Skip to main content

Pasión africana por la lengua española

miércoles 01 de agosto de 2018 - 11:58 UTC

¿Qué sabemos de Gabón? Poca cosa: país pequeño, centroafricano, francófono, millón y medio de habitantes. Y no mucho más. De allí procede la última cara de nuestra sección Protagonistas de este curso académico: Cyriaque Simon-Pierre Akomo Zogue, ganador  del III Premio de Relato Breve Amadou Ndoye para profesorado de universidades africanas que redacten en español, convocado por este centro docente y entregado en el contexto de la celebración de Campus África.

La presencia de este profesor nos ha hecho caer en la cuenta, una vez más, de cuánto desconocemos del vecino continente, totalmente ajeno a nuestras vidas . Y es que más allá de Marruecos o Senegal lo demás nos asalta por insólito e ignoto. Cyriaque, de 39 años, es docente del Departamento de Español en la Escuela Normal Superior de la Universidad Omar Bongo de Libreville, donde se forman los futuros docentes que enseñarán esta lengua. Autor del relato ‘Si yo supiera en mi familia’, comparte galardón con el estudiante de Periodismo de la Universidad Nacional de Guinea Ecuatorial Cayetano Ndong Nchuchuma, que con el texto ‘Obligados a soportar, seguiremos soñando’, ha resultado también ganador, en su modalidad de alumnado.

Gracias a la embajada de España en Gabón conoció Cyriaque el premio de la Universidad de La Laguna, instaurado en 2014 a través del Vicerrectorado de Relaciones con la Sociedad, y que honra la figura de Hadji Amadou Ndoye (1947-2013), profesor de Lengua y Literatura Española en la universidad senegalesa de Cheik-Anta-Diop, en Dakar, donde contribuyó a la difusión del castellano y de su especialidad, la literatura canaria.

El primer libro de su vida

Su relato se basó en la historia de su familia, en la que abunda en su encuentro con la lengua española. “Soy el único de seis hermanos que ha tenido acceso a los estudios, mi familia es de origen modesto y no me pudieron comprar libros para estudiar. Un día, un profesor que venía de Salamanca me regaló el primer libro de mi vida: un libro de gramática española, y como en vacaciones me aburría, cogí el libro y descubrí que me encantaba aprender español. Este libro me permitió sacar buenas notas, interesarme por los estudios y conseguir una beca de mi país para seguir con el estudio del español en una universidad francesa”.

Realizó dos años de sus estudios universitarios en Gabón, luego marchó a Francia para más tarde viajar hasta Colombia a realizar el trabajo de campo de su tesis doctoral. Se centró en la presencia afro-colombiana en ese país, para conocer el grado de pervivencia de la cultura africana en esas latitudes. De ahí concluyó que se mantiene parte del acervo cultural en los bailes y en la gastronomía, pero lo demás se ha perdido con el tiempo.

Colombia alberga una diáspora africana importante, especialmente en las costas atlántica y pacífica. En la primera, sobre todo en Cartagena, Santa Marta y Barranquilla, existe una fuerte presencia africana en las ciudades pero a pesar de los años y del paso de las generaciones esta población se encuentra invisibilizada y fuera de la economía formal, explica Cyriaque. “Están en las carreteras vendiendo dulces y fruta, nada más”, sin ninguna clase de influencia en el ámbito político o social. Tras este trabajo finalmente defendió su tesis en 2011 en la Universidad París 8 Vincennes-Saint-Dennis.

Permaneció un año más en la misma universidad, haciendo investigación, hasta conseguir un puesto en Gabón. “En nuestros países no se estudia la historia de los africanos de la diáspora, los afrodescendientes y los latinoamericanos…Todo lo relacionado con la trata o la esclavitud es como si estuviera prohibido. Así que yo quería compartir esta experiencia con la nueva generación de universitarios, que sepan lo que nos ha pasado”. En 2013 entró en la Universidad de Libreville y aunque es doctor en Historia y Civilización Moderna, en la universidad, por sus más que sobrados conocimientos de español, imparte clases de lengua y también de historia moderna.

