Skip to main content

La Universidad de La Laguna agasaja la brillantez de los estudiantes con mejor nota de acceso

jueves 12 de julio de 2018 - 10:27 UTC

La Universidad de La Laguna celebró ayer miércoles 11 de julio un acto de reconocimiento a los estudiantes que accederán al sistema universitario del curso 2018/19 con una nota superior a 13,500 de un máximo de 14. Un total de 61 jóvenes recibieron de manos del rector, Antonio Martinón, un diploma acreditativo del esfuerzo realizado y de las magníficas calificaciones obtenidas en la provincia de Santa Cruz de Tenerife.

Galería de imágenes

La ceremonia tuvo lugar en el salón de actos del edificio donde se imparte la titulación de Periodismo. Hasta allí se dirigió este nutrido grupo de estudiantes, acompañado de sus familiares, amigos y directores de los centros educativos donde cursaron el Bachillerato. Esta acción pretende poner en valor la cultura del estudio y del tesón en la consecución de las metas personales, algo que en una sociedad donde todo parece dado y gratuito, resulta de enorme valor.

Tanto el rector como el vicerrector de Estudiantes, José Manuel García Fraga, alegaron que se trata en todo caso de un éxito compartido entre los propios alumnos, los familiares que los han apoyado y los centros educativos que han dado lo mejor de sí para que este talento se expanda.

El rector le dijo a los estudiantes que esperaba que esta excelencia académica se trasladara también a otros ámbitos de la vida igualmente importantes, como son el trato con los demás y la comprensión de ideas diferentes a las propias. Martinón preguntó a cada uno de ellos dónde pensaba cursar sus estudios superiores, y si bien la mayoría indicó hacerlo en la Universidad de La Laguna, otros le señalaron centros nacionales a los que se dirigirán en breve, mayormente por una oferta académica no existente en el centro anfitrión. “Me alegro de que estudiantes excelentes se queden con nosotros, pero también de que haya canarios brillantes en otros destinos. Con todo, me gustaría que volvieran, porque esta sociedad está necesitada de talento”, explicó.

En la sesión también participó el coordinador general de la EBAU, el profesor Antonio Adelfo Delgado, quien dijo al alumnado que este premio es fruto de su esfuerzo. “Nadie les ha regalado nada”, apuntó. Delgado se detuvo en explicar el entramado de estas pruebas, cuya siguiente edición comienza ya a prepararse desde el mes de septiembre próximo. Relató que en las dos convocatorias de junio y julio se han fotocopiado más de 112.000 exámenes y se han volcado en escasos días más de 30.000 calificaciones. No es hasta el final del proceso, cuando las notas ya han sido fijadas, momento en que se cruzan las etiquetas anónimas de cada examen con la identidad de los individuos, lo que garantiza en todo momento la neutralidad de las pruebas y el absoluto anonimato de los que concurren a ellas.

En la organización de estos exámenes y en todo el proceso de preinscricpión resulta fundamental la participación de cuatro servicios, prosiguió Delgado: el Servicio de Información y Orientación, el Centro de Atención a Usuarios, el Servicio TIC y el Gabinete de Análisis y Planificación, que colaboran activamente en que todo esté a punto, cada uno desde su ámbito de acción, además del Negociado de Pruebas de Acceso, agente principal en el desarrollo de estas convocatorias. “Ustedes son el ejemplo de una sociedad que solo puede progresar a través del esfuerzo”, concluyó el coordinador de las pruebas.

Por parte de los centros educativos intervino Félix Ángel Martín Pérez, director del IES Viera y Clavijo, quien felicitó a los estudiantes y a sus familias y habló acerca del muchas veces poco conocido trabajo del profesorado de los centros donde estos jóvenes se han formado, al tiempo que señaló que los padres y madres son los principales artífices de este éxito. El responsable del centro alabó la iniciativa de la universidad de reconocer la excelencia académica de estos jóvenes, “llamados a ser el futuro de la comunidad autónoma”, dijo.

El vicerrector de Estudiantes, por su parte, hizo hincapié en el importante paso que van a dar ahora con la elección de sus estudios universitarios, una cuestión clave que marcará sus vidas, aseveró. En este punto, García Fraga quiso apuntar el valor de la vocación, primer elemento que deben tener en cuenta a la hora de decidirse por un estudio u otro. “No cometan el error de decantarse por determinada carrera por el prestigio social que supone o la presión de la familia”, advirtió; “estudien lo que de verdad les guste, aunque tengan un 13,500”.


Archivado en: Alumnado, Destacado, Portada ULL

Etiquetas: , ,