Revista Latina de Comunicación Social 30 – junio de 2000

Edita: LAboratorio de Tecnologías de la Información y Nuevos Análisis de Comunicación Social
Depósito Legal: TF-135-98 / ISSN: 1138-5820
Año 3º – Director: Dr. José Manuel de Pablos Coello, catedrático de Periodismo
Facultad de Ciencias de la Información: Pirámide del Campus de Guajara - Universidad de La Laguna 38200 La Laguna (Tenerife, Canarias; España)
Teléfonos: (34) 922 31 72 31 / 41 - Fax: (34) 922 31 72 54

[Marzo de 2000]

Graciliano Ramos en el cine brasileño: notas para la literatura y el cine

(4.279 palabras - 10 páginas)

Dr. Víctor Manuel Amar Rodríguez ©

Doctor en Historia del Cine (Universidad de Cádiz)

"Los problemas de adaptación pueden ser fundamentalmente de dos órdenes; problemas de equivalencia de lenguaje y problemas de equivalencia del resultado estético obtenido mediante el lenguaje.".- Gimferrer, 1985: 52

I. PREFACIO: A propósito del artículo

Una de las mejores plumas de la literatura brasileña, Graciliano Ramos (1892-1953) novelista, periodista, político... creador de personajes con valores universales, es objeto de estudio y análisis teniendo como referente su quehacer como escritor y, posterior adaptación cinematográfica de sus textos. Su obra literaria fue llevada a la pantalla dos veces por Nelson Pereira dos Santos (1928), patriarca del Cinema Novo Brasileiro, y, en una ocasión, por el también "cinemanovista" Leon Hirszman (1937-1987).

Sin género de dudas, el momento histórico y su vida fueron, realmente, interesantes. Tanto su apartado formal, como la temática abordada en sus relatos seccionan unos pedazos de la historia del Brasil. Luego, el cine se encarga de reinterpretarlos y les otorga una visión complementaria a un documento que tiene validez doble por su riqueza estética y la sensibilidad con que ha recreado la realidad narrada.

En resumidas cuentas, un ejercicio donde se aglutinan la solemnidad de la palabra impresa y la magia de las imágenes en movimiento. "Graciliano Ramos en el Cine Brasileño: notas para la literatura y el cine" es un artículo donde se va a cuestionar el fenómeno literario y las consecuencias fílmicas de la adaptación.

II. "VIDAS SECAS": Un homenaje al Sertao

"En el caso de la adaptación hubo un respeto absoluto..., mi trabajo solamente podría ser el de respetar por completo la forma y las ideas del autor del libro." (MONTEIRO, 1970, p.9) (1)

"Vidas Secas" es la última novela escrita por el alagoano Graciliano Ramos, perteneciente a la trilogía formada por "Sao Bernardo" (Río de Janeiro, 1934), "Angustia" (Río de Janeiro, 1936) y ésta obra publicada en la capital federal -por aquel entonces- en 1938.

La novela apareció en la ciudad de Río de Janeiro, por entregas, en fascículos que correspondían a cada uno de los capítulos; los cuales constituían cuadros independientes y armónicos. Como en el resto de sus representativos trabajos literarios, "Vidas secas", probablemente su novela más humana, obedecía a la necesidad innata del escritor de hacer una valoración introspectiva que lo llevó a analizar, desde el punto de vista psicológico, la realidad que lo rodeaba: los nordestinos y el nordeste brasileño.

Graciliano Ramos fue una persona comprometida con el momento histórico que le tocó vivir, y preocupado con la situación de dependencia política, económica y social del Brasil en los años del Estado Novo (regido por el presidente Getúlio Vargas, en las décadas de los 30-40-50).

"Vidas secas" resulta un título bastante sugerente para una novela donde, realmente, todo es "seca" -término brasileño que hace alusión a la situación de sequía permanente que padece la zona del Sertao en la región del nordeste-. Seco es el paisaje, las personas que lo habitan y los escasos diálogos que mantienen, al igual que también es seco el futuro incierto que les espera en la tierra que les vio nacer; convirtiéndose en "retirantes" -habitantes del Sertao que tienen como única solución emigrar al sur del país-, cambiando la "seca" por la ciudad... la miseria rural por la miseria urbana (periferias, favelas, etc.). Esto está perfectamente reflejado/insinuado en la novela y también en la película dirigida por el cineasta paulista Nelson Pereira dos Santos en 1963, además de cómo la desesperación y la impotencia se van apropiando de los personajes centrales: Fabiano (interpretado por Atilo Lório) y Vitória (protagonizada por Maria Ribeiro).

