Revista Latina de Comunicación Social 62 enero – diciembre de 2007

Edita: LAboratorio de Tecnologías de la Información y Nuevos Análisis de Comunicación Social
Depósito Legal: TF-135-98 / ISSN: 1138-5820
Año 10 – 2ª época - Director: Dr. José Manuel de Pablos Coello, catedrático de Periodismo
Facultad de Ciencias de la Información: Pirámide del Campus de Guajara - Universidad de La Laguna 38200 La Laguna (Tenerife, Canarias; España) - Teléfonos: (34) 922 31 72 31 / 41 - Fax: (34) 922 31 72 54


Investigación

FORMA DE CITAR ESTE TRABAJO EN BIBLIOGRAFÍAS, SEGÚN LA APA:

León Duarte, G. A. (2007). Estrategias y prácticas científicas de las revistas científicas latinoamericanas de la comunicación. Una aproximación a sus características estructurales. Revista Latina de Comunicación Social, 62. Recuperado el x de xxxx de 200x de: http://www.ull.es/publicaciones/latina/200704LeonDuarte.htm

[Revisora / revisor: Este artículo, además de ser idóneo para una publicación como Revista Latina de Comunicación Social, es el resultado del seguimiento de un estudio realizado entre enero de 1997 y diciembre de 2005, por consiguiente, es pues, un trabajo de seguimiento que expone con claridad algunas estrategias y prácticas científicas que definen la producción de conocimiento en comunicación de tres destacadas revistas científicas en Latinoamérica: Diálogos de la Comunicación, Comunicación y Sociedad y Signo y Pensamiento; como resultado, expone dos grandes tendencias en la producción científica del área: 1ª) la aplicada a la comunicación de medios y 2ª) la investigación de la comunicación propiamente académica. Es, por demás, un trabajo que merece ser leído con sumo detalle.]


Estrategias y prácticas científicas de las revistas científicas latinoamericanas de la comunicación. Una aproximación a sus características estructurales

Scientific Strategies and practices in Latin American Scientific Communication Reviews. An approach to their structural features

Artículo recibido el 15 de diciembre de 2006
Sometido a pre-revisión (Comité de Redacción) el 17 de diciembre de 2006
Enviado a revisión el 20 de diciembre de 2006
Aceptado el 20 de febrero de 2007
Publicado el 25 de febrero de 2007

Dr. Gustavo A. León Duarte © [C. V.]
Profesor Investigador Titular en el Departamento de Ciencias de la Comunicación Universidad de Sonora, México.
Doctor en Periodismo y Ciencias de la Comunicación por la Universidad Autónoma de Barcelona
gustavol@guaymas.uson.mx

 

Resumen: La producción científica de las revistas aquí analizadas destaca la existencia de una perspectiva de estudio especializada y dominante en el campo de la investigación latinoamericana en comunicación en los últimos años. Esta perspectiva de estudio tiene claramente dos tendencias de abordaje práctico. Una tendencia es la que se debate en la investigación aplicada a la comunicación en medios, donde existe la predominancia de dos líneas particulares de estudio y hoy quizás convertidas en las dos principales vertientes de estudio dentro de la investigación latinoamericana de la comunicación. Por otro lado, se enfatiza la investigación de la comunicación propiamente académica, donde, en líneas generales, su idea de construcción se retroalimenta desde una particular perspectiva de estudio de la comunicación que, sin lugar, a dudas es análoga a lo que plantean y demandan por separado y con distintos matices dos de las principales iniciativas institucionales y colectivos académicos que generan hoy en día el Pensamiento Latinoamericano de la Comunicación (PLC): La llamada Escuela Latinoamericana de la Comunicación (ELACOM) y la Asociación Latinoamericana de Investigadores de la Comunicación (ALAIC).

Palabras clave
: Investigación en comunicación - campo académico - América Latina.

Abstract: The scientific production of the magazines here analyzed emphasizes the existence of a specializing and dominant perspective of study in the field of the Latin-American research in communication in the last years. This perspective of study has clearly two trends of practical boarding. A trend is the one that is debated in the research applied to the communication in means, where there exists the predominance of two particular lines of study and today probably turned into both principal slopes of study inside the Latin-American research of the communication. On the other hand, there is emphasized the research of the properly academic communication, where, in general lines, his idea of construction it develops from a particular perspective of study of the communication that no doubt is analogous to what they raise and demand separately and with different shades two of the principal institutional initiatives and collective academic that generate nowadays the Latin-American Thought of the Communication (PLC): The called Latin-American School of the Communication (ELACOM) and the Researcher Latin-American Association of the Communication (ALAIC).

Key Words: Research in communication - academic field - Latin America.

Sumario: 1. Presentación. 2. Sobre las revistas y la producción científicas analizada. 3. Estrategias y prácticas científicas en las revistas científicas latinoamericanas de la comunicación. 4. Conclusiones. 5. Bibliografía. 6. Notas

Summary: Summary: 1. Introduction. 2.On reviews and analyzed scientific production. 3. Scientific Strategies and practices in Latin American Scientific Communication Reviews. 4. Conclusions. 5. Bibliographi. 6. Notes

1.- Introducción

En este texto pretendo formular, con una cierta amplitud, algunas de las estrategias y prácticas científicas que definen a la producción de conocimiento en comunicación en algunas de las más destacadas revistas científicas de la comunicación en América Latina. La finalidad práctica del estudio centra la atención en tratar de establecer una aproximación al tipo de conocimiento comunicativo que identifica a las revistas estudiadas. Asimismo, en tratar de definir cuáles son y en qué consisten las características estructurales que pueden distinguir a los distintos desarrollos ético-epistemológicos de conocimiento que le son propios a las revistas analizadas. Particularmente, los elementos y preguntas que aquí interesa conocer y, por tanto, que habrán de hacer sentido y centrar la voluntad de saber en el análisis de las estrategias y prácticas científicas de la comunicación en las revistas de comunicación analizadas son: ¿Hacia qué tipo de personas, centros o instituciones centra la atención el/la autor(a) del texto? ¿Qué se dice de ellos? ¿A qué lugar(es) y contexto(s) cultural, social, económico, político, comunicacional e ideológico se dirige el/la autor(a) en el texto? ¿Cuál es el significado y el sentido de la comunicación en el texto bajo estudio? ¿Cuáles son razonamientos teóricos-conceptuales y metodológicos con los que el/la autor(a) del texto hace ver y valer su posición en el estudio de la comunicación? ¿Cuáles son las propuestas teóricas-metodológicas particulares que explicita en el texto? ¿Con qué sistema de valores se identifican los y las autores(as) de los artículos que publican las revistas latinoamericanas en comunicación? ¿Cuáles son las posturas éticas y políticas que son consideradas como válidas académicamente en los textos? ¿A qué o a quién se critica y/o excluye en el artículo bajo estudio? ¿Existe acaso alguna característica estructural en la investigación en comunicación que es distintiva de la producción científica que divulgan las revistas? ¿Entre las revistas de comunicación examinadas existen características que permiten distinguirlas unas de otras? Si es así, ¿Cuáles son?

En el tratamiento metodológico de la información, se partió por entender que la obra bajo análisis, más delante comentada, supone centrar la voluntad de saber sobre el establecimiento de relaciones teóricas y prácticas específicas que permiten una aproximación a la comprensión de las características estructurales que definen la producción de su conocimiento como una práctica científica, tratada aquí como un proceso histórico de conocimiento y re-conocimiento de sus agentes e instituciones. En este sentido, el amarre de la mirada analítica se enfocó sobre cinco categorías de análisis o constructos teóricos-conceptuales que interesa observar, sistematizar y analizar; a saber: 1). Quién es el autor, a quién(es) se dirige, quiénes son los protagonistas del texto, qué se dice de ellos, a qué realidad y contexto se dirige; 2). Cómo se entiende y desde dónde se estudia la comunicación; 3). Cuál(es) es la propuesta teórica y metodológica que aporta al estudio de la comunicación y cuál la característica del conocimiento empírico que de ella emerge; 4). Cuál(es) es la afirmación ética-política de la propuesta; y, 5). Cuáles son los procedimientos de exclusión, de crítica y opacidad del texto. El proceso de vincular conceptos abstractos con indicadores empíricos se realizó mediante un plan organizado para analizar y sistematizar la información específica que interesó conocer dentro del conjunto de obras bajo estudio. Para dar cuenta de manera clara y puntual de las anteriores categorías, se construyó una metodología particular, relativamente sencilla y práctica de operar, la cual incluyó un instrumento de registro, identificación y clasificación de las categorías de análisis. La metodología, a la que hemos de identificar aquí como Metodología para Identificar las Características Estructurales del Conocimiento Comunicativo (MICECC), tuvo como objetivo observar, identificar y sistematizar las características estructurales que son propias de las revistas científicas de la comunicación analizadas . Un primer interés central que motivó el estudio de la producción científica que divulgan las revistas de comunicación en Latinoamérica fue el periodo de tiempo a examinar. El espacio temporal seleccionado para examinar las revistas fue de nueve años: entre enero de 1997 y diciembre de 2005. Un segundo interés central fue el determinar, en función de los objetivos buscados, qué tipo de revistas de la comunicación podrían ser objeto de estudio. Dentro del amplio universo de revistas latinoamericanas de la comunicación, se optó por una primera pre-selección de revistas en base a tres parámetros generales: 1). Que la revista seleccionada tuviera una historia sólida y especializada de al menos 15 años en el campo de estudios; 2). Que la revista fuera conocida y reconocida por los agentes que producen conocimiento al interior del campo, lo que supone tener obra publicada y que la revista seleccionada fuera una referencia histórica directa de las y los agentes del campo de estudios de la comunicación en América Latina; y, 3). Que una parte significativa de la producción de los artículos de la revista en el periodo de estudio se concentrará entorno a la reflexión de las cuestiones relativas a la producción de conocimiento en el campo de estudios de la comunicación en Latinoamérica. Las revistas científicas que se incluyen en el presente estudio son tres: a). La revista Diálogos de la Comunicación; b). La revista Comunicación y Sociedad, y, c). La revista Signo y Pensamiento.

