas visibilidad, salvo que cursen conflictivamente como las protestas por deslocalizaciones industriales, o, como ha sido el caso en la muestra estudiada, fusiones de empresas transnacionales, informaciones tratadas, además, muy episódicamente.

A la vista de estas conclusiones pueden sentarse nuevas hipótesis para ser verificadas en estudios más amplios de carácter comparativo entre distintas televisiones. La nueva configuración de la información internacional cumpliría las siguientes hipótesis.

Hipótesis 1 - Predominio de la información de estricto enfoque nacional. La información de enfoque nacional es preponderante. Si la información del mundo estuviera por debajo de un 20% indicaría que ese enfoque nacional se convierte ya en nacionalista o provinciano.

Hipótesis 2 - Relativa decadencia de la información internacional clásica. La información internacional clásica sigue teniendo un peso decisivo en la forma de representar el mundo, pero muestra un constante declive a favor de la información de orientación global, glocal y transnacional.

Hipótesis 3 - La información glocal en auge. La televisión glocal estaría más presente en las televisiones privadas que en las públicas, pero en todas ellas tendría un crecimiento constante.

Hipótesis 4 - Irrelevancia de la información transnacional. Escasa presencia de la información sobre empresas e instituciones económicas transnacionales, flujos financieros e interdependencia económica.


6. Bibliografía

Beck, U. (2002): “The cosmopolitan society and its enemies”. Theory, Culture & Society 19 (1), pp. 17-44.

---- (2003): “Rooted cosmopolitanism: emerging from a rivalry of distinctions”, en Beck, U.; Sznaider, N.; Winter, R (ed). Global America?: the cultural consequences of Globalization. Liverpool: Liverpool University Press, pp. 15-29.

Colombo, F. (1997): Últimas noticias sobre el periodismo. Barcelona: Anagrama.

Díaz Arias, R. (2005): “La primera edición del telediario de TVE, un clásico de éxito”, en Vega Martín Lunas (ed), en Muestra del panorama actual sobre los contenidos en la radio y la televisión españolas. Madrid: Universidad Complutense, pp. 111-118.

Galtung, J. y Ruge, M. H. (1965): “The structure of foreign news”, Journal of Peace Research, vol. 2, nº 1, pp. 64-91.

Galtung, Johan (1971): “A structural theory of imperialism”, Journal of Peace Research, vol. 8, nº 2, pp. 81-117.

Hamelink, Cees J. (1994): The politics of world communication, Londres: Sage.

---- (1997): “New information and communication technologies, social development and cultural changes”, UNRISD Discussion Paper nº 86, extraído 5-03-07 de http://www.unrisd.org/80256B3C005BCCF9/(httpAuxPages)/398D6A861127084780256B640051A497/$file/dp86.pdf

---- (1999): “ICTS and social development: the global policy context”, UNRISD Discussion Paper nº. 116.

Hamilton, J. M. y Jenner, E. (2004): “Redefing foreign correspondence”. Journalism, vol. 5 (3), pp. 301-321.

Held, D.; McGrew, A.; Goldblatt, D.; Perranton, J.; (1999): Global transformations: politics, economics and culture, Stanford Calif. : Stanford University Press.

Held, D. y McGrew, A. (2007): Globalization/Anti-Globalization. Oxford: Polity.

Kalyango Jr., Y. (2006): “Media framing of tyrannical and egalitarian eras: a content analysis of the New York Times coverage”. Reunión de la International Communication Association, Dresde, 16 de junio 2006, extraído el 3-3-07 de http://www.allacademic.com/meta/p92359_index.html

León Gross, T. (2006): “La agenda de los noticiarios”, en Díaz Nosty, Bernado (dir), Medios de comunicación. Tendencias 2006, Madrid: Fundación Telefónica, pp. 271-279.

Miles, H. (2005): Al Jazeera: How arab tv news challenged the world. Londres: Abacus.