No obstante, existe un matiz que las diferencia, si en el libro el propósito del escritor fue más psicológico, en el film la intención es más social; da la impresión de encontrarnos ante un documento de corte sociológico que narra la vida inhumana de una familia de nordestinos. Aunque esto no significa que el director no haya sido fiel a la novela de Ramos, respetando el texto original, situaciones y llevando a cabo un notable esfuerzo de síntesis.

El film surgió como consecuencia de un contrato para realizar un documental en torno a la sequía que padeció el nordeste entre los años 1957 y 1958. Una vez allí, e impresionado por la triste situación socioeconómica en que se encontraban los habitantes de esta zona, Pereira dos Santos creyó conveniente realizar una cinta que centrara la atención en la problemática de la reforma agraria, una de las causas del empobrecimiento del lugar.

Motivado por la idea comenzó a escribir una historia que se ciñera al asunto; no satisfecho con los resultados, se inclinó por la obra de Ramos, que se ajustaba sobradamente a los intereses del director. Todo a punto para que se iniciara el rodaje, comenzó a llover insistentemente de forma que todo quedó inundado y, por consiguiente, resultó difícil llevar a cabo una película que tuviera como argumento central la "seca". De esta forma, Pereira dos Santos y su equipo decidieron realizar el largometraje "Mandacaru Vermelho" (1961), cinta que tuvo como denominador común la improvisación. El proyecto de "Vidas secas" lo retomó a finales de 1962, ahora sin mayores inconvenientes, filmándose en Palmeras dos Indios (interior del estado de Alagoas), cerca de los lugares donde el escritor nació y vivió. El film fue estrenado en 1963.

Cabría destacar el uso de diálogos precisos y cortos, relacionados con la utilización de la cámara de movimientos lentos, que se recrea describiendo el ambiente. Además, llama la atención la fotografía regida por Luiz Carlos Barreto, quien supo captar perfectamente la luz "destellante" del sol del Sertao; sol que lo envuelve todo, quemando y secando el paisaje, e incluso la vida del "sertanejo" -habitante del Sertao-. Sin duda alguna, la luz es el elemento aglutinador de la película. Asimismo, "la banda sonora inexistente, perfectamente suplida por ruidos (como el chirriar de las ruedas del carro de buey), silencios, etc., y la escasez de diálogos, especie de silencio conservador. El conjunto de todo esto da el resultado para que le film pueda transmitir: la ambientación del Sertao desolador" (AMAR RODRIGUEZ, 1994, p. 108).

La película, primer homenaje cinematográfico al escritor, está narrada sin grandes sobresaltos, presentando paulatinamente a cada uno de los protagonistas, llegando al clímax en el momento que Fabiano (convertido en anti-héroe) se encuentra, cara a cara, con el soldado amarillo y en vez de actuar, agredirle... decide rehusar (anti-clímax). ?Hubiera servido de algo una actitud visceral e incontrolada? ?Habría acabado con las causas del problema? La cinta finaliza prácticamente igual que comenzó: buscando un futuro mejor de vida para ellos y sus hijos.

Una obra de arte de la literatura adaptada al cine con rigor y sensibilidad. Una pieza fundamental en la historia del cine brasileño, concediéndosele la dimensión cultural que merece.

El largometraje consiguió importantes premios en Cannes (1964), Varsovia (1964), Valladolid (1964) y Génova (1965), entre otros.