2. Sobre las revistas y la producción científicas analizada

La revista Diálogos de la Comunicación es un órgano de publicación oficial de la Federación de Latinoamericana de Facultades de Comunicación Social (FELAFACS) y, por lo tanto, de las y los miembros que la integran. En buena medida, es justamente por ello, que la revista Diálogos de la Comunicación se convirtió desde prácticamente su nacimiento (1987) en un medio acreditado y ampliamente conocido en el campo de la comunicación en América Latina; es decir, porque desde su origen, la revista Diálogos de la Comunicación ha venido a difundir y fortalecer no nada más las políticas de desarrollo de la enseñanza y la práctica profesional de la comunicación que la FELAFACS ha promovido en la región sino a difundir las prácticas y los productos de investigación de sus miembros y asociaciones afiliadas. La revista Diálogos de la Comunicación ha sido históricamente uno de los medios principales de circulación de trabajos de investigación de prácticamente todos los países de América Latina. De acuerdo con Godoy (Godoy, 2006: 92), los países latinoamericanos que concentran la mayor cantidad de registros de publicación entre 1987 y 2003 son: México, Argentina, Colombia, Brasil, Perú y Chile con un 85.7% de las producciones procedentes de la región y con un 71.5% de las publicaciones totales en el periodo (Godoy, 2006: 92).

También, desde fines de la década de los 80 y hasta hoy en día, pocos son los agentes del campo académico de la comunicación que ponen en duda que la revista Comunicación y Sociedad haya consolidado su posición como una de las principales revistas científicas de la comunicación en México y en Latinoamérica. El consenso simbólico de su consolidación seguramente se sostiene por varias situaciones y cuestiones de carácter histórico que son propias de la transformación institucional del campo, como de la fragmentación que ha vivenciado la investigación de la comunicación en México. Sin embargo, quizás la posición consolidada de Comunicación y Sociedad principalmente se sostiene porque se nutre de la producción generada por un conjunto específico de investigadores(as) que gozan de cierto nivel de reconocimiento por sus prácticas científicas, tratada aquí como un proceso histórico de conocimiento y re-conocimiento. En las producciones que publica Comunicación y Sociedad, es notoria la alta la correspondencia que tienen con la “elite” del capital científico mexicano del campo de la comunicación, pues, de los 171 textos de origen nacional que tiene publicados la revista Comunicación y Sociedad entre 1989 y 2004, 90 de ellos provienen de especialistas pertenecientes al Sistema Nacional de Investigadores (SNI), un programa de estímulos a la investigación científica que implementa el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología de México (CONACYT).

Por otro lado, dentro del universo latinoamericano de revistas especializadas en el ámbito, la revista Signo y Pensamiento se distingue por varias cuestiones propias que no tienen porque ser extrañas o ajenas a cualquier otra publicación. Entre otras cuestiones distintivas que en nuestra opinión han marcado la producción de Signo y Pensamiento se destacan su ininterrumpida trayectoria como una publicación especializada en comunicación durante un cuarto de siglo; sus pertinentes y autorizados contenidos referidos a la producción y reproducción de la comunicación en Colombia y América Latina; y, la visión por convertirse, precozmente, en un órgano de participación y publicación internacional de pares académicos y, por tanto, en un medio de referencia y debate destacado para la comunidad hispanoamericana de la comunicación. Sin embargo, quizás son dos los rasgos que pueden caracterizar mejor y desde su fundación a la revista Signo y Pensamiento: por un lado, el sentido y significado que le atribuyen a la comunicación y a su investigación tanto los editores institucionales como, en gran medida, los propios investigadores e investigadoras que publican en Signo y Pensamiento. Por otro, y como consecuencia directa de lo antepuesto, el frenesí, siempre manifiesto, del compromiso ético político que invariablemente debe comportar la investigación en comunicación.

A partir de la selección de las revistas, un tercer elemento que configuró el estudio fue determinar la muestra del universo de la producción total de artículos de las tres revistas. Se optó, en primer término, por fijar de entrada un elemento discriminatorio de carácter general: retirar del universo final todos aquellos textos presentados por autores de origen no latinoamericano así como aquellos que ya habían sido examinado en estudios previos del autor (LEÓN, 2005; 2005a; 2006; 2006b). En segundo término, se optó por fijar tres indicadores específicos para determinar la muestra final: a). Seleccionar todas aquellas producciones textuales cuyo objeto o tema de estudio incluyera a la investigación de la comunicación en América Latina o en algún país o sub-región de esta (aquí se incluyen la dimensión teórica-metodológica y las tendencias empíricas de la investigación así como la reflexión discursiva y la exposición de técnicas de investigación de diversa índole); b). Seleccionar todas aquellas producciones textuales cuyo objeto o tema de estudio incluyera la fundamentación ética-política de la comunicación en América Latina o en algún país o sub-región de esta; y, c). Seleccionar todas aquellas producciones textuales cuyo objeto o tema de estudio incluyera alguna reflexión sobre la crítica al estado del conocimiento en el campo de la comunicación en América Latina o en algún país o sub-región de esta. Entre enero de 1997 y diciembre de 2005, las tres revistas seleccionadas han publicado un total de 504 artículos. De estos, las tres revistas han divulgado específicamente 77 artículos que tienen como objeto principal de análisis el campo académico de la comunicación bajo tres vertientes principales: a). La investigación de la comunicación en América Latina; b). La dimensión ética-política de la comunicación en América Latina, y, c). La reflexión discursiva y la exposición crítica al estado del conocimiento en el campo de la comunicación en América Latina. Las 77 producciones representan el 15.3% del total de los artículos publicados por las tres revistas durante los ocho años de estudio. En el Cuadro No. 1 se muestra que, por lo general, las publicaciones seleccionadas en las revistas presentan una distribución casi uniforme a lo largo del periodo de estudio. Como se observa, el periodo de análisis temporal seleccionado es de nueve años, entre enero de 1997 y diciembre de 2005. El listado y las referencias completas de los 77 artículos analizados se describen en el apartado bibliográfico.

Cuadro 1. Artículos y revistas de Comunicación seleccionadas

 

Fecha de edición

Revistas y número de artículos

 

Total

Diálogos de la Comunicación

Comunicación y Sociedad

Signo y Pensamiento

Enero-Junio de 1997

0

3

0

3

Julio-Diciembre de 1997

2

14

5

21

Enero-Junio de 1998

1

0

1

2

Julio-Diciembre de 1998

0

1

1

2

Enero-Junio de 1999

0

0

0

0

Julio-Diciembre de 1999

3

1

0

4

Enero-Junio de 2000

0

0

3

3

Julio-Dic. de 2000

6

2

0

8

Enero-Junio de 2001

0

0

1

1

Julio-Dic. de 2001

10

0

1

11

Enero-Junio de 2002

0

0

2

2

Julio-Dic. de 2002

2

0

0

2

Enero-Junio de 2003

2

0

0

2

Julio-Dic. de 2003

2

0

2

4

Enero-Junio de 2004

0

1

4

5

Julio-Dic. de 2004

0

0

2

2

Enero-Junio de 2005

0

2

1

3

Julio-Dic. de 2005

1

1

0

2

Totales: 8 años

29

25

23

77

Fuente: Elaboración propia en base a datos de Diálogos de la Comunicación (1997-2005);
Comunicación y Sociedad (1997-2005) y Signo y Pensamiento (1997-2005).

En los 77 artículos seleccionados participan 64 académicos(as), investigadores(as) y especialistas de la comunicación. El 47% de los textos son producidos por mujeres investigadoras o académicas de la comunicación. La participación por instituciones académicas y de investigación proviene principalmente de: 1). El Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Occidente, en México; 2). La Pontificia Universidad Javeriana, en Colombia; 3). La Universidad de São Paulo y la Universidad Metodista de São Paulo, en Brasil; 4). La Universidad de Buenos Aires, en Argentina y, 5). La Universidad de Lima, en Perú. La participación global por países proviene de autores(as) que son originarios y/o residen en diez países latinoamericanos. No obstante, la mayor participación proviene fundamentalmente de México, con un 42% de la producción total; Colombia, con un 19.5% y Brasil, con un 12.5%. (Cuadro No. 2).

Cuadro 2. Origen y número de artículos por revista

Revista

México Argentina Brasil Colombia Venezuela Chile Puerto Rico Perú Uruguay Bolivia
Diálogos de la Comunicación 8 5 4 4 3 2 1 1 0 0
Comunicación Social 17 0 3 1 1 0 0 0 0 0
Signo y Pensamiento 5 2 2 9 1 11 0 0 1 1
Total 31 8 9 14 3 3 1 1 1 1
Fuente: Elaboración propia en base a datos de Diálogos de la Comunicación (1997-2005); Comunicación y Sociedad (1997-2005) y Signo y Pensamiento (1997-2005).

Los temas y objetos de investigación que desarrollan las 77 contribuciones seleccionadas se distribuyen dentro del periodo de estudio de la siguiente manera: a). La investigación de la comunicación en América Latina con un 43% de los casos analizados; b). La fundamentación ética-política de la comunicación en América Latina con un 26.4% de los casos; y, c). La crítica al estado del conocimiento en el campo de comunicación en América Latina con un 30.6% de los casos restantes examinados. (Cuadro No. 3).

Cuadro 3. Distribución general de artículos por temas y años

Número de artículos Distribución de temas Distribución años

31

Investigación de la Comunicación 97, 98,99,00,02,03,0,05

19

Fundamentación Ética-Epistemología 97,99,00,01,03,04

22

Campo de la Comunicación 97,99,00,01,02,03,04,05

Total 72 artículos

3 temas 8 años
Fuente: Elaboración propia en base a datos de Diálogos de la Comunicación (1997-2005); Comunicación y Sociedad (1997-2005) y Signo y Pensamiento (1997-2005).



