Skip to main content

Un seminario de investigación de la ULL analiza los arquetipos femeninos desde la Antigüedad hasta el Medievo

lunes 03 de diciembre de 2018 - 15:24 UTC

Imagen de la inauguración de este seminario sobre los arquetipos femeninos en la Antigüedad y la Edad Media.

La Sección de Filología de la Facultad de Humanidades acoge hasta el próximo 5 de diciembre el seminario “Arquetipos Femeninos: de la Antigüedad Clásica hasta la Edad Media. Estudio y Perspectivas de Análisis”, inaugurado hoy, lunes día 3. Forma parte de las actividades del proyecto de investigación “Arquetipos femeninos en los tratados medievales franceses para la educación de las mujeres: Origen, evolución, función y léxico”, con financiación del Ministerio de Economía y apoyo del Programa María Rosa Alonso de Humanidades y Ciencias Sociales patrocinado por el Cabildo de Tenerife.

Galería de imágenes

La inauguración estuvo presidida por el vicerrector de Investigación, Francisco Almeida, y en ella estuvieron presentes el Investigación; el director insular de Cultura, Educación y Unidades Artísticas del Cabildo de Tenerife, José Luis Rivero; el decano que acogió el acto, Javier Medina; y la co-investigadora principal del proyecto y directora del Instituto Universitario de Estudios Medievales y Renacentistas, Dulce Mª González.

Almeida reiteró el compromiso del equipo de gobierno con la investigación en las áreas de Ciencias Sociales y Humanidades, resaltando, además, que la realizada en estos ámbitos en el seno de la ULL es de calidad contrastada según los indicadores disponibles en sus campos. Reflexionó que la investigación en ciencias y tecnología, que cuentan con una mayor aplicabilidad y trasferencia al sector empresarial, disponen de más ayudas y convocatorias, pero no se pueden olvidar las demás materias porque ello supondría la “deshumanización de la ciencia”.

Por ello, alabó la existencia del Programa María Rosa Alonso del Cabildo de Tenerife, del cual espera que haya más ediciones y, si acaso, lamentó que no se esté dando una mayor visibilidad a sus resultados, por lo que destacó la relevancia del seminario que se inauguraba hoy.

La directora del seminario también tuvo palabras de alabanza para esta iniciativa del Cabildo, a la vez que criticaba al Gobierno de Canarias por haber reducido las ayudas para Ciencias Sociales y Humanidades a la mínima expresión. También destacó el hecho de que dicho programa tenga por nombre el de la única mujer designada doctora Honoris Causa por la ULL, y lamentó la existencia de una lista mayor de mujeres igualmente válidas que han sido invisibilizadas.

Por su parte, el director insular reflexiono que, desde su área se concibe la cultura desde tres contextos indisociables: el científico, el humanístico y el artístico. Frente al discurso de la utilidad que se suele utilizar para menospreciar las humanidades, Rivero destacó que él se considera filólogo y gracias a sus estudios, ha sido capaz de interpretar las diversas lecturas que se dan en la realidad, de modo que sí considera que su formación tuvo una verdadera utilidad. Por ello decidieron crear e impulsar el Programa María Rosa Alonso, el cual anunció que volverá a ser convocado en una versión ampliada y mejorada.

Medea y Fedra

Los ponentes Andrés Pociña (d) y Aurora López,

Foto: Emeterio Suárez (CC BY 3.0)

Tras la inauguración el catedrático de Filología Latina Andrés Pociña dictó la primera conferencia, “Reflexiones sobre la personalidad excepcional de las mujeres en las tragedias clásicas”, en las cual disertó sobre cómo se han interpretado mal, en su opinión, las figuras de dos protagonistas de las tragedias clásicas: Medea y Fedra.

Sobre la primera, señala que es conocida como la mujer abandonada por Jasón que mató a sus hijos, lo cual para el ponente es “·una lectura muy superficial”, ya que el personaje tiene muchísimas más facetas e incluso hay estudiosos, entre los que él mismo se incluye, que la consideran “una madre ejemplar”. Además, se remite a Eurípides para recordar que le tenía una alta consideración, pues le aplica continuamente un adjetivo que no utilizaba para otras mujeres: “sabia”

Este personaje, al igual que otros del teatro clásico, se comprende mejor tras la lectura de las versiones que se han ido produciendo siglo tras siglo, que aportan más capas de significado. Por ejemplo, señala que la “Fedra” escrita por Unamuno en 1910 da multitud de claves que, a lo mejor, el lector no había visto ni en Eurípides ni en Séneca, pero que ya estaban contenidos ya en esas obras iniciales: “las claves siempre las acabas encontrado en el mundo antiguo”.

En el caso de Fedra, siempre se la simplifica como una señora mayor que se enamora del hijo de su marido y, según Pociña., no es tan sencillo: “para empezar, el hijo de su marido (Hipólito), tiene casi la misma edad que ella y no es consanguíneo suyo. Y de acuerdo en que se enamora del hijo de su marido, pero ¿tiene una vida realmente matrimonial con su cónyuge? No”.

La siguiente ponente fue Aurora López, también catedrática de Filología Latina de la Universidad de Granada, con la conferencia “¿Por qué hubo tan pocas escritoras en la Roma antigua?”, en la cual recuerda las figuras poco conocidas de mujeres romanas de clase alta quienes, al poseer educación suficiente dada su posición social, llegaron a escribir, si bien sus obras no han llegado completamente hasta la actualidad y muchas solamente se conocen por referencias de otros autores.

La autora principal de este grupo sería Cornelia, de quienes se conservan algunas cartas, como la que escribió a sus hijos para persuadirles de que no se involucraran en una guerra. También destaca la existencia de una oradora, Hortensia, sobre la cual hay referencias a su reivindicación por que se reconociera a las mujeres por sus méritos, tal y como se hacía con los hombres en su época.

 


Archivado en: Destacado, Facultad de Humanidades, Filología Clásica, Francesa, Árabe y Románica, Filología Española, Filología Inglesa y Alemana, Instituto Universitario de Estudios Medievales y Renacentistas, Investigación, Portada ULL

Etiquetas: , , ,