Biblioteca Universitaria

Cómo citar la información

Este apartado pretende ayudar al usuario a comprender la importancia de hacer un uso responsable, ético y legal de la información que se utiliza para realizar un trabajo académico, así como a realizar citas bibliográficas de distintos tipos de documentos de acuerdo con un sistema normalizado.

Al realizar un trabajo académico es fundamental identificar claramente qué ideas e información han sido tomadas de otras fuentes o autores y cuáles son propiamente producto del autor del trabajo.

Cuando se usan las palabras o ideas de otra persona sin mencionarla, se comete un tipo de robo denominado plagio. El plagio puede consistir en presentar como propio un documento elaborado por otro, pero también es plagio copiar o parafrasear ideas o textos de otras fuentes e incluirlas en un trabajo propio sin indicar quién es el autor de dichas ideas o textos.

En España los derechos de autor están protegidos por la Ley de Propiedad Intelectual. Puedes consultar más información sobre ello en este apartado de esta misma web.

Para evitar el plagio, cada vez que se utilice lo que ha dicho alguien o cuando se resuma o parafrasee información encontrada en libros, artículos o páginas web, debe indicarse siempre la fuente y esto se hace mediante las citas o referencias bibliográficas.

Citar correctamente las fuentes consultadas permitirá que cualquier persona pueda volver a llegar a ellas.

Debe citarse siempre:

  • La fuente original de frases copiadas literalmente
  • La fuente original de ideas o textos de otros autores que se parafraseen (o se reproduzcan con otras palabras).
  • La fuente de los datos estadísticos, las fuentes orales…

No es necesario citar hechos o datos generalmente conocidos y que pueden encontrarse en cualquier enciclopedia (por ejemplo, la fecha de un hecho histórico, la extensión o la población de un país, etc.)

Los estilos de cita son un conjunto de reglas que definen qué datos deben incluirse al citar cada tipo de documento, así como el orden y el formato tipográfico en que deben transcribirse dichos datos.
Existen distintos estilos de cita, algunos específicos de determinadas disciplinas y otros usados por publicaciones concretas. Entre ellos podemos señalar: las normas de la APA (American Psicological Association), uno de los más utilizados en el área de las Ciencias Sociales, la norma UNE 50-104-94 (adaptación española de la norma internacional ISO 690:1987), las normas de Vancouver, las de Chicago…

Los gestores bibliográficos son herramientas que permiten aplicar automáticamente cualquier estilo de cita a un conjunto de referencias bibliográficas. Sin embargo, vamos a ofrecer aquí una información básica sobre algunos de estos estilos:

La cita de legislación y jurisprudencia se realiza generalmente en el cuerpo del texto, pudiendo recurrir a notas a pie de página en el caso de que se necesite aclarar o completar información.

Es frecuente el uso de abreviaturas, por lo que se recomienda la inclusión de un Anexo de abreviaturas utilizadas, que puede tener como base el listado de abreviaturas de Aranzadi.

En el caso de que el trabajo contenga un cuantioso número de normativa citada en su texto, se recomienda elaborar un Anexo de legislación y jurisprudencia, situado tras la Bibliografía o Lista de referencias, y ordenado cronológicamente de forma ascendente (normas más antiguas primero). La legislación y jurisprudencia citada en el cuerpo del texto no debe figurar en ningún caso en la Bibliografía o Lista de referencias, sino en el mencionado Anexo.

Para más información, consulte la información y ejemplos de la Biblioteca de la Universidad de Málaga.

La ULL pone a disposición de sus usuarios unas herramientas que permiten gestionar la información bibliográfica y documental con el fin de poder organizarla, recuperarla y utilizarla para los trabajos académicos.

Más información

Plagio. Una introducción.