3. Estrategias y prácticas científicas en las revistas científicas latinoamericanas de la comunicación

De una década a esta parte, la producción científica en comunicación que publican las revistas de comunicación en Latinoamérica ha representado una buena línea de análisis para aproximarse a conocer las estrategias y prácticas científicas que comporta la investigación latinoamericana en comunicación. En tanto fuente de información y divulgación de la investigación en comunicación, los 77 artículos de las revistas de comunicación analizadas encarnan igualmente una perspectiva de análisis complementaria a la producción científica con la que actualmente se identifican dos frentes y colectivos representativos del PLC: por un lado, a la producción científica que simboliza a la llamada Escuela Latinoamericana de la Comunicación (ELACOM) y, por otro, a la producción científica que genera la Asociación Latinoamericana de Investigadores(as) de la Comunicación (ALAIC). La producción científica de las revistas seleccionadas en este apartado, deja claro que sus fuentes y agentes de producción son, por lo general, distintas a las que comprende la iniciativa ELACOM, más no así, del colectivo y la producción científica que identifica a la ALAIC (León, 2006a). Sin duda, la principal distinción que existe entre la investigación en comunicación que trascienden por separado revistas y la llamada ELACOM, recae en los discursos textuales que uno y otro hacen suyos: mientras en la producción de la ELACOM se priorizan los y las protagonistas, los procesos y las condiciones históricas que marcan los distintos periodos y rasgos de identidad en el PLC, en la producción de las revistas lo que esencialmente prevalece es el desarrollo presente y prospectivo de los procesos de producción y reproducción de la comunicación en Latinoamérica.

Efectivamente, en la producción científica que identifica a las revistas de comunicación analizada, los contextos sociales y regionales a los que se dirigen los estudios publicados habitan generalmente en dos vertientes y énfasis de investigación: por un lado, la que ubica como objeto de estudio a los contextos presentes (y prospectivos) aplicados en los procesos de enseñanza y la formación profesional de la comunicación en América Latina; y por otro, la que ubica a los distintos contextos latinoamericanos aplicados a los procesos y condiciones de producción de conocimiento en comunicación.

Otra distinción relevante que en términos generales parece quedar clara en la producción científica de las revistas analizadas es la existencia de una perspectiva de estudio especializada y dominante en el campo de la investigación latinoamericana en comunicación en los últimos años. Esta perspectiva de estudio tiene claramente dos tendencias de abordaje práctico. Una tendencia es la que se debate en la investigación aplicada a la comunicación en medios, donde existe la predominancia de dos líneas particulares de estudio y hoy convertidas, quizás, en las dos principales vertientes de estudio dentro del área y en la región latinoamericana. Por otro lado, se enfatiza la investigación de la comunicación propiamente académica, donde, en líneas generales, su idea de construcción se retroalimenta desde una particular perspectiva de estudio de la comunicación que sin lugar a dudas es análoga a lo que plantean y demandan por separado y con distintos matices las producciones científicas de la ELACOM y la ALAIC. También subsiste con bastante claridad en las 77 contribuciones estudiadas de las revistas seleccionadas, un hecho distintivo que define una de las características estructurales de las revistas bajo estudio: en las revistas científicas de la comunicación existen diferentes intereses de investigación y, por tanto, distintas preocupaciones y temas de estudio. Queda claro que los tres principales temas de intereses que sirven de partida para desarrollar la gran mayoría de las producciones discursivas en las revistas son: a). Los procesos de globalización y el desarrollo presente de la comunicación social en América Latina; b). Los impactos actuales y prospectivos que genera (o puede generar) la sociedad de la información en Latinoamérica, y, c). El estatuto que deben comportar los estudios latinoamericanos de la comunicación ante los nuevos modelos de sociedad y la ya reiterada “crisis” de las ciencias sociales.

Otra característica de carácter general que revela de manera casi unánime la producción científica de las revista de comunicación estudiadas es cómo se define el sentido del campo de la comunicación en América Latina en tanto campo de construcción de conocimiento: el campo de estudios de la comunicación es un campo de producción de conocimiento especializado en una sociedad en la que los procesos de comunicación han pasado a ser procesos constitutivos de los nuevos modelos de sociedad. A nuestro entender, es quizás este punto (la definición práctica del campo) desde donde parte la diferencia central entre las características estructurales que definen a la producción científica de las revistas y la iniciativa ELACOM. Esta diferencia es fundamental puesto que se materializa principalmente en la perspectiva epistemológica y, por tanto, teórica-metodológica. La producción científica de las revistas generalmente busca articular precisamente los procesos de construcción de conocimiento en comunicación con los procesos constitutivos que definen a los actuales modelos de sociedad. Su enunciación siempre parte de contextos teóricos metodológicos que son definidos a partir de un enfoque multi y transdisciplinar. Según hemos podido comprobar en no pocos artículos analizados en el presente estudio, la perspectiva multidisciplinar se justifica en tanto enfrenta la pérdida de certidumbre teórica en las ciencias sociales en general y en los estudios de la comunicación en particular. Además, que posibilita la apertura de una visión de conocimiento no fragmentada ni separada por disciplinas en los problemas que abordan. Por ejemplo, una propuesta epistemológica típica es aquella que reclama la post-disciplinarización de los estudios de la comunicación en Latinoamérica, entendiendo por este movimiento la superación de los límites entre especialidades cerradas y jerarquizadas, y al establecimiento de un campo de discursos y prácticas sociales cuya legitimidad académica y social dependa básicamente de la profundidad, extensión, pertinencia y solidez de las explicaciones que produzca (Fuentes, 1997).

Otra característica estructural de las revistas de comunicación seleccionadas es el permanente reconocimiento autocrítico de sus autores(as) frente a los problemas y retos disciplinares y post-disciplinares que enfrenta actualmente la investigación latinoamericana en comunicación. Entre los problemas advertidos, conviene destacar la insuficiencia de los recursos teóricos-metodológicos necesarios para estudiar los fenómenos sociales asociados con las tecnologías o la urbanización contemporánea, y la obstinada pretensión por buscar instrumentos cognitivos para construir objetos comunicativos de carácter hibrido y multidisciplinares. El principal reto quizás se concretiza en el ámbito de la teorización de la práctica de la investigación científica y que, en opinión de algunos autores como Fuentes (1997; 2004; 2005) y Martín Barbero (1997a; 2003), aparece como esencial para relacionar la investigación en comunicación con los postulados teóricos y la generación de datos empíricos. Una práctica científica estructural más se define a partir de las dos características anteriores. Tiene que ver con el significado mismo de la comunicación como tema y objeto de estudio. De acuerdo con la producción de las revistas analizadas, dos son las aproximaciones de abordaje dominantes que definen a la comunicación en tanto objeto de investigación. Por un lado, la comunicación como un medio potencial que puede posibilitar la construcción de agendas sociopolíticas y estructurales de media y larga duración. Por otro, el sentido de la comunicación que refiere a algo más que el significado literal y mediático: entender la comunicación como una mediación constitutiva de un proyecto social en y mediante la producción social de sentido. Contrariamente a lo que refieren determinadas posiciones y estrategias científicas al interior del campo y concretamente en algunas de las producciones textuales de las revistas citadas, estas aproximaciones dominantes no representan contradicción alguna; tampoco tienen porque representar la siguiente determinación fundamental observada en más de uno de los estudios analizados: o predominan los actores y la producción social de sentido, o bien las estructuras y los condicionamientos de corte instrumental.

En nuestra opinión, lo que posiblemente si es significativo, significante y, en cierta medida, preocupante, es que en una y otra no siempre existe un enfoque integral interdisciplinario adecuado, sea el sentido aplicado a estudios de formación profesional, sea para estudios de investigación en comunicación propiamente. En el contexto de un enfoque multidisciplinar y un discurso científico de la comunicación consistente, un enfoque integral interdisciplinario adecuado se produce cuando la investigación empírica que se desarrolla en el campo de la comunicación reingresa al cuerpo teórico de conocimientos, recontribuyendo tanto a su reconceptualización como a fortalecer los constructos teórico-metodológicos (Reguillo, 1997, 2002).

En este estudio aproximativo también ha quedado aclarada una práctica científica estructural más que define a la producción científica de las revistas. Es una característica que además es específica y distinta a la producción de conocimiento que identifica a la llamada ELACOM y la ALAIC: el sentido de la comunicación dentro del ámbito de la investigación. El sentido se afirma por la necesidad de producir un discurso científico desde la comunicación pero no en función de un paradigma disciplinario, sino desde un campo de problemas que, trabajados de manera articulada y multidisciplinariamente, pueden rescatar la especificidad comunicativa de los procesos sociales que se abordan. Algunos ejemplos de ello son expuestos por los estudios de Martín Barbero (1997, 1997a, 2003), Camacho (2001), Vassallo (1999), Krohling (2003), Reguillo (1997, 2002), Orozco (1997) y de la Torre (1997). Dentro del contexto propio del campo, existen algunas iniciativas importantes para matizar esta última característica estructural y para otorgarle a la comunicación un sentido puntual. Dentro del ámbito de la formación profesional, por ejemplo, el significado de la comunicación se materializa como dimensiones cognitivas que deben componer un plan de estudios (Marques de Melo, 2001). A saber: 1). Mediante el o los conceptos de comunicación que demarquen la identidad del campo profesional y de los respectivos segmentos ocupacionales; 2). Mediante los procesos mediáticos que configuran la producción, difusión y evaluación de los bienes culturales correspondientes a cada segmento ocupacional (rutinas, lenguajes, métodos, instrumentos, etc.); y, 3). Mediante los contenidos culturales que dan sentido a los mensajes implícitos en los bienes simbólicos construidos y/o difundidos por las industrias y servicios mediáticos.