Tal vez, resulte pertinente añadir que esta cinta junto a "Os Fuzis" (1963) dirigida por Ruy Guerra y "Deus e Diabo na Terra do Sol" (1964) de Glauber Rocha, forman parte de una trilogía de películas realizadas antes del golpe militar de 1964, que tuvieron como temática central al nordeste y los nordestinos, la miseria, la alienación... y la inminente necesidad de una reforma agraria. Si el film de Pereira dos Santos representó la serenidad; el de Guerra, la acción; y el de Rocha, la fuerza. Las tres cintas coinciden en mostrar la realidad social en que se encontraba sumido el pueblo nordestino. Un claro ejemplo del "Cinema Novo" Brasileño.

III. "SAO BERNARDO": La tragedia rural

"(...) un homenaje a Graciliano Ramos y una adaptación absolutamente fiel al texto." (Editorial, 1973) (2)

Convaleciente de una grave enfermedad Graciliano Ramos finalizó "Sao Bernardo" en 1934, novela que le convirtió en uno de los mayores escritores brasileños. En ella desarrolló, de nuevo, uno de los apartados sensibles y recurrentes de la realidad brasileña: el nordeste. En esta ocasión, centró la atención en dos aspectos, que harán su obra diferente a todo lo que anteriormente se había escrito: un análisis social de la realidad y una reflexión en torno a la problemática humana (abordaje psicológico). Dos coordenadas constantes en la literatura de Graciliano, dentro de la considerada corriente de realismo crítico de la primera mitad del siglo XX en el Brasil.

En esta novela se definió la estilística del escritor, poniendo de relieve una cuidadosa precisión y corrección terminológica, aptitud y destreza narrativa, excelente descripción de ambientes y la magistral elaboración de los protagonistas basados en un profundo análisis psicológico de los mismos, dando como resultado la concreción de uno de los personajes mejor elaborados de la literatura brasileña: Paulo Antonio; comparable al Macunaíma de Mário de Andrade, o bien a la Gabriela de Jorge Amado.

En 1972, el carioca Leon Hirzsman fue el director encargado de filmar esta novela, diez años más tarde de que hubiera tenido lugar el primer encuentro con el universo literario del escritor. Hirzsman, un poeta de la imagen que se valió de la cámara para elogiar a la mujer; quizás el realizador del cine brasileño y, por extensión, uno de América Latina que mejor y con mayor sensibilidad abordó el tema de lo femenino, a través de la atormentada Zulmira en "A Falecida" (1965), de la joven carioca de "Garota de Ipanema" (1967) y de Magdalena en este largometraje de "Sao Bernardo" (1972/73). Para esta ocasión, el cineasta apenas elaboró un guión y optó por improvisar sobre el libro, apoyándose en un ensayo redactado por António Cándido a cerca de la obra de Ramos, recogido en el libro "Tese e Antitese".

Con respecto a la historia de la producción fílmica, cabría decir que la cinta registró varios intentos para ser llevada a la pantalla. El primero lo protagonizó Nelson Pereira dos Santos en 1951 quien, para este propósito, ya había elaborado un tratamiento del guión, aún en vida del escritor alagoano. Años más tarde, los directores cariocas Carlos Diegues y Paulo Cesar Saraceni lo volvieron a intentar sin éxito. Habría que esperar hasta finales de 1969 para que a Hirzsman se le brindara la oportunidad de dirigir este largometraje, que empezó a rodar en mayo de 1971, en los mismos lugares en que Ramos escribió la novela, concretamente, en el municipio de Viçosa (en el interior del estado de Alagoas).

Tras dos meses de trabajo, la cinta fue finalizada en marzo de 1972. Sin embargo, sólo consiguió el "certificado de liberación", por los órganos censores de la dictadura, gracias a las constantes presiones de los productores (Leon Hirzsman, Marcos Farias y otros), quienes argumentaron la rigurosa fidelidad a la novela de Ramos. La demora para alcanzar esta licencia aceleró el proceso de quiebra que venía registrándose en la empresa productora, denominada Saga Filmes, que a consecuencia de las incalculables pérdidas se vio obligada a cerrar. Igualmente, el director debido al fracaso en taquilla (además de otras razones de carácter más particular y político), pasó diez años sin realizar un film, hasta que en 1981 dirigió la cinta "Eles nao Usam Black-tie"; su actividad se redujo al cortometraje.