Murciano, M. (1992): Estructura y dinámica de la comunicación internacional. Barcelona: Bosch.

---- (1994): “Lo global y lo local en las estructuras de comunicación internacionales” en Telos nº 37, suplemento monográfico de la UIMP nº 41, extraído el 20-11-06 de: http://www.campusred.net/telos/anteriores/suplementos/index_suplemento_37.htm

Nossek, H. (2004): “Our news and their news”. Journalism, Vol. 5 (3), pp. 343–368.

Norris, P. (1999): “Global communication and cultural identities”. Press/Politics 4(4), pp- 1-7.

Pestano Rodrígez, José (2008): "Tendencias actuales en la estructura y contenidos de los informativos de televisión”. Revista Latina de Comunicación Social, 63, páginas 453 a 462. La Laguna (Tenerife): Universidad de La Laguna, recuperado el 23-11-08 de http://www.ull.es/publicaciones/latina/08/38_795_60_TV/Jose_Pestano_Rodriguez.html

Robertson, R. (1995): “Glocalization: Time-space and Homogeneity- heterogeneity” en Featherstone et alt (ed), Global Modernities. Londres: Sage. pp. 25-44.

Ruigrok, N. y van Atteveldt, W. (2007): “Global Angling with a Local Angle: How U.S., British, and Dutch Newspapers Frame Global and Local Terrorist Attacks". Press / Politics, vol. 12 (1), pp. 68-90.

Schiller, H. I. (1976): Comunicación de masas e imperialismo yanqui. Barcelona: Gustavo Gili.

Soengas, X. (2005): “Los contenidos informativos en las televisiones generalistas”. Ámbitos, nº 13-14, pp. 59-77.

---- (2007): “La información en televisión: espectáculo y realidad manipulada”. Icono 14, nº 9, extraído el 16-10-08 de http://www.icono14.net/revista/num9/articulos/04.pdf

Thompson, C. J. y Zeynep A. (2004): “The Starbucks Brandscape and Consumers’ (Anticorporate) Experiences of Glocalization”. Journal of Consumer Research, diciembre, pp. 63-642.

Vázquez, E. (2007): “Al Jazira Internacional, en busca de su identidad”. Cuadernos de Periodistas (Asociación de la Prensa de Madrid), nº 10, abril 2007, pp. 79-89.


7. Notas

[1] “…los desarrollos culturales vienen marcados por dos tendencias: una hacia una forzada globalización (homogeneización de todas las formas de vida en el molde de la McDonalización), y otra hacia una agresiva tribalización cultural (fragmentando las comunidades culturales en células fundamentalistas con poco o ningún entendimiento entre las distintas tribus)” (Traducción propia).

[2] Un resumen puede verse en Nossek (2004: 346).

[3] La colonización cultural no afecta sólo a los países del sur. El alto nivel cultural de los países nórdicos y el dominio del inglés por parte de su población es, paradójicamente, factor de colonización cultural. En la televisión de Suecia. las producciones en inglés, sin doblaje, dominan ya sobre las producciones en sueco. Según el estudio del periodista Kent Asp, la disminución de las horas de emisión en sueco en las cadenas públicas entre 1998 y 2006 fue de un 14% en informativos, de un 35% en ficción y de un 26% en entretenimiento (The Local, 11-10-07, extraído el 13-10-07 de http://www.thelocal.se/8755/20071011/).


FORMA DE CITAR ESTE TRABAJO EN BIBLIOGRAFÍAS:

Díaz Arias, Rafael (2009): Localización de la información internacional en un mundo global. Revista Latina de Comunicación Social, 64, páginas 385 a 395. La Laguna (Tenerife): Universidad de La Laguna, recuperado el ___ de ________ de 2_______, de http://www.revistalatinacs.org/09/art/31_830_54_UCM/Rafel_Diaz_Arias.html
DOI:10.4185/RLCS-64-2009-830-385-395