Sin lugar a dudas, el sentido y significado de la comunicación (y de su investigación) más distintivo y relevante en estas fechas en América Latina se fragua bajo dos perspectivas de estudio dominante en la producción científica de las tres revistas de comunicación analizadas. Como ya anotábamos, dos son las perspectivas de estudio que tiene claramente dos tendencias diferenciadas en su abordaje práctico en tanto ambas se aplican a la comunicación en medios: por un lado, los Estudios sobre Recepción de Medios (ERM) y, por otra, los Estudios sobre el Consumo Cultural de los Medios (ECC). Una primera cuestión central que sirve de partida para identificar a los ERM es cómo se auto-conciben en tanto se desmarcan de otras corrientes de estudio que involucran tanto a medios como sujetos sociales (Sunkel, 2004). Según estudios realizados por Orozco (2000), uno de los aspectos centrales de la comprensión de la mediación en América Latina es concebirla como el lugar desde donde se produce el sentido en los procesos comunicativos. Este lugar, la mediación, destaca como un componente activo y estructurante de estos. La mediación, al quitarle protagonismo al medio de comunicación, se distancia de la tradición conceptual que asume a la recepción como una etapa más del proceso lineal de producción-transmisión-recepción de información. Al trasladar los ERM a la recepción del ámbito de la cultura y a las prácticas y contextos socioculturales específicos de los sujetos comunicativos, el referente mediático ya no es determinante, sino sólo una mediación más del proceso comunicativo. La diversidad de la causalidad de las mediaciones junto a la incidencia múltiple en las audiencias, ha generado algún tipo de obligación en los y las estudiosas latinoamericanas de la comunicación por tratar de repensar, imaginar y ensayar nuevos tipos de metodologías para captar todo tipo de aspectos emotivos que entran en juego (en tanto influencian y condicionan) en los procesos de recepción mediática. Para Orozco (2000) y Vassallo (1997), las nuevas estrategias metodológicas que se han creado durante los noventa rebasaron las técnicas de investigación usuales y combinaron no sólo lo cuantitativo y lo cualitativo, sino otras técnicas expresivas (dibujos), psicológicas (psicodramas) y participativas (análisis de demanda mediática de los receptores). Tal y como se señaló anteriormente, aquí también el enfoque epistemológico presenta como característica central la integración de las estrategias metodológicas y complejas bajo una perspectiva plenamente multidisciplinar.

El supuesto epistemológico con el que se auto-definen los ERM es que los procesos de recepción de la audiencia rebasan la mera exposición mediática y, consecuentemente, de que no están circunscritos a algún momento específico de vinculación directa entre los sujetos y los medios. Para los ERM, los procesos de recepción pueden transcurrir a lo largo de varios escenarios cotidianos diferentes que puede tener la audiencia. Por ejemplo, el hogar, el barrio, la escuela, el espacio de trabajo, el lugar público, el lugar de juegos, etc. Aún cuando los tres primeros sean los privilegiados por los y las especialistas de la recepción en América Latina al abordarlos de manera combinada, diferencialmente y desde ámbitos y situaciones variadas. (Orozco, 2000). Tal y como sucede en una significativa cantidad de los 72 artículos analizados, en los ERM quizás su preocupación central es la cuestión metodológica. En este último caso, tal vez es así porque los ERM conciben el proceso de recepción como un proceso necesariamente multi-mediado desde diversas fuentes de mediación, y no sólo como un momento más. Pareciera que el ámbito de exploración se hace más complejo por la necesidad de incluir diversos escenarios (la escuela, el barrio, el hogar, la familia, etc.) por donde transcurren dichos procesos. Además, como señalábamos, el enfoque cualitativo utilizado en los ERM no son sólo etnografías de la recepción, sino una verdadera mezcla de diversas herramientas metodológicas: desde la entrevista semi-estructurada, la observación participante, el diario del investigador, la investigación participante, grupos de discusión, historias y narraciones de vida, hasta el psicodrama, las técnicas proyectivas y el análisis semiótico. Para introducirnos a profundizar las características y los alcances que tienen los ERM en América Latina conviene pasar a conocer los aspectos generales en los que se sostiene ésta perspectiva como una de las principales corrientes de estudio de la comunicación en la región.

1). Los ERM: Qué son y qué los distingue? Una primera cuestión central es cómo se auto-conciben los ERM en tanto se desmarcan de otras corrientes de estudio de medios y sujetos sociales. Según se desprende de los estudios de Orozco, uno de los aspectos centrales de la comprensión de la mediación en América Latina es concebirla como “el lugar desde donde se produce el sentido en los procesos comunicativos”. (Orozco, 2000: 13; 16). Este lugar, la mediación, destaca como un componente activo y estructurante de estos. La mediación al quitarle protagonismo al medio de comunicación, se distancia de la tradición conceptual (communication research) que asume a la recepción como una etapa más del proceso lineal de producción-transmisión-recepción de información. Al trasladar los ERM a la recepción al ámbito de la cultura y a las prácticas y contextos socioculturales específicos de los sujetos comunicativos, el referente mediático ya no es determinante, sino sólo una mediación más del proceso comunicativo. Por ejemplo, en los estudios de la telenovela en Brasil, que desarrolla Vassallo (1997), la trama conceptual y metodológica de la perspectiva de la recepción esta atravesada por las mediaciones, la cotidianidad y los géneros, pues la investigación de la telenovela exige pensar no sólo la especificidad de los dispositivos tecnológicos y discursivos del medio, sino, además, pensar tanto el espacio de la producción como el tiempo de consumo. Así, la recepción es entendida, antes que nada, como una perspectiva de investigación (y no sólo como un área de investigación específica, los públicos) integradora y comprensiva, que supera las profundas limitaciones epistemológicas de otros modelos como “el de estudio de los efectos”, “los “estudios culturales”, la “investigación de las audiencias”, la “investigación de usos y gratificaciones” o los “estudios de crítica literaria” (Vassallo, 1997: 163).

2). Relación de los ERM con el estatuto de la comunicación. La diversidad de la causalidad de las mediaciones junto a la incidencia múltiple en las audiencias, han generado algún tipo de obligación en los(as) investigadores(as) latinoamericanos a repensar, imaginar y ensayar nuevos tipos de metodologías para captar todo tipo de aspectos emotivos que entran en juego (en tanto influencian y condicionan) en los procesos de recepción mediática. Según Orozco (2000) y Vassallo (1997), las nuevas estrategias metodológicas que se han creado rebasan las técnicas de investigación usuales y combinan no sólo lo cuantitativo y lo cualitativo, sino otras técnicas expresivas (dibujos), psicológicas (psicodramas) y participativas (análisis de demanda mediática de los receptores). El enfoque epistemológico presenta como características centrales la integración de las estrategias metodológicas y complejas bajo una perspectiva plenamente multidisciplinar.

3). El presupuesto epistemológico de los ERM: los escenarios cotidianos de apropiación mediática. El supuesto epistemológico con el que se auto-definen los ERM es que los procesos de recepción de la audiencia rebasa la mera exposición mediática y, consecuentemente, de que no están circunscritos a algún momento específico de vinculación directa entre los sujetos (la recepción) y los medios (la referencia mediática). Para los ERM, los procesos de recepción pueden transcurrir a lo largo de varios escenarios cotidianos diferentes que puede tener la audiencia. Por ejemplo, el hogar, el barrio, la escuela, el espacio de trabajo, el lugar público, el lugar de juegos, etc. Aún cuando los tres primeros sean los privilegiados por los(as) especialistas de la recepción en América Latina, al abordarlos de manera combinada, diferencialmente y desde ámbitos y situaciones variadas. (Orozco, 2000).

4). La perspectiva metodológica cualitativa como el enfoque privilegiado de realizar los ERM en América Latina. Según se desprende de los estudios realizados por de la Torre (1997), Orozco (2000) y Vassallo (1997), el enfoque cualitativo utilizado en los ERM no son sólo etnografías de la recepción, sino una verdadera mezcla de diversas herramientas metodológicas: desde la entrevista semi-estructurada, la observación participante, el diario del investigador, la investigación participante, grupos de discusión, historias y narraciones de vida, hasta el psicodrama, las técnicas proyectivas y el análisis semiótico. Tal vez, una razón de ello puede encontrase en los fundamentos de la objetivación etnográfica que propone de la Torre (1997), quien indica que, en el juego donde un etnógrafo está envuelto, entender la identidad de los sujetos implica un proceso continuo de recomposición del “yo-nosotros-los otros” que se ajusta a situaciones específicas. O, en el caso de los estudios sobre la telenovela que realiza Vassallo (1997), en la caracterización de su propuesta “metodológica comprensiva de la recepción”, al concebirla como una metodología de corte “multidisciplinaria”, por analizar diversas situaciones de la recepción y por “pretender asegurar” la integración de temáticas tales como las condiciones de producción, el tiempo de consumo, los géneros de ficción, la cotidianidad y las mediaciones. Es decir, por conectar la diversidad de la causalidad de las mediaciones y la incidencia múltiple en las audiencias.

5). Principal preocupación en los ERM: lo metodológico. Una de sus preocupaciones principales es la metodológica porque los ERM conciben el proceso de recepción como un proceso necesariamente multi-mediado desde diversas fuentes de mediación, y no sólo como un momento más. El ámbito de exploración se hace complejo por la necesidad de incluir diversos escenarios (la escuela, el barrio, el hogar, la familia, etc.) por donde transcurren dichos procesos. Además, porque la perspectiva es relativamente novedosa (y compleja), se hace necesario combinar varias modalidades de técnicas de investigación, tanto cualitativas como cuantitativas. (Vassallo, 1997). Sin embargo, quizás la reflexión metodológica es la principal preocupación en los ERM porque es la propia comunicación la base del trabajo etnográfico y del proceso mismo de la construcción de la realidad antropológica. (De la Torre, 1997).

6). Las aportaciones teóricas de los ERM en Latinoamérica. Las aportaciones teóricas más fértiles en los ERM se fraguan a partir de tres vertientes, principalmente: 1). Los usos sociales de la televisión, propuesta desarrollada en Colombia por Jesús Martín Barbero; 2). Las cofradías de las emociones, iniciativa teórica realizada en México por Jorge González; y, 3). Las estrategias de recepción, escenarios de recepción y los guiones mentales, aportación teórica desarrolla por Guillermo Orozco, además, de las distintas y novedosas vertientes de los ERM existentes en algunos países de la mega región como Brasil, Argentina, México, Chile, Perú, Venezuela, Colombia y Uruguay. (Cuadro No. 4).