No obstante, esta película se convirtió en la primera cinta distribuida por la Embarfilme (Empresa Brasileña del Film), encargada de producir y distribuir películas nacionales; un organismo creado y financiado por el gobierno militar del general Costa e Silva que, paulatinamente, fue controlando el mercado brasileño imponiendo sus criterios. A renglón seguido reproducimos un extracto del decreto ley en el cual se autorizó la creación del organismo:

"DECRETO-LEY N?862, DE 12 DE SEPTIEMBRE DE 1969

Los Ministros de la Marina de Guerra, del Ejército y de la Aeronáutica, usando las atribuciones que les confiere el artículo 1? del Acta Institucional n?12, de 31 de agosto de 1969, combinado con el párrafo 1? del artículo 2? del Acta Institucional n?5, de 13 de diciembre de 1968, y, teniendo en vista lo dispuesto en el artículo 5, del punto III, del Decreto ley n? 200, de 25 de febrero de 1967, decretan:

Artículo 1?: Queda autorizada la creación de la Sociedad de Economía Mixta denominada Empresa Brasileña de Films S.A. -EMBRAFILME, con personalidad jurídica de derecho privado y vinculada al Ministerio de Educación y Cultura." (TEIXEIRA, 1978, Vol. I, pp. 53-58) (3)

Las características específicas acerca de la personalidad de Paulo Honório (encarnado por Othon Bastos), personaje principal del relato y dueño de la hacienda Sao Bernardo, se van dilucidando desde los primeros capítulos del libro. Sin embargo, en la película estos van apareciendo de forma más mesurada, ya que la cámara hace que intuyamos su personalidad valiéndose de la descripción de su entorno y su actitud ante los demás: un hombre posesivo, obstinado, que concibe un plan y para conseguir sus aspiraciones, sacando fuerzas de flaquezas, no duda en utilizar a los otros, inclusive a su propia esposa. Si en el libro Ramos optó por describir sin recelos la personalidad y objetivos de Paulo Honório. En la película, el director se inclinó para que fuera la cámara la que ofreciera al espectador la idea del personaje principal.

En este sentido, somos de la opinión que el libro, con un estilo directo, determina en mayor medida la personalidad del protagonista que en la película, en la cual permanece más abierta a la imaginación del público. No obstante, en ambas obras la idiosincrasia de Paulo Honório surge de cada uno de sus actos y, a la vez, estos se explican porque son ejecutados por él. Asimismo, la novela queda determinada por uno de los elementos que la constituye: la interacción entre el ser y el hacer, conseguida gracias a un discurso disciplinado que excluye los episodios que no aportan nada al desarrollo de la historia (aspecto también registrado en "Vidas secas").

Igualmente, el carácter ambicioso y violento del antihéroe pseudo-capitalista viene dado por el constante análisis al cual es sometido. En el libro, valiéndose de un cambio del tono narrativo (demarcando tiempo y lugar); y en el film gracias a los planos que se alternan en abiertos y cerrados (de mayor duración) y al emplazamiento de una cámara "expectativa", además de unos diálogos ceñidos al texto de Ramos.

Una vez que Paulo Honório posee la propiedad de Sao Bernardo, desea también adquirir a Magdalena (interpretada por Isabel Ribeiro), prácticamente el único personaje femenino. Ésta altera, no sólo la vida del protagonista, sino también la propia dinámica del libro/film. El lector advierte en la novela cómo la narrativa se hace más ágil, dada por unos diálogos esperanzadores, más humanos y, a la vez, por la mayor participación y protagonismo de Magdalena (fuerza de renovación) que, poco a poco, va ganando terreno sin soslayar la figura de Paulo Honório, quien reconoce la superioridad de su esposa en términos de educación y cultura. En contrapartida, Leon Hirzsman decidió potenciar la figura femenina, adquiriendo la cinta un tratamiento más social que psicológico, focalizada en las relaciones con los trabajadores de la hacienda, con los cuales comparte sus ideas socializantes, así como sus inquietudes literarias, etc. El largometraje culmina con su suicidio ante la insostenible conducta celosa y machista del marido y el inmovilismo social. Entendámoslo como una demostración de rebeldía y no como un gesto de abandono.