Apasionado de lo español

“Mis alumnos son muy curiosos, quieren ver a nativos”, explica el docente. La presencia española en el país centroafricano se reduce a la representación diplomática y a la de algunas empresas. Lo cierto es que después del inglés, la lengua española es la más demandada. “Es una lengua que gana espacio, España está muy bien vista en Gabón y su cultura nos resulta muy atractiva. Para profundizar en ella lo suyo sería aprender con un nativo, pero no hay muchas oportunidades. La belleza de esta lengua cautiva a mucha gente”.

Este es el primer premio internacional que recibe Cyriaque. La televisión local está emitiendo estos días un documental sobre esta noticia, se han publicado las fotos de la concesión del premio universitario, ha despertado el interés sobre Campus África y le ha dado una enorme visibilidad al profesor y a la propia Universidad de La Laguna. “Esta universidad se está internacionalizando y cada vez tiene más posibilidades de atraer a alumnado y a docentes. Ese es mi caso, porque voy a ser el futuro embajador de este centro en mi país. Ya tengo programada una conferencia en cuanto llegue, para hablar de todo lo que he vivido, de esta universidad y del propio premio. Me están esperando”.

“Esto ha sido para mí una oportunidad para mejorar el sistema de enseñanza y aprendizaje del español, y también lo es para dar la posibilidad a mis estudiantes de conocer este premio literario, que puede cambiar la vida de cualquiera de ellos”. El docente se queja de las penalidades a las que tiene que hacer frente día a día “En Gabón es difícil encontrar un diccionario o un manual de español. En una Escuela Normal Superior que forma a profesores de español, con 15 profesores de distintas especialidades y 56 estudiantes matriculados, solo hay cinco diccionarios. No tenemos material, no hay una biblioteca”.

Además, son profesores formados en su mayoría en Francia, que no mantienen ningún contacto con España. “Esto es una contradicción en sí misma, porque nuestra formación es francesa”. La recogida del galardón le ha posibilitado conocer a mucha gente y tener otra visión de su futuro profesional, con nuevas aportaciones a nivel pedagógico. “Venir aquí de vez en cuando sería para mí genial, es muy importante renovar los conocimientos y hablar la lengua, porque allí no tengo oportunidad”.

De hecho, en Campus África ha entrado en contacto con muchos senegaleses. “Soy el único que viene de África central. Hemos compartido muchas vivencias con los colegas senegaleses y la verdad es que han sido unos momentos inolvidables”. El profesor agrega que es consciente de la apertura de la Universidad de La Laguna a la Macaronesia, donde se está dando paso a muchos acuerdos. “Queremos que Gabón forme parte de los acuerdos de movilidad con este centro académico”, añade.

Este profesor forma parte de una asociación de docentes de español que aglutina a un total de 52 docentes de toda África, con presencia en países tan diversos como el propio Gabón, Camerún o Chad. Realizan un congreso anual para conocer el estado del aprendizaje del español, repasan manuales para estudiar los más adecuados y analizan temáticas que puedan tratarse en las clases. “Yo tengo trabajo gracias al español, es una pasión que no me canso de difundir ni de trabajar por ella”, comenta orgulloso.

Cyriaque deja la Universidad de La Laguna con la mejor de las impresiones. “En esta universidad he encontrado a personas muy abiertas, con mucho corazón, que nos han abierto muchas puertas, no solo administrativamente, sino humanamente. Los africanos hemos estado muy a gusto en una buena universidad, bien organizada e interesante”.

El profesor es muy consciente de que pertenece a una selecta elite en este país centroafricano. “La gente no sabe nada, yo he tenido la suerte de optar a becas y ayudas, e incluso a este tipo de premios, pero la gran mayoría no tiene nada. La gente vive como en la Antigüedad, sin saber leer ni escribir”. El personal de la Universidad de La Laguna se ha volcado con él. A las emociones y buenas experiencias vividas, se suman en su maleta un buen puñado de diccionarios, libros de estilo, revistas, periódicos, anuarios de prensa… “Esto es oro molido para nosotros”, dice.

Gabinete de Comunicación


Archivado en: Protagonistas

Etiquetas: , , , ,