Cuadro 4. Principales intereses de investigación de los ERM en A. L.

País

Principales intereses y vertientes de investigación
Argentina Destacan dos vertientes que aluden a educación de niños y jóvenes. Una que relaciona necesidades comunicativas y usos y tipos de vinculación con la televisión, contexto escolar y familiar (Merlo, 1996). La otra, sustentada en hipótesis de cultivo, es un análisis comparativo entre varios países para conocer impacto de televisión y apropiaciones y disposiciones de jóvenes en la participación política (Morgan, 1995).
Chile Se destaca la línea del CENECA para abordar con sentido culturalista la relación educativa en los procesos de recepción (“resemantización” y demandas educativas). Aquí se destacan los trabajos de Edwards (1989), Fuenzalida (1984, 1997 y 1999) y Fuenzalida y Hermosilla (1992).
Perú Las principales investigaciones en ERM buscan entender la relación de la televisión-niños-educación. Destacan aquí las investigaciones de Quiroz (1993), Alfaro y Macassi (1995) y Quiroz y Tealdo (1996).
Venezuela Los estudios se centran en consumo cultural que se establece a partir de cuadros publicitarios, las sociografías de la labor periodística y la práctica social urbana (Bisbal, et al. 1998)
Colombia Los principales estudios buscan explorar los “usos sociales” de las telenovelas (Martín Barbero, 1992) y, también, analizar la interconexión entre familia-escuela-televisión a partir del modelo de la multi-mediación (López, 1996; 1999).
Brasil Existen algunas vertientes. Una de ellas se centra en el nexo niños-educación, privilegiando comprensión del desarrollo lúdico de las “crianzas” (Dias Pacheco, 1998) y el análisis semiótico de los referentes mediáticos y de las narrativas infantiles (Gomes, 1996). Otra en la relación medios-cultura-identidad, dirigida a reconocer la audiencia en su interacción con las telenovelas (Jacks, 1996; Vassallo, 1998). Otra ha sido la sexualidad y la familia vinculadas a la recepción televisiva y al desarrollo de niños y jóvenes (Cogo y Gomes, 2001).
Uruguay Kaplún (1992) desarrolla el primer “estado del arte” sobre los ERM en Latinoamérica. Otra preocupación ha sido la formulación de estrategias pedagógicas para intervenir en los procesos de ver televisión desde el sistema educativo (Graviz y Pozo, 1994).
México Se destacan los trabajos de televidencia, realizados entre 1989 y 1996 en el PROIICOM de la Universidad Iberoamericana. (Orozco, 1991). También se destaca la estrategias metodológica del psicodrama para entender la relación de la televisión, ámbito familiar y rendimiento educativo (Cornejo, 1992). Otras vertientes importantes han sido la simbiosis desarrollada entre programas de entretenimiento y juegos de niños (Corona, 1991); la mediación de vínculos entre niños y referentes televisivos (Orozco, 1996; Renero, 1993); imaginarios infantiles (Charles, 1989); impactos de la programación televisiva y consumo material y simbólico (Sánchez, 1991); investigación sobre la sistematización de los ERM en México (Saintout, 1998; Orozco y Padilla, 2000)
Fuente: Elaboración propia en base a datos de Orozco (2000: 11-36).

En los ECC, el consumo cultural se define como el conjunto de procesos de apropiación y usos de productos en los que el valor simbólico prevalece sobre los valores de uso y de cambio, o donde al menos estos últimos se configuran subordinados a la dimensión simbólica. (Canclini, 1999; Sunkel, 2004). A diferencia de los ERM y de otros ECC en el mundo, principalmente los estudios británicos, en América Latina suceden dos desplazamientos teóricos-metodológicos para otorgar centralidad a los ECC. El primero es el paso del estudio del mensaje como estructura ideológica a la recepción crítica. Este proceso transita de los años setenta hasta principios de los 80. Su característica dominante denota tempranamente una preocupación excesiva por el análisis ideológico del mensaje, que se ve desplazada por una suerte de estrategia de resistencia frente a la poderosa influencia de la televisión o de que el sujeto sea capaz de tomar distancia del medio y del mensaje. El segundo movimiento teórico-metodológico es el que va de la recepción crítica al consumo. El análisis del consumo en América Latina surge a partir del distanciamiento de la perspectiva crítica, especialmente aquella que se plantea como estrategia de resistencia. La diferencia central entre el análisis del consumo y recepción crítica es que el primero no se sitúa en una lógica de intervención ni tampoco parte de una concepción de influencia de los medios inscrita en el modelo de los efectos, sino que la base de sus preocupaciones se encuentran en tres tipos de factores (Sunkel, 2004): 1). En el agotamiento del análisis estructural de los textos de la cultura de masas, vinculado concretamente a una revalorización de la capacidad de los sujetos para construir sentidos diferenciados a los propuestos por la cultura hegemónica; 2). En el reconocimiento de que existe una profunda ignorancia sobre lo que ocurre del lado de los públicos y del consumo que éstos hacen de los medios; y, 3). En la percepción de que una política cultural democrática requiere superar las formulas dirigistas y vincular orientaciones globales con demandas de una diversidad segmentada de la población.

Los trabajos y los aportes teóricos-metodológicos del consumo cultural como objeto y perspectiva de investigación en América Latina tienen dos grandes fuentes de producción. Por un lado, sobresalen los aportes teóricos-metodológicos de Néstor García Canclini (1989, 1991, 1992, 1998), quien ha desarrollado el mayor aporte conceptual en este sentido. El otro gran aporte teórico-metodológico se encuentra en la obra de Jesús Martín Barbero (1997, 2003), a partir de cuatro aspectos centrales: 1). Por el desarrollo de una concepción no reproductivista del consumo cultural, lo que permite una comprensión de los modos de apropiación cultural y de los usos sociales de la comunicación en tanto entiende el consumo como una producción de sentido; 2). Por situar el relieve en la dimensión constitutiva del consumo, lo que supone entender los procesos de comunicación como espacios de constitución de identidades y de conformación de comunidades; 3). Por resaltar la dimensión estratégica de la investigación del consumo en un contexto global de mercados y que se encuentra directamente unida a la fragmentación de los consumos; y, 4). Por considerar que el consumo implica una transformación epistemológica y metodológica del lugar desde el cual se piensan los procesos de comunicación, marcando claras diferencias con paradigmas anteriores.

Siguiendo con la identificación de las características que identifican a las estrategias y prácticas científicas de las revistas, sobresale otra particularidad más dentro de la obra conjunta de los 77 artículos de las revistas latinoamericanas de comunicación examinadas: la posición ética política y el sistema de valores que desarrollan. Varios son los rasgos que la caracterizan. Se enfatiza, por un lado, el sentido y el significado que le atribuyen a la comunicación y el ímpetu, siempre manifiesto, del compromiso ético político que invariablemente debe comportar la investigación en comunicación. Por otro, prevalecen los ejes de conocimiento básico que dominan la voluntad del saber en el sistema de valores que define el posicionamiento ético político de las y los agentes. El sentido que marca el orden del discurso en las revistas examinadas generalmente comporta un patrón que define a la comunicación como una necesidad inherente a la naturaleza humana y social de la persona. También, como un campo de producción de conocimiento en una sociedad en la que los procesos de comunicación han pasado a ser parte de los procesos básicos de constitución de la sociedad actual. La comunicación se constituye, por tanto, en un campo de problemas que puede (o pretende) rescatar la especificidad comunicativa de los procesos sociales que son de interés académico y de cierto compromiso para la actividad científica y profesional. Varias son las implicaciones y cuestionamientos manifiestos que brotan a lo largo y ancho de las producciones analizadas: ¿Qué clase de comunicólogos se requieren en la región? ¿Qué calidad de profesionales se quiere formar? ¿A qué tipo de intereses sociales debe servir el comunicador social? ¿Cuáles son los conocimientos, principios y valores éticos que deben orientar la actividad en la enseñanza y en la investigación latinoamericana de la comunicación?

Una clara y ejemplar posición para definir el sistema de valores ético-políticos inicia por lo que realmente preocupa a los y las investigadoras de la región: las implicaciones culturales, sociales y políticas de los profundos cambios que ocurren en la comunicación y la información; el cómo y quiénes (o cuántos) utilizan las tecnologías de la información y los medios; el cómo insertarse en un mundo globalizado para ampliar los valores de la cultura democrática, la equidad y la tolerancia sin perder rasgos de identidad; valiéndose del soporte tecnológico actual, en cómo introducir cambios educativos, sociales y culturales en un proyecto de desarrollo sostenido. Dichas preocupaciones por lo general están ligadas a una tarea ética que también es explícita en el discurso de las y los agentes. Sin duda el lema central de las afirmaciones ético-políticas que parece sintetizar bien el interés principal de la mayoría de las producciones estudiadas es investigar para intervenir, aún cuando esto se enfoque a escenarios micro. De ahí que no deba sorprender que buena parte de la investigación generada, por ejemplo, en los ERM en América Latina, se concentre en la recepción televisiva y el desarrollo educativo en niños. No obstante, también es conveniente apuntar que el colofón implícito en las producciones de las revistas estudiadas es algo más amplio, pues también se busca contribuir a la construcción de una conciencia social que tiene como valores centrales los principios democráticos, el respeto irrestricto a las culturas y a la equidad social.