Una cinta que podríamos considerar perteneciente al "cinema novo" cuando éste se estaba diluyendo paulatinamente, debido a los acontecimientos políticos (Acta Constitucional n? 5 promulgada por el general Costa e Silva, el 13 de diciembre de 1968). Una solución para continuar creando, comunicando, criticando... era valerse de temas y/o personajes históricos, o bien de los clásicos literarios con los cuales los órganos censores serían más tolerantes.

El film cosechó importantes premios nacionales (Instituto Nacional del Cine - INC, 1973; Festival de Santos, premio Embrafilme a la mejor adaptación literaria...) como internacionales (Festival de Cannes, Valladolid, Berlín...).

IV. "MEMORIAS DO CARCERE": La huella del pasado

"Memórias do Cárcere" no asume la narración en primera persona, del original, pero busca equivalencias al insistir en colocar la cámara en la posición de los ojos de Graciliano Ramos (...)." (XAVIER, 1984, p.16) (4)

"Memórias do Cárcere" (1984) supuso para el cineasta Nelson Pereira dos Santos, por aquel entonces con 54 años de edad, su décimocuarto largometraje,

y la segunda vez que llevaba a la pantalla una novela de Graciliano Ramos. Un nuevo desafío en la trayectoria artística del director paulista. Tal vez, el realizador más querido y procurado del cine brasileño... y, quizás, el mejor director capacitado para filmar un apasionante relato en torno a la vida, sentimientos y encarcelamientos del escritor de Alagoas. Ambos eran de izquierda, padecieron persecuciones, la censura... y, sobre todas las cosas, amaban al Brasil.

Un libro de memorias (expresión literario-realista de sus recuerdos) caracterizado por la autenticidad, fiel a sus sentimientos e impresiones. Posiblemente, sea la segunda parte del libro "Infância" (1945). Mientras que en "Infância" logró transmitir todo ese marco de sensaciones e impresiones de un niño, en "Memorias do Cárcere" (1946) lo hace con respecto a un adulto, que el único crimen que cometió fue pensar y escribir lo que pensaba.

La novela trasciende el límite de una simple reflexión personal de su vida; tornándose en un estudio/análisis de la realidad brasileña, sus atrasos, sus vejaciones. Una denuncia explícita a un período de la historia del Brasil conocido por el Estado Novo que, de manera engañosa, llevaba la libertad y el respeto a los ciudadanos como bandera. Graciliano Ramos fue uno de los primeros y más audaces escritores en desafiar/criticar a este "estado dictatorial", regido por el presidente Getúlio Vargas, quien le condenó a la cárcel en varias ocasiones, bajo sospecha de ser comunista en 1936 y cuando era militante del partido comunista brasileño en 1945; acelerando su muerte... a consecuencia de su precaria salud, sufrimientos, consternación y reclusiones que padeció durante su vida.

Graciliano Ramos comenzó a escribir esta novela diez años después de salir de la cárcel. Cuando murió en 1954, le faltaba por finalizar el último capítulo, el de la liberación. Un libro sobre sus experiencias, un intento de respuesta a sus preguntas, a sus interrogantes.

La película apareció en unos años en que el cine de "calidad" venía sumiéndose en los recortes presupuestarios (y en los nuevos aires de la apertura política). A pesar de esto, se realizaron "Quilombo" (1984) dirigida por Carlos Diegues y "O Beijo da Mulher Aranha" (1985) de Héctor Babenco, entre otras. Al respecto el historiador del cine brasileño, Fernao Ramos, apunta:

"Y hasta el mismo "Memórias do Cárcere" (dirección de Nelson Pereira dos Santos, 1984) entra en el rol de los "primos ricos" de un cine inmerso en crisis, a pesar de sólo haber consumido 550 mil dólares." (RAMOS, 1987, p. 440) (5)

Pereira dos Santos retomó la obra literaria de Graciliano Ramos veinte años después de la experiencia registrada con "Vidas secas". Un viejo proyecto que vio la posibilidad de materializar gracias a la participación del productor Luiz Carlos Barreto. Para llevar a cabo el proyecto se rodeó de un destacado equipo técnico (fotógrafos José Medeiro y António Luis Soares; montador Carlos Alberto Camuyrano) y artístico (intérpretes como Glória Pires, Jofre Soares, José Dumont y Carlos Vereza en el papel de Graciliano Ramos, quien tuvo que adelgazar diez kilos para caracterizarle, siendo ésta la primera vez que trabajaba junto al director. Y la música a cargo de Louis Moreau Gottschalk y la oOquesta Sinfónica de Berlín, quienes versionaron el himno nacional del Brasil).

