Skip to main content

Docentes de la ULL defienden un mayor reconocimiento del aprendizaje-servicio por las agencias de calidad universitaria

miércoles 17 de noviembre de 2021 - 12:03 GMT+0000

Varios docentes de la Universidad de La Laguna participaron recientemente como ponentes en las jornadas de la Red Española de Agencias de Calidad Universitaria (REACU)  “Nuevos horizontes en la calidad universitaria”, que en esta ocasión organizaron la Agencia Canaria de Calidad Universitaria y Evaluación Educativa (ACCUEE) junto con la Fundación Madri+d, en Adeje. La primera sesión estuvo dedicada a reflexionar sobre los retos de la docencia universitaria ante la Agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) con la celebración de una mesa redonda tras varias conferencias sobre esta materia. La mesa estuvo moderada por Javier Oliver, director de la Agència Valenciana d’Avaluació i Prospectiva (AVAP) y contó como ponentes con Óscar Chiva, profesor del Departamento de Didácticas Específicas de la Universitat Jaume I y experto en Aprendizaje-Servicio;  Francisco Javier Amador, profesor del Departamento de Economía, Contabilidad y Finanzas de la Universidad de La Laguna y coordinador del Programa de Aprendizaje-Servicio ULL-Cabildo de Tenerife; y Alicia Eva Morales, doctoranda en Arte y Humanidades de la Facultad de Bellas Artes y ganadora del premio ULL Solidaria por un Trabajo de Fin de Grado realizado bajo el enfoque de aprendizaje-servicio.

Amador disertó en su ponencia sobre el papel de las universidades ante la emergencia climática y la responsabilidad social universitaria, haciendo un repaso de las directrices que desde hace décadas han ido emanando de organismos internacionales, la Comisión Europea, la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas (CRUE) y la Red Global de Soluciones para el Desarrollo  Sostenible, entre otros, así como de la propia legislación universitaria española y la nueva Ley de Cambio Climático y Transición Energética de 2021. 

De todo ello resaltó la necesidad de que la universidades lideren las respuestas a los retos que marca la Agenda 2030 y que la responsabilidad social universitaria debe estar presente obligatoriamente en todas las misiones de la universidad. Por otra parte, señaló que urge que las universidades impulsen metodologías de aprendizaje transformadoras, centradas en el alumnado, basadas en la experiencia, con un enfoque multidisciplinar y en la alianza con los actores sociales, como es el caso de la metodología de aprendizaje-servicio.  

Las transformaciones deben llevarse a cabo con urgencia si queremos dar respuesta a los retos que enfrentamos, por lo que Amador invitó a los responsables de las agencias de calidad universitaria presentes a reflexionar sobre cómo pueden acelerarse los cambios desde los sistemas de aseguramiento de la calidad universitaria. Finalmente, invitó a todas las agencias presentes a adherirse a la Declaración de Canarias sobre Aprendizaje-Servicio en la Educación Superior, en la misma línea que ya lo hiciera la Universidad de La Laguna, y a impulsar la institucionalización de esta metodología en el sistema universitario español.

En la mesa también se recogió el testimonio de alumnado que ha participado en proyectos aprendizaje-servicio, poniendo de manifiesto la transformación personal que supone entrar en contacto directo con realidades donde existen importantes necesidades sociales con la finalidad de aportar soluciones. Es el caso de Alicia Eva Morales, que describió cómo su participación en proyectos de aprendizaje-servicio en el barrio de las Moraditas, primero llevando a cabo su Trabajo de Fin de Grado en Diseño y posteriormente como parte de su Trabajo de Fin de Máster en Innovación para el Sector Turístico, han supuesto conocer otra manera de aprender, más experiencial, donde aprendía haciendo y todo tenía un sentido porque iba a ser aplicado en la realidad. 

Alicia confesó que participar en estos proyectos le ha permitido desarrollar competencias cívicas y sociales que difícilmente hubiese adquirido en un aula, así como mejorar su capacidad para trabajar en grupo y desarrollar una mayor responsabilidad social, lo que además le ha empujado a continuar trabajando para y con los miembros del barrio, ahora como investigadora del programa de doctorado con venia docendi, donde continúa sus trabajos con la supervisión de Carlos Jiménez, profesor del Departamento de Bellas Artes que la iniciara en la metodología y con quien ha venido trabajando todo este tiempo. 

Además de los retos de la docencia universitaria ante los Objetivos de Desarrollo Sostenible, se abordó el futuro de las microcredenciales, es decir, las titulaciones expedidas por las universidades de cursos de corta duración, y el de las titulaciones conjuntas entre universidades de distintos países europeos cuya acreditación dependa de agencias diferentes, con el objetivo de establecer alianzas en el ámbito comunitario y para asegurar la calidad de los programas conjuntos. Las jornadas, en las que estuvo presente el secretario general de Universidades, José Manuel Pingarrón, y el director de la ACCUEE, José Saturnino Martínez,  tuvieron lugar los días 11 y 12 de noviembre en Adeje y tenían la finalidad de que los equipos de todas las agencias con competencias en este ámbito en España, así como de varias instituciones europeas, pudieran intercambiar conocimientos y prepararse para los nuevos horizontes de la calidad universitaria. 

A esta cita acudieron representantes de la Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y Acreditación (ANECA), las agencias de calidad autonómicas que integran la Red Española de Agencias de Calidad Universitaria (REACU), el Registro Europeo de Agencias de Calidad Universitaria (EQAR) y la Asociación Europea de Agencias de Garantía de Calidad (ENQA).


Archivado en: Destacado, Institución, Portada ULL, Responsabilidad Social

Etiquetas: ,