Estos principios y valores son los que, unidos a un pensamiento crítico y científico riguroso, deben orientar la actividad en la enseñanza, la investigación y la extensión universitaria en América Latina. Aún cuando son pocos los artículos que lo reconocen (a diferencia de la que podemos encontrar en la producción científica que le es propia a la ELACOM y a la ALAIC), algunas contribuciones examinadas ven en el pensamiento crítico un valor histórico que no debe relegarse dentro de la acción del campo: “Vale considerar que una de las característica de los estudios de comunicación en América Latina es el pensamiento crítico. El ejemplo viene de los estudiosos y precursores de la Escuela Latinoamericana de la Comunicación. Este es un valor que debe ser preservado por las actuales y futuras generaciones” (Krohling, 2003: 88). Aún cuando tampoco se refiera de manera manifiesta en los 77 artículos abordados en las revistas seleccionadas, el sistema de valores ético-político con el que se identifican los discursos casi siempre se hace evidente a partir del relato que conecta algún eje básico del saber con la realidad y el objeto de estudio.

Un eje básico del saber que es común a numerosas producciones es la relación tiempo-espacio como elemento ético-epistemológico central en la configuración del territorio y los saberes de la comunicación. Por ejemplo, en el sistema de valores que identifica a la obra de Jesús Martín Barbero, las relaciones espacio-temporales son generalmente abordadas bajo el signo determinante que imprimen los cambios que la modernidad y la globalización comunicacional introducen tanto en el valor–tiempo como en la producción del espacio. Recordemos que el sistema de valores de este autor por lo general significa sentido y sello de referencia para no pocos estudiosos y especialistas del campo en la región latinoamericana. En el contexto del estudio de la modernidad y la globalización, quizás las tres principales características del sistema de valores que identifica la producción de Martín Barbero (1997, 2003, 2004) son:

1). Universalidad-particularidad. La idea de la universalidad que refiere éste autor se opone y niega a toda otra que no sea la del individuo; la universalidad representa la única forma de particularidad, haciendo que todas las otras formas de realidad social surjan de la relación entre los individuos. El ejemplo que mejor expresa dicha complicidad en América Latina es la idea de desarrollo, que se identificó con asumir la negación/superación de todas sus particularidades culturales y civilizatorias a través de la imposición sistemática de la razón occidental. Así, lo que la globalización busca, según Martín Barbero, no es unir sino unificar una universalidad descentrada mediante un movimiento emancipador pero sin imponer como requisito su propia civilización.

2). Temporal-atemporal. De acuerdo con dicha posición, la percepción del tiempo es una de las experiencias más perturbadas de la fragmentación que introducen la simultaneidad de lo actual y la instantánea; una práctica central de opacidad es el “culto al presente” que alimentan los medios. Su tarea es fabricar un presente autista que produce y remite a dos cuestiones: por un lado, a debilitar el pasado (que entraña un reencuentro descontextualizado y des-historizado); por otro, a la ausencia del futuro, donde hay proyecciones pero no proyectos: a un presente continuo, a una secuencia de acontecimientos que no alcanza a cristalizar en duración y sin la cual ninguna experiencia logra crearse.

3). Dualismo. El dualismo, según Martín Barbero, es una herencia cuyos orígenes no se hallan únicamente en el campo filosófico o religioso, sino en lo histórico: entre aquellas primeras experiencias de nuestras sociedades que se vieron obligadas a pensarse a si mismas de manera esquizoide y la última década del siglo pasado (impulsado por la emergencia de los movimientos sociales), es posible pensar la sociedad nacional latinoamericana como plural y hacer visible y aceptable una nueva identidad hecha menos de esencias y raíces que de relaciones e interacciones. Para este autor, son las metáforas de la vida social y, particularmente, aquellas ligadas con el malestar de la realidad social y los nulos cambios y creaciones teóricas-metodológicas para enfrentarlos, los que inciden e incitan potencialmente a buscar un cambio en el estatuto de la comunicación en América Latina (y de otros campos de estudio como la sociología, los estudios culturales y, muy especialmente, la antropología). Ello pasa por la imprescindible crítica (o mejor dicho autocrítica) a las prácticas normalizadas por la racionalidad hegemónica, pues es una condición indispensable para hacer pensables, sin reduccionismos ni visiones holísticas, las redes y los flujos que debilitan los compartimentos que se ha servido la ciencia para separar radicalmente los saberes expertos del saber social de las comunidades.

Una última reflexión está dedicada a señalar lo que a nuestro juicio son las principales afirmaciones académicas de superación de la crítica en la investigación de la comunicación en América Latina. Un primer frente quizás pueda remitirse a la cuestión de la interdisciplinariedad. Aquí, todo parece indicar que es la investigación integrada, es decir, la investigación realizada por un equipo multidisciplinar de investigadores, la que puede abarcar el trabajo interdisciplinar en comunicación de una manera más satisfactoria que la investigación individual. Ello implicaría un trabajo colectivo de carácter amplio y duradero, donde cada académico(a) conozca adecuadamente la disciplina en que está sistemáticamente formado, pues, como ya se apuntaba, nadie es personalmente multidisciplinar ni escribe multidisciplinariamente. No obstante, debe quedar claro la pertinencia de seguir profundizando en la discusión epistemológica para hablar con seriedad de la cuestión inter/multi/transdisciplinar en el campo de estudios de la comunicación, pues es notoria la ausencia del debate que identifica no nada más a la producción de los artículos examinados en este apartado, sino, también, a la producción que define en este estudio a la ELACOM como a la ALAIC. Un segundo frente es la teoría. Una acción necesaria es que la teoría se conciba en función de la investigación que se esta realizando, es decir, dirigida a la experiencia de lo real en la cual ella se confronta con los hechos que ella misma suscitó con sus hipótesis. En el contexto de la investigación académica de la comunicación, la condición (y patrón científico) que debe regirla no parece ser otra que a través de la elaboración interpretativa de los datos. Este patrón es el que se percibe, de entrada, como el idóneo para coordinar orgánicamente la teoría y la investigación con operaciones técnicas, metodológicas, teóricas y epistemológicas en una única experiencia de investigación. Luego, existe un cierto consenso, de que ello también requiere un trabajo de investigación con rigor, con disciplina y con pasión, donde la reflexividad parece ser la condición indispensable para dotar a la investigación en comunicación de una mayor potencia explicativa y la posibilidad de dialogar en condiciones de igualdad con otros campos de saberes. Finalmente, un tercer frente son las propuestas prácticas para abordar la investigación en comunicación. Si bien el referente central de la mirada académica en los artículos analizados parte y se centra fundamentalmente en los medios, sobre todo aquellos incluidos en Signo y Pensamiento y Comunicación y Sociedad, existen suficientes propuestas para rescatar la vida cotidiana (en tanto lugar metodológico) en la investigación de la comunicación en América Latina. En algunas de las propuestas se parte de un enfoque integral que trata de unir a dos operaciones convergentes: la reflexivilidad e investigación empírica. La propuesta principal que se plantea aquí, trata de ir al encuentro de la vida cotidiana como lugar de articulación social y tecnológica. Por ejemplo, en la superación posible de las limitaciones a las que hoy se enfrenta los ERM en Latinoamérica, puede darse a partir vincular las dimensiones inconscientes de las audiencias (por ejemplo, a disposiciones al placer, al deseo, a la evasión, al morbo, al chisme), pues, según algunos estudios recientes, dichas dimensiones intervienen significativamente en los procesos de recepción. Por otro lado, se plantea como necesario que los ERM se vinculen de manera adecuada con lo psicológico y lo económico, en tanto estructuras y dimensiones importantes en la mediación de la recepción y que históricamente han sido rezagadas. Sin embargo, como lo advierte Orozco (2000), quizás la principal necesidad que enfrentan los ERM sea la exploración de mecanismos y dinámicas que posibilitan la hegemonía contemporánea a través de la llamada visualidad electrónica convergente, en tanto dispositivos que modifican la percepción y la recepción (particularmente, la innovación de interpelación y posicionamiento de las audiencias por los medios audiovisuales y sus variadas apropiaciones por las audiencias). La integración de estas lógicas con diversos lenguajes, técnicas, formatos y géneros con las propias experiencias, mediaciones y expectativas de la audiencia se percibe como un cambio fértil en los ERM en América Latina.



5
.- Bibliografía

GODOY, Ángela (2006). Análisis, desde la perspectiva de las redes socio académicas, de los orígenes institucionales y las distribuciones temáticas que caracterizan la aportación de los mexicanos en la revista Diálogos de la Comunicación entre 1987 y 2003 En, FUENTES, R. (Coord.) La constitución científica del campo académico de la comunicación en México y en Brasil: análisis comparativo. Guadalajara, México. Conacyt; pp. 86-128.
LEÓN, Gustavo (2005). “Ejercicios de lectura crítica no androcéntrica aplicados al texto académico de la comunicación”. Revista Internacional de Comunicación. Universidad de Sevilla, España, pp. 309-330.
---------- (2006). “Sobre la institucionalización de la comunicación en América Latina”. En, FUENTES, Raúl (Coord.) La constitución científica del campo académico de la comunicación en México y en Brasil: análisis comparativo. Guadalajara, México. CONACYT; pp. 9-85.
---------- (2006a). “Paradigmas dominantes en el campo académico de la comunicación en América Latina. Una aproximación a las características estructurales de la producción ALAIC. Revista Latinoamericana de la Comunicación. ALAIC. São Paulo. No. 4, primer semestre 2006.
---------- (2007). La nueva hegemonía en el pensamiento latinoamericano de la comunicación. Un acercamiento a la producción científica de la Escuela Latinoamericana de la Comunicación. Hermosillo, México: Universidad de Sonora, 7-218.
---------- (2007a). Sobre la investigación de la comunicación en América Latina. Estrategias y prácticas científicas de la comunicación hoy. Hermosillo, México: Universidad de Sonora, 7-187.
SÁNCHEZ, Joaquín (1982). “Criterios para la formación de comunicadores sociales en América Latina”. Signo y Pensamiento. Bogota, Pontificia Universidad Javeriana, pp. 6-7.

5.1. Bibliografía. Artículos analizados por revistas

Diálogos de la Comunicación

Año 1997

FERNÁNDEZ Christlieb, Fátima (1997). “Escuelas de comunicación y tecnologías de la información: binomio ¿de qué tipo?”. Diálogos de la Comunicación. No. 49, Felafacs. Lima, Perú. pp. 43-50.
MARTÍN Barbero, Jesús. (1997). “Globalización comunicacional y descentramiento cultural”. Diálogos de la Comunicación. No. 50, Felafacs. Lima, Perú. pp. 27-41.

