Skip to main content

Una presentación sobre el Plan Estratégico de la ULL abre las jornadas de bienvenida a nuevos doctorandos de la institución 

lunes 26 de noviembre de 2018 - 18:01 UTC

doctorado

El catedrático de Física Aplicada de la Universidad de La Laguna Daniel Alonso ha abierto hoy, lunes 26 de noviembre, las Jornadas de Bienvenida al Doctorado que se celebrarán hasta mañana en la Facultad de Economía, Empresa y Turismo. Alonso ha coordinado el plan estratégico de la institución académica y su ponencia consistió en la presentación de dicho documento a una audiencia compuesta por un centenar de personas que van a iniciar sus doctorados, en la cual recalcó la idea de que dicho plan y, por extensión, el futuro del centro académico, tienen en las personas su principal baluarte.

Previamente, las jornadas fueron inauguradas en un acto que contó con la presencia de Ernesto Pereda de Pablo, director de la Escuela de Doctorado y Estudios de Posgrado de la Universidad de La Laguna, centro organizador de las jornadas; María José Guerra Palmero, subdirectora de Doctorado de dicha escuela; y la decana de la facultad anfitriona, María Victoria Pérez Monteverde.

Pereda recordó que, en la actualidad, la Universidad de La Laguna cuenta con diecinueve programas de doctorado a los cuales se han inscrito unas doscientas personas de nuevo ingreso y ascienden a novecientas las matrículas totales, con la previsión de superar el millar una vez finalice el plazo de inscripción este mismo viernes, 30 de noviembre. Señaló como novedad la próxima puesta en marcha de un doctorado interuniversitario en Turismo promovido por diez instituciones docentes de cinco comunidades autónomas, que supondrá un salto cualitativo en la investigación en este campo. 

El director de la Escuela de Doctorado y Estudios de Posgrado se refirió a las nuevas características de los estudios de doctorado, que incluyen una cuarta de entrada, un plazo máximo para finalizarlo y una evaluación anual del trabajo que se esté realizando. Reflexionó que estos estudios, que suponen la última etapa de formación académica, otorga una nueva y mayor capacidad investigadora, pero también una gran responsabilidad ética.

Por su parte, María José Guerra señaló que estas son las terceras jornadas de este tipo que se organizan, pese a que la escuela en sí misma solamente tiene cuatro años de edad. Al igual que en ocasiones anteriores, se ha tratado de que este foro aglutine las cuestiones más interesantes para aquellas personas que s introducen en el doctorado. Seguidamente, repasó los contenidos de estos dos días de jornadas, que abarcarán cuestiones relacionadas con los indicadores de calidad en la investigación, el asociacionismo, la financiación de la investigación y la movilidad internacional, entre otras.

Daniel Alonso en su ponencia.

En su intervención, Daniel Alonso no se centró en explicar pormenorizadamente el Plan Estratégico de la Universidad de La Laguna, pues es un documento público y accesible, pero sí cuál ha sido el espirito de su elaboración, en la que se ha trabajado dos años y se ha contado con la opinión e intervención de no menos de 160 personas de todos los ámbitos de la institución académica.

Explicó que este documento define qué quiere ser la institución en el futuro, de lo cual se deriva una serie de objetivos y una batería de medidas para tratar de lograrlos. Con ese contexto, explicó que la razón de explicar este plan es las jornadas de doctorado no era otra que recalcar la importancia que los futuros investigadores tendrán en la configuración de esa universidad del mañana. 

Alonso también dio algunos consejos los doctorandos noveles presentes en la sala, recodándoles que con el doctorado no termina el aprendizaje, sino que es el inicio de un largo periplo que, probablemente, abarcará toda la vida. Una lección que extraerán de ese proceso es que, aunque se especialicen en un campo, no van a lograr nunca un conocimiento pleno del mismo.

Describió lo complejo del Plan Estratégico, un documento que ha de definir los objetivos de una comunidad de 20.000 personas, algo que supone un desafío por más que la universidad ya tenga unas funciones definidas social y legalmente.

Alonso abogó por ser ambicioso en los objetivos, lo cual no es incompatible con ser realista sobre la capacidad institucional. Recordó que ya en los primeros estadios de trabajo llegaron las frases desmotivadoras del tipo “esto no se puede hacer aquí”, ante las cuales el ponente señaló que “se puede ser excelente de diversas formas” a pesar de que el contexto es el que es: un país cuyos diez equipos de fútbol principales tienen mas presupuesto que los diez centros de investigación más importantes, una situación que no se da en países como Francia, Alemania o Inglaterra. 

El documento resultante marca tres grandes ejes o estrategias principales: talento, adaptación y respuesta a la complejidad social. De ellas se derivan medias de toda clase, las cuales Alonso no pormenorizo pero sí citó algunas en las que el capital humano sería fundamental: captación de talentos en todos los ámbitos de la institución, basándose en méritos; el fomento de una investigación abierta y colaborativa; la creación de mecanismos para la transferencia de conocimientos a la sociedad; o apostar por una formación que permita crear valor social. En todos ellos hay muchos proyectos en los que la labor de los futuros doctorados podría ser capital.


Archivado en: Destacado, Escuela de Doctorado y Estudios de Posgrado, Investigación, Portada ULL

Etiquetas: , , ,