El cineasta, una vez finalizado su anterior film "Estrada da vida" (1981), comenzó a preparar y trabajar en el texto de "Memórias do Cárcere". Para ello, decidió retirarse a Campo de Jordao (Estado de Sao Paulo) en donde consiguió elaborar la primera versión del guión. Trabajó a un ritmo vertiginoso, ya que deseaba estrenarla antes de las elecciones de 1982, pero los productores lo vieron poco viable y le recomendaron calma.

En 1983 retomó el proyecto después de realizar tres versiones del guión (un trabajo de síntesis conservando la estructura narrativa del libro). Asimismo, creyó oportuno alterar algunos personajes y situaciones manteniendo, a pesar de todo, la esencia de la novela. Todo estaba preparado para comenzar el film. Sin embargo, en los dos años que pasaron desde que se retiró a redactar el primer guión, hasta el día en que se inició el rodaje, se experimentaron importantes cambios en el panorama político (restablecimiento de la democracia y la llegada al poder del presidente José Sarney), además de cinematográficos (la muerte de Glauber Rocha).

El director continuaba preocupado por abordar la realidad del país y recurrió, una vez más, a Graciliano Ramos para focalizar un episodio de la historia contemporánea del Brasil, el respeto al ser humano y la libertad. De esta manera, decidió volver con su equipo al nordeste y comenzar a filmar. El rodaje duró cuatro meses.

La película de 178 minutos, al igual que el libro, está narrado de manera lineal, teniendo como protagonista al propio Ramos, sus ojos y sus sentidos, los cuales quedaron conmovidos. Por ello, Pereira dos Santos optó por una cámara estática, bien emplazada que observa más que describe y, a veces, insinúa. Igualmente, en la cinta sólo Graciliano Ramos conservó su nombre original, el resto de los personajes se los pusieron ficticios.

Los premios y reconocimientos en los festivales de cine fueron variados, en este sentido cabría hacer referencia al de Cannes (1984) y La Habana (primera vez que el cineasta viajó a Cuba), entre otros. Un film elogiado por la mayoría de la crítica nacional e internacional.

V. POSFACIO: Un simple epílogo

Graciliano Ramos fue un autor en la línea de la novela introspectiva, con ciertas características que pueden hacer recordar a Dostoievski (en relación con el amargo y penetrante análisis psicológico); a veces a Joyce (a propósito del uso del monólogo íntimo); por momentos a Lins de Rego o Jorge Amado (con respecto a la novela regional, social y de corte "neorrealista")...

El hombre y la sociedad de su tiempo se convierten en una obsesiva y constante preocupación en su obra literaria. Un analista de los conflictos del ser humano, incluso de los suyos propios, y cómo estos determinan la naturaleza humana. Autor de numerosas novelas, le erigieron en un clásico de la literatura brasileña, un investigador de la sociedad del Brasil.

Graciliano Ramos y Nelson Pereira dos Santos coincidieron en la visión política-ideológica (militancia política) de la historia; repudiando el fascismo y la dictadura militar. Ambos tenían como objetivo dilucidar la realidad del Brasil; estaban comprometidos con la verdad.

Graciliano Ramos y Leon Hirszman amaban la vida, se recreaban en ella y, a la vez, la criticaban con "gestos" sutiles, a través de hombres corrientes y, sobre todo, gracias a las mujeres como elemento poético.