Año 1998
GARCÍA Canclini, Néstor. (1998). “La globalización en pedazos: integración y rupturas en la Comunicación”. Diálogos de la Comunicación. No. 51, Felafacs. Lima, Perú. pp. 9-24.

Año 1999
FUENTES, Raúl. (1999). “La investigación de la comunicación en América Latina. Condiciones y perspectivas para el siglo XXI”. Diálogos de la Comunicación. No. 56, Felafacs. Lima, Perú. pp. 53-68.
SOLIS Leree, Beatriz. (1999). “Nuevos parámetros en la investigación de las políticas nacionales de comunicación”. Diálogos de la Comunicación. No. 56, Felafacs. Lima, Perú. pp. 42-51.
VASSALLO, Immacolata. (1999). “La investigación de la comunicación. Cuestiones epistemológicas, teóricas y metodológicas”. Diálogos de la Comunicación. No. 56, Felafacs. Lima, Perú. pp. 13-27.

Año 2000
BACCIN, Cristina. (2000). “Espacios universitarios: ¿La realidad de un páramo o la ilusión de un espejismo?”. Diálogos de la Comunicación. No. 59-60, Felafacs. Lima, Perú. pp. 25-31.
COLÓN, Eliseo. (2000). “Pensar las discursividades: sociedad de la información y sus nuevas redes discursivas, el caso de la neotelevisión y prácticas simbólicas”. Diálogos de la Comunicación. No. 59-60, Felafacs. Lima, Perú. pp. 233-253.
ENTEL, Alicia. (2000). “La Escuela de Frankfurt: reinventar la cultura crítica (o acerca del distanciamiento)”. Diálogos de la Comunicación. No. 59-60, Felafacs. Lima, Perú. pp. 273-279.
FUENTES, Raúl. (2000). “La formación universitaria de profesionales de la comunicación y su renovación como proyecto social”. Diálogos de la Comunicación. No. 59-60, Felafacs. Lima, Perú. pp. 11-23.
SEPÚLVEDA, Héctor. (2000). “Prácticas teóricas y teorías prácticas de la comunicación social en Puerto Rico: hacia una pragmática puertorriqueña de la comunicación”. Diálogos de la Comunicación. No. 59-60, Felafacs. Lima, Perú. pp. 53-65.
PINEDA, Migdalia. (2000). “Los paradigmas de la comunicación: nuevos enfoques teóricos-metodológicos”. Diálogos de la Comunicación. No. 59-60, Felafacs. Lima, Perú. pp. 265-271.

Año 2001
ALBA, Estela y BUSTOS, Jorgelina. (2001). “Problemas y desafíos de la formación académico-profesional ante la diversidad de las actuales escenarios de la comunicación social”. Diálogos de la Comunicación. No. 62, Felafacs. Lima, Perú. pp. 35-41.
BENASSINI, Claudia. (2001). “Escuelas de comunicación en México: ¿realidad o imaginario social?”. Diálogos de la Comunicación. No. 62, Felafacs. Lima, Perú. pp. 43-51.
BISBAL, Marcelino. (2001). “La nueva escena y el comunicador social: el resentimiento entre ‘la razón identificante’ y la razón instrumental ¿desde dónde pensamos el problema?”. Diálogos de la Comunicación. No. 62, Felafacs. Lima, Perú. pp. 9-25.
FOLLARI, Roberto. (2001). “Relevo en las ciencias sociales latinoamericanas. Estudios culturales, transdisciplinariedad y multidisciplinariedad”. Diálogos de la Comunicación. No. 63, Felafacs. Lima, Perú. pp. 31-36.
GASCÓN, Felip. (2001). “Complejidad y memoria de una asignatura pendiente. O de cómo el futuro de las prácticas profesionales reside aún en el descubrimiento del pasado de las prácticas sociales”. Diálogos de la Comunicación. No. 63, Felafacs. Lima, Perú. pp. 11-19.
QUIRÓZ, María Teresa. (2001). “La formación del comunicador social en tiempos de crisis”. Diálogos de la Comunicación. No. 63, Felafacs. Lima, Perú. pp. 63-67.
MARQUES de MELO, José. (2001). “Identidad del campo de la comunicación: estrategias para salir del gueto académico”. Diálogos de la Comunicación. No. 62, Felafacs. Lima, Perú. pp. 27-34.
PINEDA, Migdalia. (2001). “¿Qué investigar hoy sobre comunicación en América Latina?”. Diálogos de la Comunicación. No. 62, Felafacs. Lima, Perú. pp. 77-83.
ISLAS, Octavio y GUTIÉRREZ, Fernando. (2001). “Internet. Fase final de las prolongaciones del hombre y principio de una nueva comunicación”. Diálogos de la Comunicación. No. 62, Felafacs. Lima, Perú. pp. 61-75.
PRIETO, Leticia y FONSECA, Rosario. (2001). “Perfil psicosocial del académico en las escuelas de comunicación social: en búsqueda de un profesional más humano”. Diálogos de la Comunicación. No. 63. Felafacs. Lima, Perú. pp. 69-75.

Año 2002
FORD, Aníbal. (2002). “Toma this América Latina: contextos de la exclusión o de la domesticación”. Diálogos de la Comunicación. No. 65, Felafacs. Lima, Perú. pp. 73-85.
REGUILLO, Rossana. (2002). “Pensar el mundo en y desde América Latina. Desafío intercultural y políticas de representación”. Diálogos de la Comunicación. No. 65, Felafacs. Lima, Perú. pp. 61-71.

Año 2003
ALBA, Gabriel y GÓMEZ, Gabriel. (2002). “Para un debate contemporáneo sobre medios y las mediaciones”. ”. Diálogos de la Comunicación. No. 66, Felafacs. Lima, Perú. pp. 99-110.
KROHLING, Margarida. (2002). ““Campos de estudios emergentes en comunicación en las nuevas ciudadanías”. Diálogos de la Comunicación. No. 67, Felafacs. Lima, Perú. pp. 77-89.
SIERRA, Luis. (2002). “Globalización, multiculturalismo y comunicación. Paradojas y debates”. Diálogos de la Comunicación. No. 66, Felafacs. Lima, Perú. pp. 69-80.
SUNKEL, Guillermo. (2002). “Campos de investigación y políticas de comunicación. Abandonos y complacencias”. Diálogos de la Comunicación. No. 67, Felafacs. Lima, Perú. pp. 66-76.

Año 2005
PINEDA, Migdalia. (2005). “La profesión de periodista y los retos de las tecnologías de la información”. Diálogos de la Comunicación. No. 67, Felafacs. Lima, Perú. pp. 57-65.

Revista Comunicación y Sociedad

Año 1997
ARREDONDO Ramírez, Pablo. (1997). “La génesis de un espacio académico. Notas sobre la construcción de un centro de estudios de la información y la comunicación de la Universidad de Guadalajara”. Comunicación y Sociedad, No. 30, Universidad de Guadalajara, Guadalajara, México. pp. 13-26.
CERVANTES Barba, Cecilia. (1997). “Problematizar la articulación como recurso metodológico utilizado en el campo académico de la comunicación en México”. Comunicación y Sociedad, No. 30, Universidad de Guadalajara, Guadalajara, México. pp. 79-99.
CROVI Druetta, Delia. (1997). “El mundo a domicilio”. Comunicación y Sociedad, No. 30, Universidad de Guadalajara, Guadalajara, México. pp. 317-328.
DE LA TORRE, Renée. (1997). “La comunicación intersubjetiva como fundamento de objetivación etnográfica”. Comunicación y Sociedad, No. 30, Universidad de Guadalajara, Guadalajara, México. pp. 149-173.
ESTEINOU Madrid, Javier. (1997). “Investigación de la comunicación, leyes del mercado y final del siglo”. Comunicación y Sociedad, No. 30, Universidad de Guadalajara, Guadalajara, México. pp. 243-253.
FUENTES Navarro, Raúl. (1997). “Consolidación y Fragmentación de la investigación de la comunicación en México”. Comunicación y Sociedad, No. 30, Universidad de Guadalajara, Guadalajara, México. pp. 27-50.
------------- (1997a). “Retos disciplinarios y postdisciplinarios para la investigación de la comunicación”. Comunicación y Sociedad, No. 31, Universidad de Guadalajara, Guadalajara, México. pp. 215-241.
GALINDO Cáceres, Jesús. (1997). “Percepción, Mundo y configuración cognitiva urbana”. Comunicación y Sociedad, No. 30, Universidad de Guadalajara, Guadalajara, México. pp. 255-274.
GÓMEZ Mont, Carmen. (1997). “Comunicación política y sociedad de la información”. Comunicación y Sociedad, No. 30, Universidad de Guadalajara, Guadalajara, México. pp. 303-316.
HERNÁNDEZ Ramírez, María Elena. (1997). “La sociología de la producción de noticias. Hacia un nuevo campo de investigación en México”. Comunicación y Sociedad, No. 30, Universidad de Guadalajara, Guadalajara, México. pp. 27-50.
JACKS, Nilda; SOARES, Silnei; MATTOS, Gimar; MATSUMOTO, Noelia; SOUSA, Fernanda; GUERIN, Yhevelin; DORNELLES, Débora. “El receptor de los nuevos medios. Levantamiento bibliográfico”. Comunicación y Sociedad, No. 29, Universidad de Guadalajara, Guadalajara, México. pp. 179-191.
MARQUES de Melo, José. (1997). “La generación McLuhan invade los campi mexicanos”. Comunicación y Sociedad, No. 31, Universidad de Guadalajara, Universidad de Guadalajara, Guadalajara, México. pp. 245-249.
MARTÍN Barbero, Jesús. (1997). “La televisión o el “mal de ojo” de los intelectuales”. Comunicación y Sociedad, No. 29, Universidad de Guadalajara, Guadalajara, México. pp. 11-22.
OROZCO Gómez, Guillermo. (1997). “Tendencias generales en la investigación en medios. Un encuentro pendiente”. Comunicación y Sociedad, No. 30, Universidad de Guadalajara, Guadalajara, México. pp. 101-123.
REGUILLO, Rossana. (1997). “Más allá de los medios. Diez años después”. Comunicación y Sociedad, No. 30, Universidad de Guadalajara, Guadalajara, México. pp. 127-147.
SÁNCHEZ Ruiz, Enrique. (1997). “Algunos retos para la investigación mexicana de comunicación. Una reflexión personal (en diálogo con Raúl Fuentes)”. Comunicación y Sociedad, No. 30, Universidad de Guadalajara, Guadalajara, México. pp. 51-77.
VASSALLO Lopes, Immacolata. (1997). “Exploraciones metodológicas en un estudio de recepción de telenovela”. Comunicación y Sociedad, No. 29, Universidad de Guadalajara, Guadalajara, México. pp. 161-177.

