Skip to main content

La ULL y DISA presentan un proyecto para obtener biocombustible a partir de una planta de Fuerteventura

viernes 10 de mayo de 2013 - 15:34 UTC

La compañía canaria de distribución de productos energéticos DISA, en colaboración con las dos universidades del archipiélago, promueve un proyecto de investigación dirigido a obtener biocombustible a partir de una planta cultivada en Fuerteventura. Hoy, viernes 10 de mayo, fue presentado en la Facultad de Química de la Universidad de La Laguna un avance de los trabajos realizados hasta ahora en esta investigación.

A esta presentación acudió el presidente del Gobierno de Canarias, Paulino Rivero, que visitó los laboratorios del Departamento de Ingeniería Química de la ULL en los que desarrollan parte de los trabajos, acompañado por el rector de la institución académica, Eduardo Doménech; la catedrática del Departamento de Edafología y Geología de la ULL y directora del proyecto, María Luisa Tejedor, y del responsable del área de DISA Renovables, Miguel Benarroch.

Este proyecto interdisciplinar tiene una doble finalidad: estudiar la posibilidad de desarrollar biocombustible a partir del aceite de Jatrofa curcas, una planta de origen caribeño cultivada en Fuerteventura, y la recuperación de suelos degradados como estrategia de lucha contra la desertificación.

Eduardo Doménech Martínez, rector de la ULL, puso este proyecto como ejemplo del potencial de las universidades públicas para realizar trabajos que pueden contribuir decisivamente al desarrollo económico y social, y recordó, además, que se trata de una investigación comprometida con la sostenibilidad, pues “para Canarias es especialmente sensible conciliar el progreso científico con la conservación medioambiental”.

En palabras de Paulino Rivero, este proyecto es del tipo por el que se debe aportar en la región ya que entronca con la idea de Canarias que su ejecutivo considera que es el óptimo: aquel que, sin renunciar al potencial del Turismo como agente productivo, sea “inteligente, sostenible e integrador”. Valoró igualmente que con esta clase de trabajos, la universidad rompe su imagen de estar alejada de la sociedad, y se acerca al sector productivo.

Por su parte, Marisa Tejedor, catedrática del departamento de Edafología y Geología de la Universidad de La Laguna y directora del proyecto, hizo una presentación técnica en la que explicó los pormenores del cultivo de jatrofa en Fuerteventura y los objetivos de un proyecto del cual destacó su multiplicidad de objetivos: industriales, medioambientales, agrícolas, socioeconómicos e incluso e transferencia de resultados a otras regiones áridas.

Tejedor dio paso a la catedrática del Departamento de Ingeniería Química y Tecnología Farmacéutica Andrea Brito Alayón, quien explicó cómo se desarrolla el proceso para obtener biodiesel a partir de las semillas de jatrofa, tras lo cual concluyó que, hasta el momento, los resultados que se están obteniendo son “prometedores”.

Para D. Miguel Benarroch, responsable de DISA Renovables, “este proyecto es un ejemplo de innovación canaria y de colaboración público y privada que apuesta por la economía del conocimiento como clave para la recuperación”.

Primer biocombustible canario

El estudio plantea tres fases de actuación continuas e íntimamente relacionadas: el desarrollo del cultivo con riego con recursos hídricos no convencionales, como son las aguas desalinizadas y regeneradas; la extracción de aceite, evaluando su calidad y su transformación en biodiesel; y el análisis de los impactos económicos, ambientales y sociales que el proyecto podría generar en Fuerteventura y en Canarias.

Si el estudio finaliza con resultados positivos, supondría la obtención del primer biocombustible canario y, con ello, podría incentivar el nacimiento de una nueva industria respetuosa con el medio ambiente que crearía nuevos empleos, favorecería el crecimiento de la agricultura y estimularía inversiones en infraestructuras agrarias y de transporte. Además, se emplearían terrenos marginales, lo que no afectaría a la sustitución de cultivos ni, por lo tanto, al precio de los alimentos.

El proyecto se dividió, desde su origen, en dos partes. La primera, que concluyó en 2010, demostró la viabilidad de este cultivo de jatrofa en Fuerteventura. En la segunda fase, que se prolongará hasta 2014, se relaciona la optimización del cultivo con la calidad y producción de biodiesel, con el objetivo de crear una industria de biocombustible para Canarias.

Los últimos resultados de la investigación de los que se disponen son prometedores. De hecho, se estima que la máxima producción de biodiesel podría ser del orden de 0,5 m3 por hectárea. Son buenas noticias, teniendo en cuenta que, según los datos medios de rendimiento señalados por la FAO para otros cultivos de jatrofa que se están desarrollando en el mundo, en los tres primeros años la producción es cero.

Otro elemento positivo consiste en que se ha observado que el mayor rendimiento se logra con el riego de agua regenerada, algo que aporta un valor añadido al tratarse de recurso hídrico no convencional de menor coste que el agua desalinizada. Además, la calidad del aceite extraído es muy superior a la obtenida en otras regiones, lo que facilita su conversión en biodiesel, presentando una capacidad de almacenamiento superior a la media de los combustibles procedentes de jatrofa.

En esta segunda fase, se está desarrollando paralelamente un estudio de carácter socioeconómico para evaluar, entre las diferentes alternativas viables, la más conveniente desde tres perspectivas: económica, social y ambiental. En este sentido, se está estudiando, entre otros aspectos, los costes del cultivo, los efectos sobre la reactivación del sector agrícola de la isla y el consumo de energía y de agua en el proceso de producción de biocombustible.

Para DISA y para el propio proyecto son importantes las opiniones de los agentes sociales, por lo que se está iniciando en la actualidad un proceso de encuestación (que durará entre ocho y doce meses) a instituciones públicas y privadas y a actores sociales relacionados directa o indirectamente con la producción de jatrofa y de biocombustibles. Se podrán así conocer sus opiniones y valoraciones sobre los procesos productivos que involucra el proyecto, que serán tenidas en cuenta en las evaluaciones de esos procesos.


Archivado en: Investigación, Sin categoría