A modo de homenaje, parafrasear unas líneas de la introducción realizada por Alvaro Lins en 1947, aún en vida del escritor, que tituló "Valores y miseria de las Vidas Secas" publicada en el libro "Vidas secas" de la colección Austral n? 1564, de Espasa y Calpe:

"Con media docena de libros, la obra de Graciliano Ramos sobresale en la literatura brasileña como una de las más expresivas y valiosas, a despecho de la desproporción existente entre la riqueza de su vida interior y la insuficiencia de su material de observación, entre su arte para escribir y su pequeño mundo de ficción." (RAMOS, 1974, p. 42)

BIBLIOGRAFIA

AMAR RODRIGUEZ, Víctor Manuel (1994): El cine nuevo brasileño. Madrid, Dykinson Editorial. O Estado de Sao Paulo. Sao Paulo, 1/6/1973.

GIMFERRER, Pere (1985): Cine y literatura. Barcelona, Planeta.

MONTEIRO, José Carlos. "Nelson Pereira dos Santos". Cultura Filme. N? 16, Sep/oct, Rio de Janeiro, INC, 1970, pp. 6-15.

RAMOS, Fernao. História do Cinema Brasileiro. Sao Paulo. Art Editora. 1987.

RAMOS, Graciliano. Memórias do Cárcere. Sao Paulo, Livraria Martins, 1969.

Sao Bernardo. Rio de Janeiro, Record, 1981.

Vidas secas. Madrid, Espasa-Calpe, 1974.

Vidas secas. Sao Paulo, Record, 1984.

TEIXEIRA de MELLO, Alcino. Legislaçao do Cinema Brasileiro. 2 Vols. Rio de Janeiro, Embrafilme, 1978.

XAVIER, Ismail. "Graciliano Herói". Filme Cultura. N? 44, abril/agosto, Rio de Janeiro, Embrafilme, 1984, pp. 14-18.

NOTAS

  • 1 MONTEIRO, José Carlos. "Nelson Pereira dos Santos: Depoimento". Filme Cultura, n116. Sep/oct Rio de Janeiro. 1970. 64 págs. "No caso da adaptaçao, houve um respeito absoluto (...), meu trabalho sòmente poderia ser o de respeito completo à forma e às idéias do autor do livro."

  • 2 Editorial. O Estado de Sao Paulo. 1/6/1970. Sao Paulo. "(...) uma homenagem a Graciliano Ramos e uma adaptaçao absolutamente fiel ao texto."

  • 3 TEXEIRA de MELLO, Alcino. Legislaçao do Cinema Brasileiro. Vol I, Rio de Janeiro, Embrafilme, 1978. / "DECRETO-LEI N?862, DE 12 DE SETEMBRO DE 1969" / Os Ministros da Marinha de Guerra, do Exército e da Aeronáutica, usando das atribuiçoes que lhes confere o art. 1? do Ato Institucional n1 12, de 31 de agosto de 1969, combinado com o parágrafo 11 do artigo 21 do Ato Institucional n1 5, de 13 de dezembro de 1968, e, tendo em vista o disposto no art. 51, do item III, do Decreto-lei n1 200, de 25 de fevereiro de 1967, decretam: Art. 11.- Fica autorizada a criaçao da Socidade de Economia Mista denominada Empresa Brasileira de Filmes S.A. -EMBRAFILME, com personalidade jurídica de direito privado e vinculada ao Ministério da Educaçao e Cultura."

  • 4 XAVIER, Ismail. "Graciliano Herói". Filme Cultura. N144. Abril/Agosto 1984. Rio de Janeiro. 114 págs. "Memórias do Cárcere" nao assume a narraçao em primeira pessoa, do original, mas busca equivalências ao insistir em colocar a câmera na posiçao dos olhos de Graciliano Ramos (...)."
  • 5 RAMOS, Fernao. História do Cinema Brasileiro. Sao Paulo, Art Editora, 1987."E até mesmo MEMORIA DO CARCERE (direçao de Nelson Pereira dos Santos, 1984) entra no rol dos "primos ricos" de um cinema imerso em crise, apesar de só ter consumido 550 mil dólares."


FORMA DE CITAR ESTE TRABAJO EN BIBLIOGRAFÍAS:

Amar Rodríguez, Víctor Manuel (2000): Graciliano Ramos en el cine brasileño: notas para la literatura y el cine. Revista Latina de Comunicación Social, 30. Recuperado el x de xxxx de 200x de:
http://www.ull.es/publicaciones/latina/aa2000qjn/
95amar.html