Año 1998

RENERO Quintanar, Martha. (1998). “Una mirada al campo de la comunicación. Conversación con Jesús Martín Barbero”. Comunicación y Sociedad, No. 34, Universidad de Guadalajara, Universidad de Guadalajara, Guadalajara, México. pp. 157-174.

Año 1999

FUENTES Navarro, Raúl. (1999). “La investigación de la comunicación en América Latina: condiciones y perspectivas para el siglo XXI”. Comunicación y Sociedad, No. 36, Universidad de Guadalajara, Guadalajara, México. pp. 105-132.

Año 2000

OROZCO Gómez, Guillermo. (2000). “Travesías y desafíos de la investigación de la recepción en América Latina”. Comunicación y Sociedad, No. 38, Universidad de Guadalajara, Guadalajara, México. pp. 11-36.

PINEDA, Migdalia; PIRELA, Johann y LOSSADA, Merlyn. (2000). “Tecnologías de la información y la comunicación en la conformación de una racionalidad comunicativa emergente”. Comunicación y Sociedad, No. 38, Universidad de Guadalajara, Guadalajara, México. pp. 145-160.

Año 2004

FUENTES Navarro, Raúl. (2004). “Comunicación y Sociedad: aportes y sesgos en el campo académicos de la comunicación en México”. Comunicación y Sociedad, Nueva Época. No. 1, Universidad de Guadalajara, Guadalajara, México. pp. 7-28.

Año 2005

ESCOSTEGUY, Ana. (2005). “Datos para una radiografía de los estudios brasileños de recepción”. Comunicación y Sociedad, Nueva Época. No. 3, Universidad de Guadalajara, México. pp. 149-163.
FUENTES Navarro, Raúl. (2005). “Everett M. Rogers (1931-2004) y la investigación Latinoamericana de la comunicación”. Comunicación y Sociedad, Nueva Época. No. 4, Universidad de Guadalajara, Guadalajara, México. pp. 93-125.

PINEDA, Migdalia y PIRELA, Johann (2005). “Hacia una teoría integrada de la comunicación-mediación en organizaciones de conocimiento de la cibersociedad”. Comunicación y Sociedad, Nueva Época. No. 3, Universidad de Guadalajara, México. pp. 121-147.

Revista Signo y Pensamiento

Año 1997
ALBA, Gabriel y BUENAVENTURA, Juan. (1997). “Facultades de Comunicación. En el ojo del huracán”. Signo y Pensamiento. No. 31. Pontificia Universidad Javeriana. Departamento de Comunicación. Cali, Colombia. pp. 11-24.
BENAVIDES, Julio; BONILLA, Jorge; LALINDE, Ana; LÓPEZ, Fabio. (1997). “Las facultades de comunicación no pueden renunciar a un proyecto de país. Conversación con Jesús Martín Barbero”. Signo y Pensamiento. No. 31. Pontificia Universidad Javeriana. Departamento de Comunicación. Cali, Colombia. pp. 51-62.
FUENTES Navarro, Raúl. (1997). “Campo académico de la comunicación. Desafíos para la construcción del futuro”. Signo y Pensamiento. No. 31. Pontificia Universidad Javeriana. Departamento de Comunicación. Cali, Colombia. pp. 41-50.
LÓPEZ De la Roche, Fabio (1997). “Las Ciencias Sociales y la formación de comunicadores sociales”. Signo y Pensamiento. No. 31. Pontificia Universidad Javeriana. Departamento de Comunicación. Cali, Colombia. pp. 87-94.
MARQUES de Melo, José. (1997). “Enseñanza del periodismo en América Latina. Singularidades del modelo brasileño. Signo y Pensamiento. No. 31. Pontificia Universidad Javeriana. Departamento de Comunicación. Cali, Colombia. pp. 117-123.

Año 1998
PEREIRA, José; BONILLA, Jorge y BENAVIDES, Julio. (1998). “La comunicación en contextos de desarrollo: Balances y perspectivas”. Signo y Pensamiento. No. 32. Pontificia Universidad Javeriana. Departamento de Comunicación. Cali, Colombia. pp. 119-138.
EPSTEIN, Isaac. (1998). “El milagro de la comunicación”. Signo y Pensamiento. No. 33. Pontificia Universidad Javeriana. Departamento de Comunicación. Cali, Colombia. pp. 121-126.

Año 2000
GÓMEZ Mont, Carmen. (2000). “Revolución tecnológica: un nuevo paradigma para la comunicación”. Signo y Pensamiento. No. 36. Pontificia Universidad Javeriana. Departamento de Comunicación. Cali, Colombia. pp. 11-18.
GALINDO, Cáceres, Jesús. (2000). “Construcción de una comunidad virtual: La red-sistema de formación en altos estudios de la red de comunicación compleja”. Signo y Pensamiento. No. 36. Pontificia Universidad Javeriana. Departamento de Comunicación. Cali, Colombia. pp. 93-102.
MÉNDEZ, Javier. (2000). “¿Homo ciber-informaticus? Reflexiones introductorias para el debate ético-político sobre las nuevas tecnologías”. Signo y Pensamiento. No. 36. Pontificia Universidad Javeriana. Departamento de Comunicación. Cali, Colombia. pp. 119-128.

Año 2001
CAMACHO Azurduy, Carlos. (2001). “Propuesta de un modelo de comunicación masiva para la construcción de ciudadanía en América Latina”. Signo y Pensamiento. No. 38. Pontificia Universidad Javeriana. Departamento de Comunicación. Cali, Colombia. pp. 72-81.
HERRERA, Bernardino. (2001). “Historia de la comunicación como oficio. Apuntes sobre teoría y método”. Signo y Pensamiento. No. 39. Pontificia Universidad Javeriana. Departamento de Comunicación. Cali, Colombia. pp. 7-14.

Año 2002
MONSIVÁIS, Carlos. (2002). “Los medios en peligro”. Signo y Pensamiento. No. 40. Pontificia Universidad Javeriana. Departamento de Comunicación. Cali, Colombia. pp. 126-134.
VALLADIEGO, Mirla. (2002). “Comunicación masiva y terrorismo. Elementos para el debate y la investigación”. Signo y Pensamiento. No. 40. Pontificia Universidad Javeriana. Departamento de Comunicación. Cali, Colombia. pp. 19-30.

Año 2003
CEBALLOS, Maritza y ALBA, Gabriel. (2003). “Viaje por el concepto de la representación”. Signo y Pensamiento. No. 43. Pontificia Universidad Javeriana. Departamento de Comunicación. Cali, Colombia. pp. 11-21.
MARTÍN BARBERO, Jesús. (2003). “Metáforas de la experiencia social”. Signo y Pensamiento. No. 43. Pontificia Universidad Javeriana. Departamento de Comunicación. Cali, Colombia. pp. 23-36.

Año 2004
KARAM, Tanius. (2004). “¿De la sociedad de masas a la sociedad de audiencias?”. Signo y Pensamiento. No. 45. Pontificia Universidad Javeriana. Departamento de Comunicación. Cali, Colombia. pp. 25-35.
MARTÍN BARBERO, Jesús. (2004). “Los desafíos estratégicos de la sociedad de la información”. Signo y Pensamiento. No. 44. Pontificia Universidad Javeriana. Departamento de Comunicación. Cali, Colombia. pp. 9-17.
LEVIS, Diego. “Cumbre Mundial sobre la Sociedad de la Información”. Signo y Pensamiento. No. 44. Pontificia Universidad Javeriana. Departamento de Comunicación. Cali, Colombia. pp. 29-40.
VIZER, Eduardo. (2004) “¿Sociedad de la in-formación o de la comunicación?” Signo y Pensamiento. No. 44. Pontificia Universidad Javeriana. Departamento de Comunicación. Cali, Colombia. pp. 41-51.
SUNKEL, Guillermo. (2004). “El consumo cultural en la investigación en comunicaciones en América Latina”. Signo y Pensamiento. No. 45. Pontificia Universidad Javeriana. Departamento de Comunicación. Cali, Colombia. pp. 9-24.
SUTZ, Judith (2004). “Globalización, sociedad de la información y economía del conocimiento. ¿Fin de las asimetrías?”. Signo y Pensamiento. No. 44. Pontificia Universidad Javeriana. Departamento de Comunicación. Cali, Colombia. pp. 19-28.

Año 2005
FORD, Aníbal. (2005). “La construcción discursiva de los problemas globales. El multiculturalismo: residuos, commodities y seudofusiones”. Signo y Pensamiento. No. 46. Pontificia Universidad Javeriana. Departamento de Comunicación. Cali, Colombia. pp. 9-19.


FORMA DE CITAR ESTE TRABAJO EN BIBLIOGRAFÍAS, SEGÚN LA APA:

León Duarte, G. A. (2007). Estrategias y prácticas científicas de las revistas científicas latinoamericanas de la comunicación. Una aproximación a sus características estructurales. Revista Latina de Comunicación Social, 62. Recuperado el x de xxxx de 20xx de: http://www.ull.es/publicaciones/latina/200704LeonDuarte.htm